jueves, 18 de febrero de 2016

La Mole.


OK. Este es el problema: hace tiempo el que más entusiasmado por ir a La Mole es Alan, quien hace ya unos años dejó de medir un metro, a pesar de que todavía en otoño lo dejaron pasar gratis. No recuerdo que las ediciones anteriores hayan sido tan caras, pero definitivamente no puedo pagar el pase de tres días y si voy solo un día sería con mi hijo, lo cual hace de formarse durante horas para conseguir un autógrafo una experiencia religiosa.

Así que no. No habrá Mole.