viernes, 19 de diciembre de 2014

¿De qué va el Spider-Man de Dan Slott? Parte 3.

“I’m going to save everybody!”

Existiendo personajes poderosísimos en el Marvel Universe, es entendible que Spider-Man, aún con lo famoso que es no sea quien termina salvando el día. Así, normalmente en los mega-eventos se encuentra relegado a si, salvar algunos ciudadanos y combatir a los villanos de su calibre, pero pronto regresa a su status de superhéroe malquerido por los ciudadanos que habitan su universo. Esta es básicamente la visión que la mayoría de los escritores tienen del personaje y yo coincidía con este hecho. Tuvo que venir Slott a demostrar lo equivocada y miope que resulta tal idea.

Tras las aventuras con la Future Foundation, Spider-man y Eddie Brock, ahora conocido como el Anti-Venom, desenmascararon a Mister Negative, descubriendo a Martin Li. Spider-Man, que desde “Revenge of the Spider-Salyer” perdió su sentido arácnido, comenzó a aprender Kung Fu a instancias de la nueva Madame Web, Julia Carpenter, quien había vaticinado que el mayor reto de su carrera se encontraba a la vuelta de la esquina. Y es que mientras nuestro héroe pasaba todo tipo de aventuras, una amenaza se cocinaba en Nueva York: una infestación de chinches transmitía poderes arácnidos a la población. Slott trajo a dos personajes “radioactivos” (según la definición de Mike Carlin) para ser los villanos del mejor evento que ha tenido Spidey en sus 50 años de existencia: Spider-Island. Por un lado Jackal, el infame causante de las 2 sagas del clon que tantos años de malas historias trajeron al superhéroe y por otro lado the Spider-Queen, un personaje tan genérico y oscuro que cuando apareció en Spider-Island no lo reconocí. The Queen es culpable de haber dado telarañas orgánicas a Spidey pre-One More Day. Su gracia es tener un origen ligado a Captain America y precisamente comandar insectos. El plan de estos dos es crear un ejército de arañas neoyorquinas a través del ADN de Peter Parker (al parecer Jackal tiene montones del mismo) con las cuales conquistar el mundo. Una idea tan simple que no entiendo como nadie la pensó antes: ¿qué es mejor que un hombre araña? Uno punto seis millones de hombres y mujeres con poderes arácnidos haciendo cada quien su voluntad. "Gremlins" revisitado en un magnifico caos que ni los Avengers, ni los X-Men, ni siquiera los 4 Fantásticos pueden detener. El plan tiene una ligera falla y es que después de un tiempo, los ciudadanos se vuelven animalotes peludos de ocho patas y multiples ojos, tras lo cual sufren una muerte espantosa.

En medio de este caos está Peter que ahora tiene que lidiar con una novia con poderes arácnidos, Carlie Cooper y con una ex que por…err…compartir el cepillo de dientes demasiados años ha desarrollado resistencia al cambio: Mary Jane Watson. Complementando el caos está Anti-Venom, que descubre que su traje puede neutralizar los poderes arácnidos y salvar a la población. Captain America, ahora convertido en una tarántula gigante y Kaine: el primer clon del Hombre Araña. Si no piensan leer nada más del run de Slott, lean Spider-Island: es la mejor definición de las ideas que tiene sobre el personaje.

Este arc tuvo varias repercusiones: por un lado, Cloak and Dagger mutaron sus poderes gracias al contacto con Mister Negative, Kaine neutralizó la degeneración y sus poderes sin control, como la marca de Cain y se convirtió en el nuevo Scarlett Spider. Carlie cortó con Peter al descubrir que él jamás pudo confiarle su secreto. Se reveló que “Number Six” no era otro que Michael Morbius Spider-Man recobró su sentido arácnido gracias a Horizon y lo que es más importante, el climax sembró las bases para el Superior Spider-Man: en un momento dado, Spidey utiliza a cientos de mini robots creados por Doctor Octopus para distribuir el antídoto anti-arañas, grabando así, sus ondas cerebrales en los aparatos de Otto Octavius. El futuro parecía prometedor y sin embargo, los mayores retos de su carrera se avecinaban, comenzando por el día que Spidey destruyó el futuro…