miércoles, 16 de noviembre de 2016

La miopía de Humberto Ramos.


Esta semana el ex dibujante de Spider-Man y actual dibujante de “Champions”, Humberto Ramos, ha informado a través de su cuenta de Facebook que a raíz del resultado de las elecciones en Estados Unidos ha decidido que al menos por los próximos 4 años no asistirá a convenciones de comics que tengan lugar en los red States, es decir aquellos Estados de la Unión Americana en que ganó Trump, Estados, donde según señala “claramente no es bienvenido”, por su condición de mexicano.

George Perez no se quedó atrás señalando que él tampoco asistirá a dichas convenciones, aún a pesar de que vive en Florida, uno de los red States.

Ramos que al día de hoy continúa viviendo en Ciudad Satélite, señala que su decisión obedece a que no quiere exponerse a ser ofendido o maltratado, “no hay necesidad”. Evidentemente, al publicar su decisión en una de sus concurridas redes sociales, la misma deja de ser un tema personal, de verdadera preocupación por su seguridad y se convierte en una patriotera protesta pública ante el resultado electoral. Las reacciones negativas no se hicieron esperar: lejos de generar empatía, la mayoría de los comentarios llaman a boicotear su trabajo en Marvel; cuestionan el que un extranjero se meta con la política interna de un país (yo añadiría, "esa arrogancia de algunos mexicanos de creer que los gringos tuvieron que tomarnos en cuenta a la hora de elegir a su presidente") y hasta señalan la hipocresía de un mexicano que se beneficia de un pago en dólares, de una compañía 100% norteamericana.

Lo que Ramos no entiende es que en muchos de los red states, como Florida, la elección estuvo muy cerrada, lo que significa que casi la mitad de los votantes votó azul, o por Hillary Clinton y la otra mitad por Trump. Algo similar pasó en los blue states, en donde Trump perdió por escaso margen, lo que significa que "ni son todos los que están ni están todos los que son" y que en cualquier ciudad donde Ramos se presente se topará con simpatizantes de Trump y que el racismo, como las noticias desde California nos hacen ver, puede darse hasta entre los estratos “educados” de la sociedad norteamericana. Tampoco es como que exista una frontera entre los red y los blue States, hasta donde entiendo, aún en el gobierno de Trump habrá libertad de tránsito y simpatizantes de republicanos y demócratas podrán acudir a convenciones en otros lugares.

Así que la decisión de Ramos, en especial el manifiesto con el que la acompañó en donde se victimiza al señalar que “claramente no es bienvenido”, me parece miope y en el mejor de los casos provocará que un amplio segmento de fans le dé la espalda. En el peor, puede provocar agresiones de los fans intransigentes aún y cuando se localice en un blue state, en donde, si entendemos su manifiesto a la inversa, todos aman a los mexicanos.

1 comentario:

HellSpawn dijo...

La verdad.. En cierta forma yo apoyo la decisión de HR. Y aunque entiendo perfecto tu punto de vista, creo que..
A) Si, el voto en los Red State se puede pensar que fue muy dividido, casi 48-52 o similar.. Eso para mi solo demuestra cuan cerca estaba el país de mostrar sus reales colores. Solo necesitaron un boquiflojo con voz estruendosa para hacer que ese mensaje de patrioterismo saliera.. o se despertara de años estando apagado o contenido.

Usualmente veo el vaso medio lleno.. En este caso si creo que es mas factible que el rojo crezca a que el azul retome su camino. Siento que mucho de ese patrioterismo radical esta a un empujon de salir..

Lo cual me lleva al punto B) Siento que, aunque Ramos estaria protegido en las convenciones y de hecho, no creo que tuviera problemas... El riesgo de un exabrupto mala leche no lo vale. Y es de hecho, parte de lo que estuve de acuerdo con un post reciente de Riffke, que decidio evitar el riego para su familia de vacacionar en un lugar muy conocido de EU, y prefirio traerlos a Mx.

Un altercado, por mínimo que fuera para su esposa e hijas, no valia la pena. Al menos yo concuerdo en eo con el.