viernes, 26 de junio de 2015

Marvel se equivoca.

Esta semana supimos que Tom Holland es el nuevo actor designado para portar la máscara de Spider-Man. Cuando se anunció que no habría Amazing Spider-Man 3, sino que Sony y Marvel Studios harían mancuerna para llevar al héroe al universo fílmico de los Vengadores, también se dijo que se buscaría reemplazar a Andrew Garfiled con un actor mucho más joven, pues después de todo “Spider-Man es el superhéroe adolescente por naturaleza”, arquetipo que me parece una aberración y que refleja los problemas asociados con que Disney sea la propietaria de este estudio.

Uno normalmente parte de su percepción de las cosas, así que contaré que cuando yo conocí al superhéroe, Peter llevaba un par de años en la Universidad, estaba saliendo con Gwen Stacy y asistía a fiestas, cafés y demás eventos propios de la edad de un adulto joven. Claro que la tía May estaba presente, pero Peter ni siquiera vivía ya con ella, pues se había mudado al departamento de Harry Osborn. Después de todo, todos los adultos tenemos parientes y las dinámicas que se viven cambian con la edad.

En el lado de la Televisión no encontré una versión muy distinta: Spider-Man 67 presentaba a un Peter que laboraba de tiempo completo para J. Jonah Jameson, salía con chicas y viajaba a lugares remotos en donde enfrentaba hombres topo y dinosaurios. En el live action, Nicholas Hammond representaba a un joven que si bien se comportaba de manera más juvenil para la edad que representaba, nuevamente tenía un trabajo estable, vivía situaciones de carácter sexual y alquilaba un pequeño departamento en Manhattan. Esto como dije fue mi primer acercamiento al superhéroe ¿será que me perdí de todos esos años en que Stan Lee ancló al personaje en la eterna adolescencia que Joe Quesada pretendió para el Ultimate Spiderman?

Erik Larsen, que vivió la Marvel Age durante su infancia lo puso de este modo ayer: “by the numbres: Spider-Man has been around for 53 years. He spent three of those years in high school”. Más aún, para cuando Steve Ditko abandonó el título que lo haría ganarse un lugar muy especial en el salón de la fama, Peter ya estaba en la universidad! Así que Stan Lee nunca pretendió que Peter fuera un niñote eterno.

Sam Raimi que se declaró fan de Spidey desde el principio, demostró muy bien la evolución del personaje: en la primera gran encarnación en el celuloide, Peter es un adolescente por tan sólo una hora, tras lo cual se gradúa, obtiene un empleo y se independiza. Para la segunda película, Peter enfrenta los problemas de alguien que no se ajusta a las múltiples responsabilidades de la vida adulta y ya para la tercera nos encontramos con un Peter deseoso de casarse y sentar cabeza. Raimi no retrató a Tia May horrorizada porque su muy joven sobrino desea casarse con su primera novia, por el contrario, lo trata como lo que es: un joven adulto que ha aprendido el sentido de la responsabilidad. No puedo más que preguntarme qué hubiera pasado de tener una cuarta entrega de ésta versión del héroe: muy probablemente hubiéramos visto el reflejo de los comics de la época: un Peter recién casado, por lo menos viviendo con Mary Jane y enfrentándose a nuevos dilemas de la vida adulta. Desafortunadamente un día nos enteramos que Sony había decidido relanzar la franquicia y volvimos a toparnos con el Peter de secundaria.

Marvel parece pensar, gracias a Joe Quesada, que el público se identifica con Peter porque “es un adolescente que se pone una máscara” lo cual lo ha llevado a ser este Bart Simpson que por más aventuras que vive sigue encarnando el síndrome de Peter Pan. Pero fuera del comic Ultimate Spider-Man en donde Brian Bendis hizo un trabajo excepcional en una época realmente oscura para el personaje, las historias más odiadas por los fans han sido aquellas en donde nos topamos con un Peter pseudo adolescente: John Byrne y Howard Mackie dejaron al héroe viviendo literalmente en la calle, quebrado y sin esposa. Los fans aborrecieron la idea. Tras años de malas historias, Brand New Day fue en su momento ovacionada, pero tuvo que llegar Dan Slott a demostrar que Peter es un mejor personaje cuando no lo tratan como retrasado mental.

Hoy en día la mayoría de los comentarios que he visto reflejan el cansancio de un público que ha presenciado ya en dos ocasiones al Peter que descubre la responsabilidad a punta de golpes de la vida. Marvel se equivoca al tratar a su principal propiedad como Archie Andrews en un loop interminable, el único consuelo es que su presentación será en “Captain America: Civil War”, en donde tal vez veremos no a Peter, sino a un Spidey establecido y nos ahorrarán la hueva de volver a ver la muerte de Tío Ben.

4 comentarios:

HellSpawn dijo...

Muy cierto. A veces querer mantener un *cliché* sólo por mantenerlo hace retrasar la evolución de un personaje.

Falange dijo...

A evr aclarame un par de cosas:

- Desde tu perspectiva entonces la gente que creció con Ultimate SPdier-man o las series animadas tiene el derecho inalienable de creer que SPdier-man debe ser joven y vivir con su tia may ¿Porque tienes mas derecho que ellos a tener tu version?

- ¿Erik LArsen? ¿EL de savage Dragon? ¿EL que tras 20 años lo mantiene joven, hace cambios en su vida por puro shockvalue y cada 5 años (mas o menos) regresa al status quo? ¡ESe Erik Larsen?

- Si, Stan Lee y Steve Ditko hiceron que Peetr se graduara relativamente rápido de la prepaaratoria, no ais de la universidad ¿A Poco nunca notaste que ni el ni todos lo editores en JEfe hasta Quesada tenían prisa por envejecerlo en tiempo real?

Riffke dijo...

No creo que esté equivocado, Doc,

Pero creo que el asunto es que Iron Man está demasiado viej (en el movieverse) y necesitan un spiderman chavito para bajar la media.

Bajo la misma premisa, los demás vengadores son adultos jóvenes entrando a middle agers, con hijos y todo lo demás. Les falta ése demográfico por llenar.

Eso además del shock value que tenga Spidey en la Civil War.

Abrazo, hace mucho que no lo leía. Se le extraña.

Serkel dijo...

Según yo, me identifico con Spider-Man no por ser un adolescente, sino por los problemas de su vida cotidiana. Pero, ya sabes, en unos años vamos a ver un spider-man con 12 años de edad.