lunes, 30 de julio de 2012

Pateemos a Batman.

SPOILERS! SPOILERS EVERYWHERE!

He leído pocas opiniones que realmente me importen de “the Dark Knight Rises” y ninguna antes de verla. Sobresalen dos: una a favor, la del Batmanólogo excepcional X-treme (goo.gl/MKrbj ) y una en contra, la de mi escritor favorito Peter David (http://t.co/Vl8TCUQE  ). En este caso me siento más de acuerdo con la de Peter David.

Si si, el mensaje tras TDKR es perfectamente claro, y en la primer media hora ya se sabe exactamente hacia dónde va la película (o antes si se es fan de comics y uno observa lo que ha sucedido en los últimos años con el personaje).

Mi principal problema con la cinta es que, contrario a la extraordinaria ejecución de TDK, Nolan sacrifica toda lógica y arma una historia en torno a los resultados que quiere mostrar: no es un crecimiento orgánico, es un crecimiento forzado.

Por un lado tenemos a un Bruce Wayne retirado tras los acontecimientos de TDK. Primer desperdicio: Joker. Todos sabemos del lamentable deceso de Heath Ledger, pero cuando vi que Batman llevaba 8 años fuera de circulación, en mi mente resonó una de las frases de TDK: “I think you and I are destined to do this forever”. No existe a lo largo de casi tres horas referencia alguna a que sucedió con Joker. ¿Escapó? ¿se fue a vivir a Metrópolis? ¿conoció a una psiquiatra sexy de Arkham y se dedicó a procrear payasitos? Parece que el “forever” se limitó a hacer eso un día en una azotea y listo: problema de Joker resuelto.

Lo siguiente que es inexplicable es el cuerpo decaído de Bruce. Este “viejito” con bastón que apenas se puede mover no corresponde al Batman ágil que vimos ser correteado al final de TDK.- O.K., tal vez es un símbolo del decaimiento mental de Bruce. Pero, ¿una prótesis en la rodilla es suficiente para regresarlo a la condición física que requiere Batman, ya no digamos para pelear, para manejar una moto? Hace 10 minutos estamos hablando que los huesos de Bruce no tienen cartílago, que tiene una lesión craneal y al momento siguiente le aguanta todo un round a Bane y tiene los reflejos de un quinceañero. Estoy de acuerdo que Nolan abandonó todo “realismo” (o como se le quiera llamar) en esta tercer entrega, baste ver a the Bat, o el hecho de tener una bomba nuclear circulando las calles sin escolta alguna, o una ciudad sitiada por meses (really, in the glorious U.S. of A.?) pero hasta la fantasía mas absurda necesita funcionar en si misma.

Luego está Bane, un líder temible, mente maestra que en la última etapa de la película resulta ser un peón, que en el momento que Talía habla enmudece totalmente y pareciera una mascota sin planes ni voluntad propia. Una de las cosas grandiosas de TDK es esa curva de desarrollo entre los tres protagonistas de la cinta: al final de TDK Batman, Gordon y Dent han perdido y de ninguna manera son los mismos que cuando iniciaron. La causa es Joker, un agente del caos para el cual ninguno del os tres está preparado. Al final de TDK hay un enfrentamiento entre las partes: Joker y Batman, Dent y Gordon, Dent y Batman. Ahora no estoy tan seguro si ese perfecto paralelismo y desarrollo entre personajes son obra de Nolan o emergen de las diversas fuentes que Nolan tuvo para contar la caída de Dent. Porque con Bane no somos tan afortunados: Bane, el temible Bane, el terrorista cae abatido en segundos por los cañones de la batimoto a manos de Selina Kyle.

Si uno lee Knightfall, por lo menos hay un desenlace: Bane es derrotado por Jean Paul Valley y a su vez, Valley es derrotado por un Bruce totalmente recuperado: el alumno que vence a quien quebró al maestro quien termina venciendo al alumno. Bane entonces pasa de ser Osama Bin Laden para convertirse en carne de cañón genérico, en pos de la verdadera villana: la hija de Ras Al Ghul. No sé, tal vez no he leído las versiones correctas (y siempre tomando en cuenta que el Ras Al Ghul de los comics es inmortal), pero esta Talia me parece totalmente fuera de personaje y mucho menos interesante que la contraparte del comic.

Paso al detalle que me gustó menos: coincidentemente Wayne Industries tiene una bomba nuclear en potencia debajo de Gotham. Es exactamente lo que pasó en Batman Begins: coincidentemente Wayne Industries tiene emisores de microondas. En ambos casos pierden potenciales armas con una facilidad risible. Que bueno que Bruce “muere” porque su compañía no tiene mucho futuro tras cada tropiezo que ha puesto en riego a millones de personas.

Con el detalle de la bomba, the Dark Knight Rises regresa a lo que a mi gusto evitó TDK y que la hizo una obra maestra: lo que llamo el “plan idiota”. Casi toda película de comics ha tenido un “plan idiota”, parece que es la única forma de hacer lucir al héroe: de la compra de terrenos en el desierto, a deshidratar a los miembros de la ONU, de dominar la tierra con el teseracto a convertir en reptiles a los neoyorkinos (lo cual por lo menos es una adaptación directa del comic), los planes idiotas abundan en el cine. Bane en los comics tiene una motivación más cercana a la de los jefes criminales de TDK, por eso me hacía sentido verlo en una peli de Nolan, pero a mi gusto se desperdició con el plan idiota.

The Dark Knight evitó el plan idiota haciendo que la peli tratara sobre otra cosa: el plan de los caballeros. En the Dark Knight vemos por primera vez al villano reaccionar ante el plan para acabar con el crimen de Gotham (¿Qué es “crimen”? todos lo entendemos, no necesitamos un “plan maestro” del malo). Por eso la peli madura de forma mas orgánica: es la ley y el orden frente al agente del caos.

No es que Joker no tenga su propia agenda, pero está jugando al gato y al ratón con toda la policía de Gotham, lo cual repite Nolan en the Dark Knight Rises de manera menos convincente: tres meses pasan los polis en cautiverio, con la misma ropa y ni mugrosos se ven, ni siquiera una mención a que todos ya se enfermaron por tener que ir al baño en el mismo lugar donde comen y duermen. Nada. Salen y voilá: ejercito instantáneo. Ni uno sólo se dirige a su casa a ver cómo se encuentran sus familiares. Estos gothamitas son tan leales a un tipo que desapareció años tras ser acusado del peor de los crímenes y a un jefe que lleva el mismo tiempo mintiendo, que están dispuestos a enfrentarse a un ejército de ciudadanos anarquistas mejor armados y a morir bajo los cañones de tumblers nomás porque la “ciudad los necesita”. Ay si, asústame panteón.

Y ya que estamos en esas: ¿una ley es suficiente para terminar con el crimen en Gotham? Hemos visto cosas como Cero Tolerancia funcionar, pero estamos hablando de una ciudad distinta, una donde un hombre puede robar una bomba atómica y hacer que reine la anarquía sin que el Presidente en turno (que bueno que no dijeron que era Obama!) mueva un dedo. ¿exactamente que se gana yendo en contra de siglos de teoría carcelaria y metiendo a una bomba sexual como Selina Kyle a una celda con puro machín fuera de demostrar que es muy badass y que va a mantener a todos a raya?

La peli tiene muchos aciertos. Nolan entregó un final digno de cualquier versión de Batman y uno que al igual que X-treme siempre soñé ver no sólo en este personaje sino en cualquiera: el legado. Hasta antes de la última escena, Bane es un personaje igual de temible que Joker (y sin necesidad de decirle “you´re pure evil” para reafirmarlo). Blake llena un hueco en la trama como el ciudadano heroico. Pero no dejo de tener la sensación de que the Dark Knight Rises bien pudo ser escrita por Akiva Goldsman y no por el genio que nos ha entregado cosas como Inception y the Dark Knight.

The Dark Kngiht Rises es la película que Batman necesitaba, pero no la que merecía.

viernes, 27 de julio de 2012

Las 10 mejores pelis de superhéroes edición 2012.

¿Ya podemos nombrar a 2012 el mejor año de películas de superhéroes de todos los tiempos? Tengo particular aberración por Avengers, pero al parecer soy el .0000000000001% de la población. El otro 99.999999999 AMA a los Vengadores. Las 10 películas de superhéroes que tengo en un pedestal son:

10     Superman 2: creo que años y años pasarán y jamás dejaré de listarla. A la fecha el combo 1 y 2 han impactado la cultura pop en general como ninguna otra franquicia.

9.       Green Lantern: Lo siento, pero veo fragmentos de Green Lantern todos los días (es la peli favorita de Alan). Nunca me cansa. A la fecha no entiendo el odio que genera entre los fans. Claro que podía sustituir a Ryan Reynolds con un actor un poco mas experimentado, pero la peli me parece una excelente transliteración de Hal Jordan.

8.       X-Men: Brian Singer tomó una de las más caóticas franquicias y la depuró en una historia coherente que mantuvo la esencia de los personajes y demostró que podían existir adaptaciones exitosas más allá de Batman y Superman.

7.       The Dark Knight Rises: Sólo el final de la cinta (que ya se intuía) vale que esté en la lista, aunque todo lo que la hace buena ya lo vimos en the Dark Knight con resultados a mi gusto mucho mejores, pues siento que acentúa las debilidades de Nolan, como las escenas de combate de cuerpo a cuerpo.

6.       Captain America: the first Avenger. Una película bastante fiel a los personajes centrales. Me gustó mas que Avengers, Iron Man 2 y Thor juntas.

5.       X-Men 2:  la escena inicial es un geekgasm total. Lady Deathstrike, Pyro, Nightcrawler, el sacrificio de Jean, son elementos que la hacen una excelente película.

4.       Spider-Man: para mi lo mejor fue que Sam Raimi demostró que el origen del héroe no tiene que ser tedioso ni desperdiciar minutos de acción.

3.       Iron Man: la peli que lanzó un mensaje muy claro: hay superhéroes para rato y son igualmente atractivos para chicos y grandes.

2.       The Amazing Spider-Man: es una síntesis de todo lo que hace el universo de Spidey…bueno, “sorprendente”. Nuff’ said.

1         The Dark Knight: sigo insistiendo que esta película revolucionará el mundo de los superhéroes en los años por venir. Tanto en comic como en la pantalla grande. Heath Ledger es el mejor villano de un comic que he visto en la pantalla. La trama es perfecta.

martes, 24 de julio de 2012

El archivo C.C. “Nolan’s the Dark Knight” (18 de Julio de 2008)

Nota: esta no es mi mejor reseña, de hecho nunca estuve satisfecho y podría complementarla con decenas de posts sobre el tema que siguieron en las semanas siguientes al estreno, pero los comentarios de Paco Calderón (http://pacocalderon.net/uploads/photos/3182.jpg ) me dan la razón en cuanto a que hubo gente que salió asqueada del cine y los de Gail Simone y Scott Snyder me dan la razón en que los escritores de comic quedaron influenciados por las pelis de Nolan.


“Why so serious?”


Habemos un montón de fans allá afuera lo suficientemente anales como para tratar de demostrarle a los demás que nuestro hobby “no es cosa de niños”, que “también en los comics se pueden contar cosas serias” y citamos cosas como “Watchmen” o “Daredevil” de Frank Miller, o si bien le va al pobre individuo que soporta nuestros soliloquios, algo mas literario, como “Sandman”. Con voz engolada y actitud académica, tomamos el ejemplar que lleva como misión exorcizar nuestros demonios y le decimos a la víctima “toma, lee esto”, cual doctor que piensa que tras leer tal o cual cosa, nuestro “paciente” se curará de su mal y regresará convencido de que Plastic Man es la hostia y que gracias a Dios se cruzó en nuestro camino, porque él/ella era muy ciego para ver la luz y la verdad que se despliegan en las entrañas de nuestra novela gráfica favorita.

Hace tiempo me di cuenta que el esfuerzo es inútil y la vena, lo que se dice la vena del fan de comic sólo existe en ciertas criaturas de Dios y que en realidad deberíamos deambular, con la frente en alto sí, pero con un poco mas de humildad y entendimiento.

No sé y no me voy a poner a investigar si Nolan es un fan de comics. Lo que es y queda demostrado es un creador. Estoy esperando que un montón de escritores, incluyendo a esos grandes nombres como Alan Moore o Grant Morrison, verán esta película y regresarán inspirados a sus máquinas de escribir, a sus blocks de notas, a sus computadoras a hacer florecer nuevas historias y a desarrollar el medio secuencial un peldaño más.

 Tenían razón los detractores de DK: como este Joker no he visto ninguno...aún. Poca gente realmente ha logrado retratar una historia en donde la ciudad entera sufre (y uno como espectador está al borde del asiento), en donde el héroe es rebasado por completo. “No tienes con que amenazarme” se ríe el Joker a carcajadas. “No te queda más opción que seguir mi juego”. John Doe repartiendo sus enseñanzas sobre los siete pecados capitales.


Batman, Gordon, Dent, todos bailan al son que les toca el terrorista. Mientras una ciudad arde. Mientras vuelan cosas, mientras los planes y la cordura de todos se desmorona. Esta película no es oscura en sus escenas (de hecho, a mi gusto hubo demasiadas escenas diurnas), es oscura en su contenido. Es tal vez la película mas psicológica de un personaje de historieta. Desnuda todo lo que durante años hemos clamado a los cuatro vientos, como falsos profetas de un medio cuyo potencial apenas logramos intuir: que si el héroe se define por sus villanos, que si el medio “maduró” el día que la novia se volvió vulnerable, que si Batman y los héroes no matan.

Begins nunca fue tan serio: creo que Nolan tuvo la prudencia de coquetear con lo que los ejecutivos querían. Comparado a DK, Begins es la comedia palomera del verano.

Espero que mucha gente salga disgustada. Espero que muchos, horrorizados, no vuelvan a llevar a sus hijos a ver Batman. Espero incluso, que algunos salgan asqueados. Creo que Nolan lo espera también. Después de todo, no todo mundo aprecia la buena comida y la buena bebida. Después de todo podemos viajar a Europa a visitar el Louvre o a visitar Eurodisney.

Tuvo que ser Nolan, tuvo que ser Ledger los que le dieran a Batman una película y un enemigo a la altura del héroe.

martes, 17 de julio de 2012

Así que…ACTA.

Hace tiempo escribí en este mismo blog sobre lo que a mi gusto son causas de que la piratería ya sea física o digital se haya disparado de formas considerables (http://laguaridadedoctoroctopus.blogspot.mx/2011/11/comics-y-pirateria.html ). Casi se podría pensar que realicé una apología de este delito y es que no hay que negar que los tenedores de Propiedad Intelectual (PI) han caído en abusos en donde quien termina pagando los platos rotos es el leal comprador de material original.
La postura de los titulares de PI es “¿no quieres que el producto cueste mas caro o que los derechos sean temporales? No consumas piratería” lo cual es un contrasentido y un mensaje muy negativo: “por culpa del pirata tú pagas más”. Bonita forma de premiar la legalidad de los usuarios.

Hace unos días, México suscribió el ACTA (Anti Counterfeiting Trade Agreement) la cual pretende ser una mejora a un tratado que ha estado en vigor en México desde el 30 de diciembre de 1994: el Acuerdo Sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (o TRIPS, por sus siglas en inglés) y el cual ya ha dejado sentir sus efectos en varios temas, y que a su vez, para efecto de Derechos de Autor, reconoce otros tratados, como el Convenio de Berna: una de las características de todos estos tratados es que van elevando la protección a derechos de PI al asumir los compromisos previamente establecidos sobre el tema.

Desde mi punto de vista, la firma de ACTA es un elemento positivo, ante un problema que se ha convertido en una generalidad: ahora los usuarios de Internet abusamos y procuramos el beneficio inmediato que significa descargar una canción, un libro y hasta una película completa en minutos. Bajo la idea de que la cultura no debe restringirse, nos estamos escudando para gozar, sin pagar un quinto, de obras que en ocasiones ni siquiera se han terminado de difundir por vez primera. Si la generalización de la piratería la causó los abusos de la industria, ACTA es la respuesta ante el abuso de los consumidores.
 No ahondaré en cifras ni en las razones que tuvo el IMPI para firmar (http://www.impi.gob.mx/work/sites/IMPI/resources/LocalContent/3388/4/IMPI_010_2012.pdf ), pero es evidente que el problema ha rebasado a la autoridad.

Siendo un Tratado diseñado para insertarse en los tratados de libre comercio de mercaderías, ACTA contiene una serie de disposiciones relativas al paso de mercancías infractoras en frontera; al intercambio de información valiosa entre países firmantes; al pago de daños y perjuicios a los titulares de derechos, etc.; en ese sentido, ACTA no deja de perseguir la piratería física de PI, pero es evidente que su elemento mas trascendente (o al menos el que amplía de forma significativa la protección en nuestro país) es la Sección 5, la cual en su totalidad se refiere a la observancia de derechos de PI en el entorno digital, para lo cual establece procedimientos de observancia Civil y Penal que “permita la adopción de medidas eficaces en contra de cualquier infracción en el entorno digital”, (párrafo 1) incluyendo la cooperación entre países (párrafo 3).

Probablemente las disposiciones más controvertidas son aquellas contenidas en los párrafos 4 a 7:

El 4 establece que los países podrán dotar a sus autoridades en la materia para que requieran al proveedor de servicios de Internet que divulgue información sobre un suscriptor del servicio “cuya cuenta se presume fue utilizada para comente una infracción”. Actualmente, uno de los puntos flacos de la protección es precisamente este: el infractor está protegido por un entorno de privacidad, que constituye uno de los derechos fundamentales del ser humano. La misma sección está limitada a evitar “la creación de obstáculos para actividades legítimas”: prácticamente toda legislación en materia de Derechos de Autor permite las citas y los extractos de obras protegidas, por ejemplo.

El párrafo 5 permite la protección a los candados que las disqueras y distribuidoras de películas colocan al material a efecto de evitar la copia pirata o el uso permanente de una obra licenciada de manera temporal. Esta fracción contradice por tanto uno de los principios reconocidos por los Derechos de Autor: el derecho a la copia que tiene el usuario legítimo. No es coincidencia que ahora Blu Rays y DVD’s contengan una “copia digital”: las distribuidoras saben que cada venta de producto legítimo da derecho a un tanto más.

El párrafo 6 impide la comercialización de dispositivos para destruir los candados, mientras que la 7 penaliza a aquellas personas que supriman o alteren cualquier información electrónica sobre la gestión de derechos de PI.

Los párrafos antes mencionados no entran en vigor únicamente con la firma del tratado: nos encontramos ante un marco que habrá que aterrizar con legislación común. Surgen dudas como ¿de qué manera solicitará el IMPI la información a los proveedores del servicio de internet? ¿Qué sucederá si el proveedor del servicio (o el infractor) se encuentran ubicados fuera de territorio firmante?, ¿se resarcirá el daño si el presunto infractor investigado en su domicilio resulta ser inocente? ¿a quién se perseguirá cuando una cuenta sea utilizada por diversos usuarios?, etc.

Son preguntas que tal vez tengan respuesta clara en otras legislaciones, pero que en México representan un problema difícil de salvar. Pero tal vez la gran pregunta sin resolver sigue siendo la misma desde hace años: ¿cuál será la legislación y las disposiciones que permitan ubicar y perseguir no al pequeño y mediano infractor, sino al pirata a mayor escala?

Hasta ahora toda legislación ha sido un paliativo ante un problema que sabe los puntos débiles de la autoridad. ACTA pareciera ser otro paliativo no muy distinto.

sábado, 7 de julio de 2012

The Amazing Spider-Man.

Atención: Muchos, muchos spoilers.

The Amazing Spider-Man es una historia de romance con superpoderes. No, no me estoy refiriendo en este momento a la película homónima sino al comic, principalmente en la segunda etapa de la historia, cuando Ditko abandonó el reino y Stan Lee contrató a un dibujante de comics románticos, el ahora legendario John Romita; la exploración de los amores y desamores de Peter Parker fueron lo que caracterizó a la historia. Creo que lo he comentado varias veces, pero lo que mas me ha gustado siempre de los comics no son las batallas, es la interacción entre personajes. Probablemente por eso me gusta mas Marvel, los problemas de cada personaje se roban el día (baste ver mis tres títulos favoritos Spider-Man, X-Men, Hulk, todos unas telenovelas con dibujitos).

Si la peli de Sam Raimi contenía un montón de romance, la versión de Marc Webb nos demostró que no es suficiente: cuando Peter Parker no está buscando al asesino de su tío o combatiendo al Lagarto, se la vive romanceando con Gwen Stacy. Tal es la química que Garfield y Stone transmiten, que en lo personal me hubiera gustado que la peli terminara con la última escena entre ambos y no con el muy choteado columpiado por la ciudad. Una de las notas altas de Iron Man fue su final sorpresivo, y me hubiera gustado repetir el experimento con esa última interacción, porque ante todo, Amazing Spider-Man, la película es una historia de amor con superpoderes.

Cuando escuché que el director designado por Sony para esta nueva entrega sería Marc Webb, lo único que me quedó claro es que habría romance. Mucho romance. Y los primeros 40 minutos me hicieron pensar que también habría mucha tragedia, llanto y desesperación, una hueva en pocas palabras. Pero estaba equivocado…

La película inicia con una muy agridulce (al menos para los que sabemos lo que acontece a continuación) escena del niño Peter jugando a las escondidillas con su padre. Esta misma escena nos lleva al misterio central de la peli y muy probablemente de la saga: la muerte de los padres de Peter.

Los siguientes 30 minutos se dedicará a contar su propia versión del origen de Spider-Man. En el camino conocemos a Flash Thompson, un personaje perfectamente adaptado del comic; a Gwen Stacy, quien probablemente será el interés romántico mas encantador de las pelis (seguido de cerca por Pepper Potts); a Curt Connors, otro personaje muy cercano a su contraparte en viñetas; Oscorp, una corporación que seguramente se volverá el origen de todos los dolores de cabeza del arácnido; y finalmente a Ben y May Parker, personajes que toman influencias de todos lados: estos no son los frágiles ancianos creados por Stan y Steve y retratados por Raimi; este no es el tío hippie que nos recetó Bendis, de hecho, si algo, este Ben Parker es un guerrero, un hombre que se sabe limitado en capacidades, pero pleno de amor por su familia (“MI ESPOSA tuvo que caminar sola en la noche!” reclama Ben a un irresponsable Peter) y quien no sólo se avienta una diatriba sobre lo que es poder y responsabilidad: el hombre para bien y para mal es hechos, no palabras.

Y es que esta peli tiene influencias de todos lados: definitivamente tiene elementos del comic original, la trama se acerca un poco (sólo un poco) a “Ultimate Spider-Man” y la ejecución es mas parecida a “Spectacular Spider-Man”, la caricatura de hace un par de años. Uno no puede sino preguntarse qué demonios hace un septuagenario de Capitán de Policía en Spider-Man 3. Webb nos entrega un hombre entrado en sus 40, padre de un niño de unos 10 años y una jovencita de 17, con toda la energía para emprender una cruzada en contra de un vigilante enmascarado que perturba los planes de la policía.

Toda la construcción de personajes que se da en esos 40 minutos retrasa mucho, probablemente más que en la versión de Raimi, lo que todos estábamos esperando: la aparición de Spider-Man y la acción. Pero en el momento que esta inicia, la peli se vuelve una montaña rusa de experiencias: primero que nada Webb nos hace ver a un Spidey frágil ante el monstruo de ciudad que es Nueva York. Ese sentimiento nunca lo tuvimos con Raimi: en algunas escena Spidey es un punto, en medio de titanes de concreto que nos recuerdan que es mucha ciudad para tan inexperto héroe.

Spidey se enfrenta al ladrón de autos que hemos visto hasta el cansancio en el tráiler, pero esa escena concluye con una persecución en donde Peter malgasta telaraña, se desbalancea y termina muy lastimado. Y esta es otra diferencia con el Spidey de Raimi: este Araña sangra, se lastima y en cantidades aptas para un adolescente que se viste de insecto y pretende columpiarse en una ciudad que no fue precisamente construida con esa idea.

Pero también usa el cerebro: muy en el estilo de Dan Slott, Webb nos entrega formas nuevas y frescas de usar los poderes arácnidos. Tal vez estemos presenciando la adición de nuevas habilidades que ojalá veamos en el comic.

La escena del puente, que vimos en el preview de 4 minutos termina recordándonos quién es este Peter Parker: un huérfano. Esa misma escena construirá un elemento que Webb rescató directamente de las pelis de Sam Raimi: los ciudadanos de Nueva York reconocen al héroe y lo ayudan.

Pasamos a las batallas con el Lagarto. La mejor a mi gusto es la que se da en Midtown High, casi pude cortar la acción en páneles dibujados por Romita y con diálogo de Stan Lee. La acción es vertiginosa pero no por ello exenta de dialogo. El mejor cameo de Stan Lee sucede aquí. El lagarto es, a mi gusto, el mejor “villano” que hemos visto en una peli de Spider-Man. Su plan lo conocemos todos, basta ver los cortos y haber leído alguna vez una historia del personaje. Es la ejecución la que lo vuelve aún más trágico que el Otto Octavius de Spider-Man 2. Este es un hombre que no tiene en la ciencia un interés altruista sino personal: volver a ser una persona completa y cuya frustración (y muy probablemente culpa) lo hace alejarse de la familia Parker durante 15 años.

Y es que creo que el mayor logro de la cinta es actualizar el tono de las historias originales: el humor que Spidey refleja no hace mas que atenuar las situaciones tensas, a veces trágicas, de sus aventuras: la batalla final podría llamarse “Triunfo y tragedia” y todo, absolutamente todo lo que vimos en la película construye lo que está por suceder y lo que es peor (o a mi gusto mejor) nos revela la decisión y la promesa que en última instancia garantizará mas tragedia en la vida de Peter: son sus malas decisiones, no otra cosa, lo que siempre lo han hecho responsable de las desgracias que lo rodean.

Hay adaptaciones fieles al comic. Hay otras, que se vuelven la “versión del director” de cierto personaje. Como ejemplos fallidos tenemos el “Hulk” de Ang Lee o “Batman” de Schumacher. Como verdaderos aciertos tenemos las dos primeras pelis de “X-Men” y el “Batman” de Nolan.

Hoy puedo agregar a esa segunda lista de aciertos a “the Amazing Spider-Man”. Una versión que demuestra que con 50 años de vida y 10 en el cine, hay muchas historias aún por contar.

lunes, 2 de julio de 2012

Viva la Revolución o la “crónica de un regreso anunciado”.

Desde ayer Twitter se ha vuelto un remolino de mentadas, gente señalando que cómo es posible que no le diéramos el voto útil a Andrés Manuel y frases catastrofistas por el muy anticipado retorno del PRI. También comienzan a surgir, aunque un poco mas apagadas, las voces de “fraude!” y algunas incitaciones a “reaccionar”, como el nuevo comercial radiofónico del PRD sobre que “México ya despertó”.
 Con todo respeto para todas esas voces, pero no entienden un carajo de lo que es la democracia.

 Democracia no es respetar las instituciones únicamente cuando ganó nuestro candidato favorito. Democracia implica ir, ejercer el derecho al voto (no por Gokú), y después sentarse a esperar un resultado: si nuestro candidato es vencedor, asumir las consecuencias de haber votado por él. Si nuestro candidato es perdedor, reconocer la derrota y apoyar a quien ha quedado para que las cosas le salgan bien no al PRI, no al PAN, no al PRD, sino al país que todos decimos amar.


Democracia implica entender que la gente vota muchas veces sin entender porqué está votando (basta revisar algunas cuentas en Twitter para darse cuenta de que efectivamente hubo gente que votó por Peña Nieto porque “está guapo”, de la misma manera que algunos votaron por Fox, porque era “chistoso”, a veces eso les dice mas que toda la retórica y propaganda política). ¿Porqué es tan difícil pensar que Josefina y Peña tenían muchos seguidores entre la clase humilde? Los cuatro candidatos recorrieron el país, los cuatro tuvieron que hacer uso del carisma para convencer a la gente.


Peña Nieto y el PRI serán lo que quieran, pero su campaña fue un ejemplo de cómo ganar la elección desde el día uno: la medianoche del primer día, la única página de Internet que permitió ver el discurso de su candidato desde cualquier plataforma fue la del PRI. Tal vez porque no tenía argumentos con qué responder, pero Peña Nieto no entró al juego de atacar a sus adversarios y en eso basó su fuerza: dejó que Quadri se encargara del trabajo sucio en el debate. Además el PRI lleva 12 años siendo oposición y viendo al PAN desgastarse totalmente. En un ejemplo hasta ridículo de lo cuidada de su campaña, LaWife me hacía ver cómo la Gaviota ganó unos kilitos de más, tal vez para que la viéramos mas como esa potencial Primera Dama, no como la edecán enviada de Televisa.


Josefina basó su campaña en buscar el voto de las mujeres, sin entender que el género no tenía nada que ver: muchas mujeres votaron por Andrés Manuel de la misma manera que votaron por Peña. Para ganar una elección de género, todas las mujeres tendrían que haber votado por Josefina, lo cual, sus asesores debieron prever, simplemente no iba a suceder. Además, Vázquez Mota nunca supo si alejarse o acercarse a lo que representa la presidencia de Calderón.


Andrés Manuel no se esforzó mucho: regresó a la idea del “cambio verdadero” y si bien al inicio de su campaña recurrió a la “República amorosa”, pronto perdió tal discurso en pos de un regreso a sus temas favoritos “el complot” de la clase en el poder y el “fraude electoral”. Andrés Manuel y sus seguidores no conciben que entre su “pueblo bueno” hubo un montón de gente que no votó por él. Llenar una plaza de gente no es lo mismo que ganar una elección en un país que tradicionalmente ha tenido un color distinto en cada latitud.


La democracia también es respetar a quien decidió anular su voto, no llamar “pendejos” a los que no “ejercimos el voto útil” (la definición de voto útil siendo “voten por AMLO, porque lleva medio punto mas que Josefina en las encuestas”); respetar a quienes simplemente no vemos en la propuesta de AMLO una opción menos mala que el retorno del PRInosaurio. Así como nos reclaman que no tenemos argumentos para atacar a AMLO, tampoco escuché argumentos sólidos para apoyarlo: sus propuestas eran de malas a pésimas. Uno que todos los días compite con egresados de escuelas patito, no puede sino horrorizarse ante su propuesta de admitir al 100% de alumnos en las universidades.


El tiempo de movilizarnos ya pasó: fueron esos 90 días anteriores al primero de julio. Ese fue el momento de convencer a los amigos, a los parientes, a la pareja sobre las bondades de nuestro candidato. Tiempo tuvimos de convencer a los incautos para que no votaran por el PRI de siempre. Lo desperdiciamos. No salgamos ahora con el gastado discurso del fraude, evitemos llamadas a la “revolución”, cuando lo que necesita la sociedad mexicana es estar unida para vigilar a sus gobernantes.


Con una participación superior a cualquier elección pasada, con observadores nacionales de los tres partidos por casilla y observadores internacionales, es claro que no hubo fraude.


Lo que hubo fue una campaña en donde ni el partido en el poder ni el candidato de izquierda lograron convencer a la ciudadanía de ser una mejor opción que el regreso al pasado.