sábado, 25 de febrero de 2012

The Amazing Adventures of Puny Parker: El capítulo final.

En junio de 2011, llegó a su fin una de las tiras cómicas más inteligente y emotivas sobre Spider-Man. Este es su capítulo final (click para agrandar):




Visiten el blog de esta tira: http://punyparker.blogspot.com/

Nuff said.

viernes, 24 de febrero de 2012

El Archivo C.C. “Ghost Rider” (18 de feb 2007)


Hoy domingo trepé a toda la familia al Kali-móvil, con todo y carreola, biberones y juguetes varios, y le dimos rumbo al centro comercial más cercano.

Mientras la wife y la Kaligirl buscaban la mercancía más inútil que pudieran encontrar para dilapidar el patrimonio familiar ("miraaaa! Que bonitoooo! y nomás cuesta cuatro mil pesoooos!" ), me adentré en las oscuras y siempre escabrosas profundidades del...cine de matinee.

¿Que puedo decir de Ghost Rider? Ante todo me pareció un excelente somnífero (padres de familia...ahora es cuando).

Si la saga de X-Men debió llamarse "Wolverine and Friends" esta pudo subtitularse algo así como "The curse of Johnny Blaze". No lo sé, pero yo recuerdo el comic en los años 90 y el espíritu de venganza dominaba el papel en un 90%. Aqui nos topamos con un cuarenton y calvo Nicholas Cage que aparece por todos lados... incluso en la batalla final.

Blaze es un tipo que sufre, que vendió su alma a Mephisto (Dark Sidius, is that you?), que botó a su sensualísima novia y años después se la encuentra para volverla a botar (y miren que botar a Raquel Alessi o a Eva Mendes... ).

¿Y como saca toda su frustracion? Haciéndose cocteles de jelly beans y escupiendo tonterías al por mayor.Después de media hora de estar oyendo los mismos gags que se manejan en este tipo de cintas, hasta el charming Cage pierde su encanto.

Debo decir que me gustó el "monito" de Ghost Rider. Tiene todos los elementos con los que lo conocí, y sin embargo Blackheart parece sacado de una película de "Capulina contra los monstruos".

Al pobre Sam Elliot no se le hace estar en una adaptación decente y sin embargo su personaje (clicheado hasta el cansancio, eso si...) me gustó. Me gustó porque le queda perfecto (la voz, las cejotas, este un vaquero hecho y derecho).

Nicholas Cage me parece un graan actor, con mucho carisma, pero después de verlos dos horas uno sigue viendo a Nicholas Cage pretendiendo ser Johnny Blaze: nunca acaba de absorber al personaje.

Eva Mendez es una de las peores actrices que ha producido Hollywood. Pero al menos podemos disfrutar su escotado vestuario y envidiar los desplantes que le hace Cage.

Sé que el personaje es nuevo para la mayoría de los espectadores pero ¿es necesario explicar absolutamente todo a cuadro? y lo que es peor, después de una hora de película uno se rasca la cabeza y se pregunta "¿cual es el plan de Blackheart?" "¿Que dijeron que iba a hacer?" "¿Para que iba a conseguir ___?".

Mención aparte merecen el nombre del pueblo fantasma ("San Venganza": señores productores gringotes ¿que pasooo? ya estabamos superando esa etapa!); la casa de Blaze demasiado parecida a la de Xander Cage; las escenas romanticas al aire libre con todo y atentado a la ecología; el galope de caballo musicalizada muy al estilo western; y la trama absolutamente predecible.

Si usted disfrutó Spawn, Constantine y Van Helsing, esta película tiene todo lo que busca y tenga por seguro que le emocionará.

Si usted no quiere empezarse a cuestionar a media función porqué le sigue haciendo eso a su cerebro y a su bolsillo y desear estar viendo"Niñas mal" en la sala de junto, mejor abstengase... y vámonos todos a ver a Martha Higareda

jueves, 16 de febrero de 2012

El Archivo C.C.: "X-Men First class" (2 de junio de 2011).



Todos aquellos que pronosticaron que está película sería horrible pueden estar tranquilos. Tal vez X-Treme podría regresar a su anterior ranking de “ahí si la pasan en la tele y sin comerciales” (la buena noticia es que Azazel es el “Sabretooth” de esta película). Yo de verdad espero que esta sea la peor película de superhéroes de este año.


spoiler:

Malos efectos y una historia totalmente absurda.

Tengo que reconocer que Emma Frost, con esa cara de ángel y ese cuerpo impresionantemente joven y sexy es lo mejor de la cinta. Me gustaron los efectos de Havok (excelente efecto especial el uso de sus poderes) y ver a Banshee en acción. James McAvoy por lo menos es carismático y trata de hacer que los pésimos diálogos que tuvo que ensayar suenen creíbles. La peli inicia con la escena inicial de X-Men 1, lo cual me parece correcto.

Fuera de eso? Una verdadera mierda. No sé cuanta payola hubo de por medio, pero yo no entiendo que película vieron los críticos. Han de haber visto la 2. O Superman Returns. O el Hulk de Ang Lee.

La franquicia pide a gritos un reboot. Cada vez se ve más que utilizar personajes de todas las épocas y acomodarlos al antojo del escritor resulta en plotholes del tamaño de las boobs de January Jones y explicaciones mal logradas de todo. Una de las partes mas memorables del comic, la soap opera que por lo menos se mantuvo a un nivel aceptable en X-Men 1 y 2, aquí es una carga que sólo resuelve la pregunta “¿debemos lucir bonitos para que la humanidad nos acepte?” La respuesta es tan obvia que todo lo que sucede con dicha trama está por demás. Los comerciales del Palacio de Hierro tienen mas profundidad que tan forzado debate.

El Hellfire Club reducido a putero, varias incongruencias incluso con el mismo universo de las películas anteriores y carencia de lógica interna: Shaw se "esconde" de Xavier y éste lo detecta, porque "es el único rincón del submarino que no puede escanear mentalmente". Brillante, Sebastian, realmente brillante.

Vinculan el pasado de Magneto con el de Sebastian Shaw, éste al presenciar la escena de la reja que ya vimos en X-Men 1 manda llamar a Erik, y le ordena mover una moneda. Si la moneda no se mueve, Sebastian disparará contra su madre. Erik no lo logra y su madre cae muerta de un balazo. Es entonces cuando se desata la furia de Magneto quien termina asesinando a todos los soldados presentes…menos a Shaw. La persona con la que iba que no es lector de comics comentó “¿porqué mató a todos menos al asesino de su madre?”. El resto de las 2 horas, Magneto se dedicará a buscar a Shaw para asesinarlo y así vengar a su madre (cuando 20 años atrás lo tenía enfrente!!!). Es el tipo de lógica sin sentido que la película tiene.

Las batallas puede que sean entretenidas, pero los efectos fueron de a varo y por lo menos Wolverine Origins tenia mas explosiones y menos CGI chafa (aunque para mí, WO es la peor porque es A-bu-rri-da). Por cierto, su “cameo” sólo sirve para aumentar el sentimiento de WTF que rodeará al espectador; una especie de gag, que hace ver como tarados a Charles y a Erik.

Darwin, un mutante mas interesante que Angel Salvadore, fue metido totalmente como carne de cañón, lo cual me parece un desperdicio. Kevin Bacon actúa peor que normalmente. No sé como se imaginen el efecto de los poderes de Shaw, yo sólo sé que yo así no me los imaginaba y que en los comics nunca los vi funcionar así. Banshee (y Havok) son lo mas cercano a un uso similar a los comics, pero el vuelo del Banshee se ve de a varo.


La música sólo ayuda a volver mas ridículos los peores momentos de la película: cada que sale el equipo de héroes suena una especie de marcha de la victoria cursi y propia de una peli de bajo presupuesto directa a TV. Alguien dijo que Bestia parece villano de Power Rangers, la escena del “entrenamiento” es bastante chafa (en especial la carrera Hank-Xavier: unos efectos que yo vi en los 80’s en la tele) y los demás “ejercicios” resultan patéticos “a ver, hagan como que les están enseñando algo que no saben”, ha de haber gritado el director.

Muchas críticas positivas equiparan a ésta con una peli de James Bond. Me imagino que están pensando en el Bond de Connery, es decir películas que se filmaron en los 60's con las limitaciones y errores cándidos de entonces. Yo no encuentro tales parecidos fuera de la atmosfera sesentera y las mujeres en poca ropa. Pero desde mi percepción, ni Xavier ni Magneto son o deberían ser super espías.

Hacia el final de la cinta, lo que vimos en el trailer es lo mas rescatable. El resto es música chafa (“ahí vienen los buenos” bom-bobo-bo-booom!), Shaw dizque absorbiendo un ch…de energía pa que lo venzan con la facilidad de un niño de primaria y la famosa ruptura entre Xavier y Erik que está mas forzada que el final de Episode III. Otro punto que me pareció ilógico es como Xavier paraliza a Shaw y cuando Magneto lo va a matar sólo grita "no, por favor", pero no lo impide. Xavier es tan culpable de la muerte de Sebastian como Erik.

En fin, podría ser palomera, pero los amantes de X-Men muy probablemente la sufrirán (en especial si vienen arrastrando odio desde la primera).

Yo me conseguiré un póster de January Jones y practicaré mi telekinesis.

viernes, 10 de febrero de 2012

¿De que va el Hulk de Byrne?



John Byrne vive atrapado en los 60’s. En su mundo ideal, él, no Stan Lee ni Kirby, fue el creador del universo Marvel. Cada título que toca invariablemente comienza con un retelling del origen del héroe en cuestión (a veces hasta de dos, como el caso de su She-Hulk, en donde de pasadita nos vuelve a recetar el origen de Bruce Banner), copiando, casi calcando las viñetas de Kirby; es su manera atávica de apropiarse del trabajo de otro. En su utopía, los comics deben evolucionar si, para regresar a un eterno estado en donde se encontraban en su niñez. Ese anhelo, que secretamente todos los fanboys tenemos, es peligroso en un creativo, porque significa que nada va a evolucionar realmente.

Si en los 80’s su Fantastic Four fue considerado “revolucionario” al regresar a fórmulas similares a las historias Lee-Kirby, en los 90’s su trabajo comenzó a sentirse anacrónico muy rápido: el problema de su Spider-man Chapter one es, entre otros, que las “voces” de los personajes no evolucionaron, no maduraron, la tía May, antaño amorosa con un niño de 15 años, ahora sonaba a retrasada mental. Nos vendieron la serie como una modernización y nos entregaron a cambio un dinosaurio deforme y medio echado a perder.

Eso no quita que sea fan de algunos de sus trabajos y que lo siga considerando un maestro en cuando a dibujo se refiere. Tal impresión tuvo el creativo en mi, que el otro día estaba recordando que la rúbrica con la que signo documentos oficiales tuvo su origen en la firma de Byrne (así como la firma de mis dibujos fue en principio una copia de los trazos rectos del apellido “Liefeld”, supongo que “Reyes” no es un apellido que pueda adaptar la firma de “McFarlane”).

Pero hay un trabajo en particular que siempre me ha molestado de él: su corto run de 6 números en Incredible Hulk. Todo lo sucedido en esos números me parece tan absurdo, que de no ser por la boda de los Banner y el excelente trazo, muy probablemente ya me habría deshecho de él.

La historia comienza cuando un muy salvaje Hulk regresa a la tierra y se dirige, guiado por un instinto natural, hacia Gamma Base. En el camino se topa con un venado al cual mata sin chistar de un golpe, para luego continuar con su camino. A su vez, comienza a delirar, viendo enemigos de su pasado: Juggernaut, Leader, Modok, etc. Hasta que en medio de tales delirios es noqueado por Leonard Samson.

Samson ha construido un baño de nutrientes con el cual logra separar a Hulk y a Banner en dos individuos totalmente independientes. Entonces interviene S.H.I.E.L.D. quien “decomisa” al monstruo con la finalidad de sacrificarlo. Inexplicablemente, Leonard Samson considera que él puede “domesticar” a Hulk, “reintegrarlo a la sociedad”, por lo que decide rescatarlo para, como era predecible, darse cuenta del craso error que acaba de cometer, al liberar a una bestia salvaje, totalmente incapaz de cualquier freno moral, que le pudiera imprimir antaño la personalidad de Banner. Leonard decide entonces que matar a Hulk siempre si era buena idea y decide salir a “cazarlo” (tal cambio de ideología sucede en un par de viñetas), no sin ayuda de los Avengers y de los Hulkbusters, grupo creado en esta ocasión por el propio Banner, quien una vez liberado de su alter ego decide dar un paso fundamental en su relación con Betty: le propone matrimonio.

El último número de la serie regular a cargo de Byrne nos muestra la accidentada boda de Betty y Bruce, mientras Samson y los Hulkbusters se enfrentan al imparable Goliath y ocurre un interesante dialogo en donde Bruce le comenta a Rick estar convencido de que puede existir una forma de ser ambos: Bruce Y Hulk y poder controlar las transformaciones. El número concluye con el regreso de Thunderbolt Ross justo en el final de la boda. Byrne empacó sus maletas y sólo regresaría hasta 1999 a hacer un run de un tamaño similar bastante aburrido.

Una columna que recién leí, da una idea de cual era la finalidad de Byrne en lo que originalmente se prometió como un largo run: http://www.delusionalhonesty.com/2011/03/john-byrne-incredible-hulk-that-might.html

Su autor, Gary Miller se basa en distintas entrevistas que dio Byrne en esa época y a reserva de que cada uno de ustedes lea su contenido, las ideas principales eran:

• El Hulk “salvaje”, perseguido por Samson y los Hulkbusters sería finalmente asesinado. De ahí que realizara actos sumamente violentos, como la muerte del venado: era un personaje que estaba de salida y cuya muerte abría que justificar (recordemos que Byrne, años antes había tenido que “lidiar” con la muerte de Jean Grey al ser un personaje moralmente gastado).
• Bruce regresaría a la cueva en donde guardaba su equipo (aquél que los comics sesenteros y las caricaturas mostraban) para transformarse en un nuevo Hulk a voluntad y eventualmente controlaría sus transformaciones, siendo algo mas cercano a un superhéroe, que en vez de traje utilizaría una transformación para combatir al mal.
• Este Hulk no sería el de Buscema, sino más bien el de Kirby: cabezón, con brazos simiescos, portando no pantalones rotos sino un calzoncillo morado.
• Un personaje de reparto, tal vez el obsesivo Samson, moriría durante el enfrentamiento con el “salvaje” Hulk.

Como siempre, el grandísimo ego de Byrne se topó con la desinformación de su editor Denny O’Neil quien “vetó” un número porque “Shooter no lo permitiría” y renunció al título antes de llevar a cabo su plan. Tal renuncia llevaría eventualmente a que Al Milgrom trajera de vuelta al Hulk gris y con éste a que Peter David jugara con el desorden de personalidades de Banner.

Pero la idea de Byrne, si bien horriblemente ejecutada me suena interesante. El número que O’Neil vetó, fue publicado tiempo después en Marvel Fanfare, y Miller teoriza en su columna que inexplicablemente el salvaje Hulk habla en la última página y dice “friend?”, lo cual pareciera contradecir la idea de un Hulk condenado a morir al ser poco mas que un animal. Mi teoría es que ese “friend?” no fue agregado por Byrne, sino por el editor en turno, precisamente para “suavizar” al gigante y hacerlo reconocible para sus lectores.

En 1999 Byrne regresó como escritor a Hulk. En el primer arc, un Hulk “salvaje” derriba un avión de pasajeros matando a más de 300 personas. Ésta vez se revela que Lord Tyrannus fue el causante, al controlar mentalmente a Hulk. Pero me parece que la idea de fondo podría ser la misma: agobiado por la culpa, Banner buscaría la forma de controlar, de una vez por todas a Hulk (más si se considera que Byrne retomó un elemento del run de Milgrom: Banner sin Hulk no puede sobrevivir, por lo que necesita hallar la forma de “convivir” con él). Tom Brevoort terminaría despidiéndolo del título, según se especula, por aquél Annual en donde Byrne vincula el origen de Hulk a una invasión Skrull con sede en la madre Rusia. El ego de Byrne le impide hablar de las causas. Paul Jenkins tomaría su lugar y el avionazo jamás sería recordado.

Eventualmente, bajo el run de Bruce Jones, Banner pudo controlar a Hulk, en una manera muy similar a la peli: a través de meditación y no porque tuviera cerca una pistola de rayos gama cuando se necesitara. Hoy en día Bruce Banner es un personaje moralmente ambiguo y sus transformaciones no siempre son para combatir villanos.

Más aún, al parecer el escritor en turno está contradiciendo estas historias al haber nuevamente separado a Hulk y a Banner, esta vez para hacer a Bruce un sociópata y a Hulk la parte moral de la dupla.

Sin embargo, por esta ocasión puedo hacer las paces con John Byrne. Su run no suena tan descabellado después de todo…