jueves, 19 de enero de 2017

The moment you know.


O.K. cada 20 años hay una nueva historia de clones peor que la anterior. Todas han sido producto de su época: la original, que básicamente dura 1 número (3 si se quiere contar la aparición del clon de Gwen), deja un montón de cabos sueltos, como por ejemplo, la tranquilidad con la que el staff completo del Bugle toma el “regreso” de la difunta Gwen y su repentina desaparición.

La segunda, pretendió sustituir al superhéroe y terminó siendo un pretexto para vender portadas variantes, números 1 y otros gimmicks de la época, enredando la continuidad y dejando al personaje sumido en 10 años de malas historias.

La saga actual, llamada “Clone Conspiracy”, es la más oscura de todas, desesperanzadora y al parecer dejará más cabos sueltos que las dos anteriores. Leí la parte 4 y hacia el final me di cuenta que ya ni siquiera es disfrutable la lectura.

Sin embargo, lo que me parece rescatable de todo el evento es la charla que Peter y “Gwen” en el número de Amazing Spider-Man No. 23 sostienen (si creemos el absurdo de que este clon no lo es y más bien es la original resucitada). No sé si porque el diálogo es de Christos Gage, pero es la primer plática realmente introspectiva y “humana” que tienen estos dos personajes en toda su historia, en donde la propia Gwen reconoce que la descripción de “fuerte, valiente y se preocupa por la gente” corresponde más a Mary Jane que a este personaje cuya efímera vida concluyó junto a la Silver Age. Realmente la Gwen adorable nos la dio Emma Stone en las pelis de Amazing Spider-Man. Antes de su interpretación Gwen Stacy era básicamente una mujer histérica que bien sufría por las desatenciones de Peter, o por culpar a Spider-Man de la muerte de su padre y su gran contribución fue morirse enfundada en su falda morada y gabardina verde.

No sé si la intención de hacer todo este evento fue reivindicar la imagen de Gwen, pero este número en particular merece ser mencionado aparte. Lo único que no me gustó fue el cliffhanger, después de ese momento tan íntimo y personal creo que bien pudo terminar momentos antes, no es como si la misma escena no se hubiera visto en el número 4 del evento principal. Parafraseando a los comics de antaño: si sólo van a leer un número de este evento, que sea ASM 23.

No hay comentarios: