martes, 18 de diciembre de 2012

(SPOILER ALERT): Amazing Spider-man 700.

Contrario a algunas personas yo no consideraba a Dan Slott un excelente escritor.  Su She Hulk fue un buen comic, pero estamos hablando de un personaje cuyo mayor logro anteriormente había sido formar parte de los Fantastic Four y convertirse en el juguete personal de John Byrne.  Cualquiera puede hacer una mini de la Mole o explotar la nostalgia de los team-ups de la Antorcha y Spidey (Paul Jenkins tiene varios números excelentes explotando la parte sentimental de Spidey y nadie lo recuerda como un gran escritor del título).

Así que me tomó mucho tiempo darle una oportunidad a su Spidey y el primer acercamiento, “New ways to die”, totalmente inmerso en la dinámica de Brand New Day no me gustó nadita. La segunda oportunidad vino con “Big Time”, historia en donde el Spider-Braintrust desaparece y Slott se queda con el pastel completo.   Entonces comprendí lo que sus fans decían…

No es que Slott sea un erudito del Araña al estilo de Roger Stern, varias veces ha solicitado la ayuda de los fans en Twitter para hacer sus historias. Pero ha leído lo suficiente y ha entendido lo que hace funcionar al personaje para dar al mundo los mejores comics sobre el alter ego de Peter Parker.

Amazing Spider-Man 700 no es la excepción. Desde ASM 600, Slott comenzó a mapear lo que hoy es la conclusión de una historia que por lo menos se llevó 20 números, con la revelación de que Otto Octavius estaba muriendo. Al inicio parecía un chiste. Uno de esos gags que plagaron Brand New Day y que realmente no llevaban a historias interesantes.  Pero poco a poco Slott logró algo que a mi gusto tiene mas mérito que cualquier otra cosa que hizo en el título: reivindicar a Doctor Octopus como el villano más peligroso de Spider-Man. Octavius es mi villano favorito, no por nada este blog lleva su nombre. Es el opuesto a Spidey: ambos genios y ambos creados en un accidente, Octavius pasa de ser un científico a un megalómano, contrario a Spidey que pasa de ser un egoísta a un héroe.

La gente critica que Dr. Octopus fácilmente podía ser detenido con una bala. Slott juega con maestría dos cartas: por un lado, Octavius va a morir porque su cuerpo humano no soporta tanto golpe (ASM 600). Por otro, el 700 nos muestra cómo una bala simplemente nunca llegará a penetrar su cuerpo, si es que sus brazos mecánicos están activos. Eso lo sabía cualquier fan del personaje, pero Slott nos lo recuerda. Y es ese tipo de detalles lo que lo hace el mejor escritor de Spider-Man.

¿Alguien duda que el Peter Parker que conocemos regresará algún día? Yo no.
Mientras, tenemos una historia en donde el principal enemigo (status que siempre debió tener pero sólo hasta hace un par de años logró) se convierte en el mayor aliado. Podría hablar de Web of Life/Web of death, en donde Octavius salva a Peter momentos antes de ser asesinado. Podría hablar de las historias que lo sitúan como un niño maltratado en casa, bullyeado en la escuela, que se refugia en la ciencia. Podría recordarle a lector cómo Octavius ha estado ligado a la familia Parker desde ese infame intento de boda con la tía May. Incluso esa otra historia donde Reed Richards lo convence de ayudarlo a salvar a “una madre y su hijo no-nato”  (si vamos mas allá, Spider-Man 2 de Reimy concluye con Octavius sacrificándose para restaurar el orden).

No hace falta. El lector de mente abierta disfrutará el número y el desenlace. Si a estas alturas Slott no lo ha convencido, simplemente no sucederá. Yo por lo pronto no puedo estar mas complacido con el resultado del último número de mi héroe favorito…al menos hasta que Slott decida regresar a Peter en toda su gloria original.