jueves, 26 de enero de 2012

El Archivo CC: "Punisher War Zone" (17-mar-2009)


Siempre he considerado a Punisher un personaje adaptable al cine. Es cierto: se trata de un personaje unidimensional, cuya única finalidad es la venganza, pero siendo que sus poderes son apretar un gatillo, no se necesitaba mucho CGI para crear una buena adaptación, especialmente en los 80’s cuando algún Stallone, o Willis o hasta Schwarzenegger pudieron haber encarnado al héroe; y una historia lo suficientemente buena, podría haber suplido las deficiencias del personaje (después de todo, Frank Castle es igual de profundo que un veterano de Vietnam en busca de una identidad, o que un robot asesino proveniente del futuro, o que un policía que rescata un edificio lleno de rehenes).

No recuerdo la adaptación de Lundgren que vi en el canal 5 hace años, cuando lo que me importaba era ver adaptaciones de comics: así fueran the Mask, Archi o Dick Tracy: a falta de pan tortillas. Lo que si recuerdo es la desilusión de ver a un Punisher sin calavera, un héroe genérico que no tenía ningún contacto con el personaje de Marvel mas que la muerte de su familia.

La película de Thomas Jane se me hizo un buen acercamiento: quitando las escenas de policía encubierto con un bigote falso que grita: “soy un policía encubierto asesíname”; el Frank Castle de Jane es ante todo un ser humano (tal vez por eso no gustó), que no siempre trae su cara de “soy un maldito” y que emplea bien la estrategia, como hacer creer a Howard Saint que su esposa lo está engañando con su homosexual lugarteniente. Admito que es una mezcolanza de conceptos, pero creo que es lo mas cercano a una buena adaptación de Punisher que veremos en el futuro cercano.

Así llegamos a “Punisher: War Zone”, película que difícilmente veremos en el circuito de cines de nuestro país. Citaría todos los errores de la cinta, pero no quiero aburrirlos, así que señalaré unas cuantas razones por las cuales deben alejarse todo lo posible de esta cinta:

• Punisher/Frank Castle: Ray Stevenson nació para ser un dibujo de Tim Bradstreet. Dicho lo anterior, un personaje protagónico que no habla durante los primeros 20 minutos y que se la pasa llorando en un guión sin pies ni cabeza, resulta la peor encarnación de Punisher en cualquier medio. Cero estratega, su jugada mas brillante es meter un lanza cohetes a un cuarto lleno de gangsters. Eso y la escena en que colgado de un candelabro (no me pregunten pa que shingaos hace eso) acribilla a una linda familia muy parecida a los Corleone.

• Un largo e inútil reparto: veamos, está Microchip, que es una buena inclusión interpretada por Wayne Knight (el gordo tranza de Jurassic Park); pero esperen, también está la mamá de Microchip, que aunque es un vegetal, quita tiempo en pantalla. Además está Carlos, el informante de microchip, que los apoya en los trabajos sucios. También tenemos a Martin Soap un policía encargado de investigar a Punisher que decide que en vez de perder el tiempo, mejor se vuelve descaradamente su cómplice, además está el agente del FBI, Paul Budianski otro tipo que termina ayudando a Punisher… fiu! Y todavía no les platico del interés romántico!

• Villanos tontos: yo no sé quien dictó que una forma de demostrar tu maldad es aullando como estúpido y brincando por todos lados. Aparece un tipo que se parece a Barracuda, pero no se dejen engañar, es “villano genérico #257” (al menos la peli de Jane tenía al Ruso como reto físico). El premio especial se lo lleva Jigsaw: un villano que se gana a pulso estar con Mr. Freeze, Blackheart y Laurel Hedare como los villanos mas lames del cine; que junto a su hermano que está “bien locote”, parece villano del ratón Crispín.

• Un guión incomprensible: Yo no sé si Avi Arad se toma la molestia de leer aunque sea la trama antes de iniciar el rodaje. La película comienza indicando una posible amenaza terrorista. Yo creo que corrieron al primer escritor y les dio weva reiniciar el guión, porque de repente, la amenaza se esfuma, Jigsaw es aprehendido, luego lo sueltan y en una noche reúne un ejército de cómo 1000 weyes latinos, chinos e irlandeses que servirán como carne de cañón la última media hora. Ni que decir de la escena en que en vez de ir a rescatar a la muchacha, el agente del FBI y Castle se avientan un tiro: si no fuera por lo estúpido que es Jigsaw, la dama en peligro estaría muerta.

La mejor recomendación que les puedo dar es, no se le acerquen a Punisher War Zone. De veras. De lo contrario Frank Castle perderá ante sus ojos la poca dignidad que aún le quedaba.

lunes, 23 de enero de 2012

El archivo CC: “Kaliman conoce a falange” (agosto de 2008.)






Debió ser la semana que nos cerraron el tema de “Quejas de Dark Knight”, porque recuerdo que me aburría cual esponja marina de "adeveras" en el trabajo y no encontraba mas diversión en el foro que estar bajando videos de YouTube. De repente, una visión me hizo levantarme de mi lugar y gritar:

“falange tuvo la culpa!!!!”

El bullicio de las oficinas cercanas se detuvo un instante, los teclados callaron, las tazas de café se suspendieron en el aire. Como ya no exclamé nada mas, la oficina regresó a la normalidad, sin sospechar que en mi dañado cerebrito un sueño había nacido: tomar los cincuenta y dos números de Countdown to Final Crisis, y aventárselos personalmente en la cara a falange a quien hasta hoy culpo de perder mi tiempo y dinero en esa porquería (aunque él niegue toda responsabilidad, como buen fascista).

Calladamente y a escondidas de mis superiores jerárquicos dejé mi estación de trabajo, y me acerqué al tipo que programa las diligencias: “hola, asi que...¿no tendrás alguna que pueda llevar, digamos en...Guadalajara?”. Como suele suceder en los trabajos, nadie se ofrece a realizar el trabajo de alguien más a menos que exista un fin superior: un aumento, ayudar a la chava guapa de la oficina, ese tipo de cosas.

Aún así, el sujeto en cuestión me sonrió y maliciosamente me dijo: “claro, hay una para el lunes 11” (poco sospechaba Kaliman que el resentido empleadete me conseguiría vuelo para el DOMINGO en la noche, con regreso el lunes POR LA NOCHE!). Muy contento de lograr mi objetivo, me fui a requerir audiencia con el sultán, vía MP.

Recuerdo que cuando hicimos el Proyecto CC, X-treme y yo nos mandamos unos 20 MPs para coordinar argumento, dibujo, cambio de viñetas, título de la historia, coloreado, escaneo, letra, etc.

Con falange seguramente nos aventamos el doble, quesque planeando el viaje de mi vida, diversión asegurada y risas alocadas. Yo había sugerido ver DK en IMAX, para lo cual me ofrecí a apartar los boletos desde hace dos semanas, pero falange dijo que tenía un plan mucho mejor, que nunca olvidaría. La verdad es que hoy que nos vimos, el plan que falange tenía propuesto era un bello: “¿qué quieres hacer?” , aderezado con un “pues creo que querías ver TDK en IMAX, hay que ver los horarios” seguido de “pues no nos quedan los horarios de aquí e ir a otro lado está cañón, mejor sentémonos en una banquita”

Pero me estoy adelantando.

Cuando le comenté a falange mi plan maestro para vengarme por sus sugerencias, el muy cínico, me informó que la única manera de otorgarme audiencia era realizando un sacrificio ritual y llevándole doce vírgenes bañadas en chocolate, todas vestidas de la princesa Leia. A fuerza de gestiones diplomáticas, logré catafixiar las modelos por cuantos comics pudieran caber en mi maleta.

Siendo que soy precavido, razoné (¿?) que falange necesitaría un método de transporte de dichos artículos, y que el colmo sería que me exigiera que le regalara la maleta, por lo que me hice de una caja de zapatos, metí los comics y la envolví en cinta canela. En el aeropuerto la gente me veía pasar con mi bien formada barba de candado y mi caja de zapatos en cinta canela y hacían cara de “esta caón va a detonar una bomba, me cai”.

No hubo bomba y tras un vuelto tormentoso llegué ayer por la noche a la perla tapatía. Para esto, el tercer protagonista de nuestra historia, Starkiller, ya me había comentado que en Guadalajara “no estaba haciendo calor”, “está muy nublado”, por lo que desde el avión me envolví en un zarape veteado y gorra térmica y salí dispuesto a afrontar las heladas. ¡Che calor jijo de su maiz! En 10 segundos estaba empapado en sudor, cargando el ladrillo de comics de falange (a quien ya recordaba con gran cariño) y la maleta con mi piyamita y guantecitos pal frijol).

Saliendo del aeropuerto de Guadalajara, la primera señal de que el fin se acerca: dos espectaculares con la frase “Jesús está chido” y la foto de un wey que todo parece, menos el divino redentor.


No existe evidencia científica que lo confirme: mis compañeros de trabajo dicen que soy muy necio, mi madre suele comentarlo y la wife dice que soy una pesadilla.

Yo no me considero así. Que no y que no. Por eso cuando me dijo falange que el lugar donde tenía que comparecer estaba en una zona de la ciudad, pensé “éste tipo que va a saber, yo conozco Guadalajara” y como era de esperarse me conseguí un hotel en el otro extremo de la ciudad.

Todos los días se aprende algo nuevo, y hoy puedo decir que soy capaz de subir y bajar de un automóvil, comer y hasta ir al baño, con una caja de 20 kilos de comics en una mano, una maleta mediana en la otra y el expediente entre las rodillas. Arrastrarme del Samborns donde desayuné a la oficina donde comparecí con material comiquero y dar la explicación al de seguridad de que “no, no es una bomba, son comics” de una forma absolutamente seria es un arte que pocos dominan.

Como mi comparecencia estaba programada a las 9:30, le había pedido a falange vernos a las 11:00 en punto afuerita del Centro Magno, donde está un elefante. Según yo, falange no sabía que yo había realizado un plan alternativo por si me dejaba plantado: había citado a otro distinguido forista de la comunidad, a la misma hora y en el mismo lugar: Starkiller. Poco sabía yo que ambos ya se habían coludido para hacerme una jugarreta.

Mi comparecencia terminó 10:15, con la caja de comics en la cabeza, me monté en las rueditas de la maleta y llegué patinando hasta el lugar de reunión, a eso de las 10:20. “Esta bien llegar temprano” me dije, así a quien llegue primero le puedo encargar el ladrillo mientras voy al baño.

Me senté en una banca justo enfrente del elefante, para mejor dominar la acción. Yo veía pasar hombres y mujeres, y como falange se autonombra “Aquél que es muchos” pensé: en una de esas me manda la versión femenina, la falanja y pues a como están las mujeres de Jalisco... . A pesar de que las ganas de ir al baño aumentaban, decidí ser paciente, todo en pos de evitarme la cargada del ladrillo-bomba.

10:30 Junto al lugar donde me senté había un bote de basura y las moscas sintieron curiosidad por saber si la caja-bomba traería comida. En un inicio las espanté, después de un rato nos hicimos amigos.

Cercanas las 10:50, comencé a mirar fijamente a todo el que pasara, a ver si alguno me reconocía, pero nada...un característico sudor frío me recorría.

11:10 desesperadamente me acerqué a un tipo que se había plantado en el elefante y con voz temblorosa le pregunté: “¿e-eres falange?” “¿No?” “¿Entonces, eres Starkiller?” El tipo me vió con una cara que reflejaba una de dos o “éste tiene una cita a ciegas y además es gay” o “la caja si es una bomba y este terrorista anda buscando su contacto.”

11:30 Kaliman está convencido que tanto falange como Starkiller lo han plantado y decide que nunca jamas en su vida buscará contacto con otro forista. Llora amargamente y se dice “que idiota fui, la wife me lo decía”.

11:35, Kaliman recibe una llamada de Star. La camioneta se ponchó, pero ya vienen para acá. Como no especificaron distancia, Kaliman decide que es muy arriesgado distraerse yendo al baño.

11:45 La situación no mejora...

11:46 Por fin aparece en el horizonte el caballo blanco de Starkiller. A su lado, un muy sonriente falange ambos me saludan como si no me hubieran dejado sin vejiga.

Fiel a mi palabra, no decido si aventarle los 52 Countdown de uno por uno o con todo y caja-bomba, que puede inducir mayor dolor, cuando me percato que unas muletas acompañan a falange. Considero que no es momento para tener mi dulce venganza y me subo a la camioneta. Star me comenta “dice falange que querías ver DK en IMAX, vamos a buscar donde haya”.

Starkiller es un hombre extremadamente amable. No lo conocí antes de sus gemelas, pero tiene ese semblante de hombre agradecido con lo que la vida le ha brindado y a la vez de cansancio acumulado por la tarea de cuidar a dos recién nacidas. En su plática surgen su esposa, sus niñas, nos relata como estuvo a punto de frustrar un robo a su casa, porqué decidió cambiar de trabajo, y resulta que conversamos como viejos conocidos.

Falange es extrovertido, tiene un mil cosas que contar, que preguntar, que debatir. Su inteligencia me impresiona. Me impresiona también lo que me dice: “éste...” me dice mientras hace una mueca de dolor por el esfuerzo de utilizar las muletas “...es como el regalo del alumno pobre. Un alumno no tenía que regalarle a su maestro y le regaló una botella con arena. En la noche el maestro cayó en la cuenta, que la playa mas cercana estaba a cien kilómetros de ahí.”

Llegamos a la mentada IMAX: cine cerrado, siguiente función de DK en inglés, 4:30 PM. Todos estamos de acuerdo en que mejor pretexto para seguir platicando no podría haber y que mejor vamos a comer algo.

Mientras una mega pantalla nos distrae con el concierto de Alizée, se hacen propuestas, se vota, se saca la pajita mas corta para decidir el restaurant. Adivinen quien ganó…

Necesitan un dato importante para esta historia (stay with me on this one): si bien falange no tiene un vozarrón de ultratumba, su voz si es fuerte y se escucha por encima de la de Star y de la mía.

La plaza comercial en la que terminamos, en pos de una sala IMAX que proyectar temprano el Caballero de la Noche (como me acuerdo de Juanga con ese título), es del tamaño de Perisur en el D.F. (no me sé un equivalente en Monterrey, pero es laaaarga, laaarga y con niveles). Por lo que falange sudaba tratando de seguirnos el paso. Cuando vimos que la función era tarde, Star sugirió comprar el periódico en el Samborns que estaba…al otro extremo del lugar. falange cada vez sonreía menos y sudaba mas, pero seguía platicando a todo dar. Contrario a lo que se puede suponer, creo que es la reunión en donde menos hemos hablado de comics. Falange toca todos los temas posibles, aderezándolos siempre con oscuras referencias a los Simpsons.

El periódico nos sirvió para dos cosas, pues donde había función era al otro extremo de la ciudad y decidimos mejor seguir platicando y para ello escoger un lugar donde comer. “Vamos al Sirloin Stockade” dijo falange, todavía esperanzado en que su esfuerzo se viera recompensado con la comida que él esperaba. Aplicando el método de la distracción y aprovechando que una pantallota transmitía el concierto de Alizée, Star y yo lo llevamos a que se sentara un rato mientras decidíamos entre todos los locales que existían.

“He estado corriendo”, dijo falange, “pero me lastimé cuando regresaba a mi casa el lunes pasado”. “Aún así no quería dejar pasar la oportunidad de saludarte personalmente”; eso habla de la calidad de persona que es.

Descubrimos que el Samborns daba la vuelta hasta ese lado de la plaza y nos detuvimos a recordar las revistas que existían hace 10 años, Star a comprar alguna especializada en Star Wars y yo a ver aquellas de mujeres en poca ropa.

falange seguía exigiendo a gritos fuéramos al Sirlon Stockade a aprovecharnos del menú, pero por una jugarreta del destino (y no crean que por imposición mía ) terminamos en el bien amado Hooters.

Una señorita muy amable se acercó y nos preguntó que tomar: con mi voz conquista-meseras de Hooters le dije “una Sol Brava, por favor” (pestañeo de la señorita de Hooters ) “¿no tienen Sol Brava?” (más pestañeo y un “¿Qué quiere tomar?” ). La actitud me pareció sospechosa, pero no dije nada. “Tal vez…” especulé para mis adentros “no existe Sol Brava en Guadalajara” (digo, me ha pasado que varias cervezas locales no existen en el DF). Me resigné a que me enlistara las cervezas que tenía y de entre todas escogí la menos pior.

La plática se tornó a las experiencias de Star en VID, a la razón de nuestro nickname, a la revelación de detalles oscuros de foristas de ayer y hoy; a la coincidencia de que en el foro ante todo se deberían discutir comics; falange y yo retomamos nuestra añeja discusión sobre WW Hulk (reflexión al calce: mientras mas platico con foristas, mas me convenzo que muchas peleas surgen por mal interpretaciones de lo que cada quien postea) y quedamos en hacer un comic juntos próximamente; platica sobre Wall-E, Kung Fu Panda y la nueva era Dreamworks.

Tras una ronda de alitas, estábamos dispuestos ordenar. Star pidió un sándwich, pero cuando me vió optar por mas alitas, me comentó en voz alta y de lado a lado de la mesa “mejor lo cancelo y me convidas”. Todos entendimos que el sándwich había sido cancelado, pero cual fue nuestra sorpresa que el sándwich apareció a la par de las alitas. Star intentó cancelarlo, pero la amable y dulce señorita frunció el ceño y violentamente nos regañó, “que porque no le avisábamos, que si seguíamos con esas tonterías nos iba a pedir amablemente que nos retiráramos”. La razón de su extraño comportamiento fue revelada: traía un aparato para la sordera, lo cual para nada es un problema risible, pero nos había costado tener que pagar el mentado sándwich, cuando tal vez podía habernos informado desde un principio que no nos escuchaba bien.

Falange nos dijo “¿ya ven? Yo pedí un sándwich de queso y con mi voz no va a existir problema, quien los manda hablar como pajaritos”. Cuando la señorita regresó con unos DEDOS de queso y no un SÁNDWICH de queso, un resignado falange no tuvo mas que agregar.

Terminando la comida, Star, a quien no le conocía su afición por las figuras de acción me llevó a Juguetrón a ver el Hulk de 12’ mas bizco que he encontrado en mi vida (de veras que feos monos salieron con esta peli, me cae). Tiempo para un último local de figuras de acción, en donde me encontré esta preciosura:



Una Wanda vestida de novia, basada en el dibujo de Greg Capullo. Dicha figura estaba abierta y normalmente no acostumbro comprarlas así, pero aprovechando la próxima entrega de mi nuevo mueble de comics, y que planeo sacar del blíster a otras figuras que he coleccionado para exhibirlas ahí, decidí comprarla. El dependiente que se ve que no tenía ni idea de cómo se deben tratar estas figuras, desmanteló la base y la empacó en el blíster (llegando a casa la abrí, y las patitas que unen al vitral con los ladrillos fueron arrancadas por el brutal dependiente, por lo que no existe forma de ensamblarlas de manera natural , Star está de testigo que la figura se encontraba completa).

Pagué los 195 que me costó tal preciosura, y en la emoción no me di cuenta que pateaba con singular alegría la pierna mala de falange que para estas alturas ya se preguntaba porque no mejor se había quedado en casita haciendo algo mas divertido (y seguro) como observar el ciclo reproductivo de las amebas.

El tiempo de partir había llegado. En el camino retomamos la buena plática, Star me comenzó a platicar que el personaje Starkiller no es canon y falange nos molestaba diciendo que nos gustan los juguetitos, mientras que muy serios le debatíamos: “no son juguetitos, son figuras de acción”, por lo que falange comentó que ese término fue acuñado por Hasbro y procedimos a explicarle a Star la leyenda urbana “Marvel solicitó a una corte de EUA declarara que los X-Men no son humanos”.

En venganza por molerle su pierna a patadas, falange convenció a Star de botarme en el primer semáforo que encontramos. Solitario y temeroso los vi partir como llegaron: apresuradamente y en medio de música rock y charla amena.

Como me aventaron de la camioneta no tuve tiempo de agradecerles su hospitalidad, el tiempo dedicado, y espero que la experiencia les haya sido tan placentera como a mi. Ojalá algún día lo podamos repetir

EDIT: La última noticia es que falange sigue adolorido de la excesiva caminata, que no olvida la canallada del Sirloin Stockade y que las moscas penetraron el ladrillo de comics comiéndose enteros tres números de Countdown (con lo cual confirmo la calidad de la historia) y mordisqueando un Mighty Avengers.

Oliver.

El siguiente relato lo escribí hace años para una amiga, cuando fue tiempo de sacrificar a su perro.



“Oliver.”

Oliver pasó su última Navidad en casa, al lado de sus dueños. Recibiendo como siempre caricias y abrazos. Las caricias fueron las de todos los días, los abrazos estaban bien, pero no entendía porqué siempre lo abrazaban cuando se tiraba a descansar tras el esfuerzo de haber caminado cinco metros para ir al baño; si se estaba tan bien ahí echado...

Los que conocimos a Oliver los últimos años sólo alcanzamos a imaginar la destreza y la fuerza que alguna vez tuvo. Conocimos las historias de los juegos con el balón de fútbol o como jalaba de su correa cuando lo sacaban a la calle o la alegría que le daba corretear por ese largo pasillo que es el patio de su casa. También reconocimos las huellas de la fortaleza de sus patas y la energía en un perro longevo. Además percibimos el amor y lealtad que brindó a sus amos.

17 años son pocos para un niño pero muchos para un perro. Siendo que la mayoría de los perros dura 13, 15 años a lo mucho, Oliver era un milagro clínico.

Hace meses recibió la visita inesperada de un ser querido: su primera dueña. 17 años más vieja (como él) , con más canas y menos dientes (como él) y a ambos les gustó saber que el otro estaba vivo. A Oliver le hubiera gustado hablar, para contarle a su antigua dueña lo mucho que quería a su nueva dueña, pero no importó la falta de palabras, porque esas cosas se notan en un perro. Hay otras formas de lenguaje.

Hoy el dueño de Oliver lo cargó y lo llevó de paseo. Después de una noche especialmente fría, en que los huesos se sentían como cristal molido y de una mañana en que la fuerza de sus otrora poderosas patas no le permitieron levantarse, su dueño lo cargó y lo llevó fuera.

A Oli le gustaba que lo cargaran pero esta mañana el cristal molido de sus huesos no lo deja en paz.

Hace tiempo perdió la vista y no oye, pero tiene otros sentidos: su grueso pelo no le impide sentir las superficies, su nariz aún olfatea como sabueso y le sirve de radar, si saca la lengua percibe el viento.

Así que sabe perfectamente a donde lo llevó su dueño. En lugar de dejarlo arropado y tranquilo en su camita, lo ha llevado al peor lugar que conoce: su veterinario.

Lo han colocado en la plancha metálica, fría que tanto odia. Eso significa pinchazos de aguja, hacerlo tragar pastillas enormes o tragar jarabes apretándole el hocico al punto de la asfixia, encerrarlo o (peor) bañarlo, que le abran el vientre y le saquen partes de su precioso cuerpecito.

Pero hoy no es así. Hoy siente las manos de su dueño más cerca que nunca, que lo acarician y lo abrazan suave, relajadamente. Si aún pudiera ver, vería los ojos de su dueño rojos de tristeza. Escucharía en un idioma no tan poco conocido para él (como muchos creen) la pregunta de su dueño: “No le dolerá ¿verdad?”.

Aún así percibe la resignación y pena de su amo. Porque hoy sus dueños harán un sacrificio al tener que decir adiós a su buen amigo.

Pero también percibe las manos de su dueño, dulces, cálidas. Ahí donde a él le gusta que estén. Percibe el olor, la esencia de su dueño y se siente tranquilo, en paz. Ha visto muchas cosas y por ello sus ojos se han oscurecido. Ha oído demasiadas palabras de amor que no necesita escuchar otra vez para recordar.

Ha olido muchas veces las esencias de sus amos y ahora recibe ese olor una vez mas, antes de que el mismo sea suplantado por un aroma penetrante, dulce que le inunda los pulmones. Oliver sólo tiene tiempo de olerlo un instante y cae dormido.

Los huesos ya no duelen, el frío ya no llega.

Es más, es un perro joven de nuevo. Está acostado en su antigua camita, en otra Navidad. Su ama le grita desde la cocina “¡Oliver, ven para acá!” y Oliver automáticamente se levanta y corre. En una fracción de segundo llega junto a su ama (10, 15 años más joven) quien sostiene un pedazo de pollo en alto, provocando a Oliver para que salte y trate de alcanzarlo. Eso no es problema: en un instante el pollo es arrancado de la mano de su ama, a quien ha tomado por sorpresa el brinco de Oliver, y devorado por él.

Escucha al amo gritar desde el patio “¡Oliver, ven a jugar!”, y sale corriendo con la potencia que le dan sus cuatro poderosas patas.

El amo le lanza un balón de fútbol (que es casi tan grande como Oliver) y él lo detiene con una pata y lo mordisquea. Luego lo lanza hacia el amo quien se lo volverá a aventar.

Cerca está la hija de sus amos que se inclina para rascarle las orejas cuando lo ve pasar y quien le pregunta “¿dónde está mamá?” a lo que Oliver sale despavorido nuevamente hacia la cocina.

Al rato se echará otra vez, no porque esté cansado, sino porque ese es el trabajo de un perro y es cosa seria.

Oliver es ahora feliz. Feliz seguirá sin molestos veterinarios, ni cansancio, sin frío. Sólo la alegría que le da estar con sus amos y ser perro, SU perro. Ningún otro podría hacer ese trabajo tan bien y por ello se merece recordar los momentos felices con sus dueños, editando los malos, por toda la eternidad, hasta que se encuentre con sus dueños y con los hijos de los hijos de sus dueños. Pues si en verdad el cielo de los humanos existe, las mascotas que uno más quiso están ahí, esperándonos y aguardando atentos, hasta que un día escuchen nuestras pisadas, que les indican nuestra llegada.

viernes, 20 de enero de 2012

El Archivo CC: "In Memoriam: Germán Dehesa" (2 sept. 2010)

No siempre me gusta comentar en este tema. Me parece redundante, no sé tal vez de mal gusto. La verdad es que jamás he sabido lidiar con la muerte ni de personas cercanas ni de celebridades. Simplemente no sé como.

Quien leyó mis posts de hace unos 6 años reconocerá que mucho de mi humor si no imitado, estaba claramente influido por Germán Dehesa (quien a su vez emuló a gente como Ibarguengoitia). Su columna fue lo que me enseñó a preocuparme por los acontecimientos relevantes de mi país, y a hacer públicos temas íntimos como familia y carrera.

Lo seguí en el "Ángel de la Noche", lo vi en vivo en la Planta de Luz (y recuerdo que en un principio me desilusionó su humor burdo, mas de cabaret que de la pluma elegante del columnista). Leí sus antiguas columnas en “Fallaste, Corazón” y lo seguí en radio al lado de las nauyacas. Germán Dehesa me acercó a mi madre, quien es (era) su fan número 1.

Lo vi en “Cilantro y Perejil” en un papel la verdad bastante árido; y aunque me desilusionó un poco verlo ahí, lo leí hasta en la “Quien”. Siempre estuve consciente de su fragilidad: cuando recién lo descubría ya había sufrido un infarto y tenía quién sabe cuantos problemas producto de su estilo de vida disipado: era de buen comer, buen beber y buen fumar. Un día me lo topé de frente en la feria de San Marcos, al lado de su flamante esposa, Adriana Landeros. No lo saludé, pues no acostumbro saludar a gente que no me conoce. Pero de hacerlo tal vez le hubiera platicado que a mi padre también le gustan las corridas de toros y que mi familia es de Veracruz, aunque nunca he estado en Tlacotalpan. O tal vez le hubiera dicho “ya no seas tan mamón, Germán”, nada mas para que me contestara con alguna ocurrencia en verdad interesante.

Los últimos años a medida que me distancié de mi familia nuclear, tambíen me distancié de los “símbolos” que me unían, incluyendo a Don Germán y su columna del Reforma. Siempre consciente de que tal vez no estaría ahí cuando quisiera retomar nuestra “amistad”. Y por fin llegó el día en que se ha ido Don Germán.

Supongo que podría preguntar, a todos esos políticos malos que no se van, a esos burócratas que no investigan, a las autoridades que nada resuelven y que siguen respirando, ¿ustedes que tal dormirán, ahora que no exista nadie que les recrimine el que duerman sin culpas?

Pero el Germán que yo recuerdo se regocijaría que mañana es viernes y con el cinismo que le caracterizaba mas bien diría: “hoy toca”.

Que siga tocando por siempre.

sábado, 14 de enero de 2012

El archivo CC: “Blue” (27 de enero de 2011).

Un melancólico Peter Parker recuerda a Gwen Stacy en el bello final de “Spider-Man Blue” Jeph Loeb (w), Tim Sale(a):










jueves, 12 de enero de 2012

El archivo CC: "Cloak & Dagger" (6 de abril de 2009)



Tandy Bowen creció en Shaker Heights Ohio, un suburbio acomodado de Cleveland. Su madre era modelo e hizo mucho dinero, por lo que viajaba todo el tiempo y Tandy se sentía descuidada, viviendo con su padrastro. Al parecer tuvo relaciones con un universitario llamado Rob Daltry, quien al poco tiempo se fue a la Universidad dejándola mas sola. Tandy escapó a Nueva York.

Tyrone Johnson por el contrario, creció en barrio pobre del sur de Boston y tenía un defecto físico que le impedía relacionarse de la mejor manera: era tartamudo (característica que ha regresado en las pocas veces en que ha perdido sus poderes). Un día, caminando por la calle con su hermano Billy, presenciaron el asalto y asesinato al encargado de una tienda. Su hermano se manchó de sangre y en ese momento llegó la policía. Billy se asustó y salió corriendo, por lo que la policía pensó que él era el delincuente. Ya que Ty era tartamudo, no pudo decirle a tiempo a los oficiales que su hermano no había hecho nada. Impotente, presenció como le disparaban y caía muerto.

Tyrone huyó a Nueva York, en la terminal se topó con Tandy. Sin dinero, comenzó a seguirla, ponderando por un momento robar su bolso, pero alguien se le adelantó y Ty lo detuvo. En agradecimiento, Tandy le compró una hamburguesa y platicaron su pasado.

Pero alguien los observaba: habiendo notado que eran runaways, unos malvivientes al servicio de un tal Simon Marshall los capturaron y los llevaron a los muelles, en donde se embarcaron a Ellis Island.

Ahí los esperaba Marshall, quien estaba experimentando con una droga sintética, esperando crear el sustituto de la heroína. La mayoría de los niños a quienes se la inyectaron estaban muriendo y en agonía, Tyrone y Tandy trataron de escapar esa noche; pero al llegar al río sus entrañas ardían. El agua se tornó oscura alrededor de Tyrone y sólo gracias a la incandescencia de Tandy, lograron alcanzar la otra orilla. En un callejón del muelle, Tyrone vio su reflejo en una ventana: se estaba convirtiendo en una sombra. En un esfuerzo por esconder su transformación de Tandy, recogió una manta de la basura. En ese momento, los secuaces de Marshall les dieron alcance. Justo en el momento en que la capa de Cloak estaba absorbiendo a los criminales, Tandy descubrió que podía emitir dagas de luz con los cuales accidentalmente asesinó a los criminales.

Tiempo después, Spiderman se los topó cuando perseguían a Marshall. Tras la típica batalla, Cloak absorbió al arácnido, mientras Tandy congelaba la sangre de Marshall con sus dagas de luz. Spidey trató de capturarlos, pero fue nuevamente absorbido y Tandy le arrojó dos dagas que le dieron en las costillas dejándolo inconsciente durante horas.

Buscando pistas, Spidey fue a Ellis Island, en donde se encontró con que Cloak y Dagger habían capturado a los jefes criminales para los que Marshall trabajaba. Mientras Spidey combatía a los vigilantes, los jefes criminales escaparon en la oscuridad. Aturdidos cayeron por una ventana, al vacío. Cloak desorienta los sentidos de Spidey, por lo que muy a su pesar, se quedó en la oscuridad presenciando su escape.

La cruzada de Cloak y Dagger no terminó: ambos continuaron cazando traficantes de poca monta, pero su investigación los llevó frente al poderoso jefe de la Maggia: Silvermane, quien se encontraba convaleciente de una enfermedad terminal. Aprovechándose de la situación, Kingpin envió a Spidey a la mansión de Silvermane.

En la pelea que siguió entre Cloak, Dagger, Spidey y los guardaespaldas de Silvermane, Cloak y Dagger se escabulleron a la recámara de este, asesinándolo a sangre fría.

Todo parecía perdido para el capo, pero quien varias veces había buscado burlar a la muerte ya tenía preparado un equipo de alta tecnología que perpetuaría su vida volviéndolo un cyborg con fuerza sobre humana.

Vengativo, Silvermane comenzó a rastrear a Cloak y Dagger, encontrándose con Spiderman. Durante la batalla, se metieron al tren subterráneo en donde Cloak y Dagger buscaban a los secuaces de Silvermane, habiéndose enterado que éste sobrevivió. Desafortunadamente se toparon con el tren en donde Spidey y el Cyborg combatían, por lo que Cloak tuvo que exceder su capacidad absorbiendo la totalidad de los vagones.

Silvermane casi elimina al debilitado Cloak, pero la oportuna intervención de Spidey evitó tal tragedia. En su lugar, una iracunda Dagger utilizó todo su poder en contra del nuevo cuerpo del mafioso, quien hizo corto circuito y al parecer murió. Pero no sería la última vez que estos cuatro se enfrentaran…

Cloak y Dagger descubrieron que sus poderes no sólo servían para asesinar y desaparecer enemigos: también limpian el organismo de sustancias tóxicas, por lo que su siguiente aproach fue limpiar la sangre de jóvenes junkies. Desafortunadamente, un brutal Punisher en guerra contra el crimen los venía siguiendo, acabando con aquellos antiguos viciosos (durante algunos números, la conducta de Frank Castle fue mas errática que nunca, asesinando gente por la mas mínima falta, como adelante veremos).

Spiderman entró en un edificio abandonado en donde Punisher acababa de exterminar pandilleros. En la oscuridad se encontró con Cloak y Dagger y al no ver las muestras de un tiroteo pensó que ellos habían terminado con los junkies. Spidey saltó dentro de la capa de Cloak y de no ser por su sentido arácnido, habría sido su última aparición (yeah, right). Dagger iluminó el cuarto mostrando a Spidey las marcas de bala.

Mientras tanto Punisher había encontrado la identidad del mayor traficante de drogas de Nueva York: Kingpin. Por cierto, en una escena retomada en “Marvels: Eye on the Camera” Punisher observa a una pareja tirar basura en la calle, por lo que les dispara, al oír el ruido, un taxista se asusta y huye, pasándose la luz roja del semáforo, por lo que recibe también las balas del brutal Castle.

Cloak y Dagger le dicen a Spidey que gracias a Punisher saben a quien deben matar ahora: a Wilson Fisk. Obviamente Spidey no está de acuerdo, por lo que lo dejan atrás. Tratando de proteger a Tandy y Ty, Spiderman llega al edificio Fisk, justo en el momento en que aparecen Cloak y Dagger. Mientras ellos tres pelan, Kingpin se escabulle por una puerta secreta, sin notar que en su interior se encuentra Punisher.

Al parecer las dagas de Dagger tienen un nuevo poder: rastrear a sus víctimas. Cloak absorbe a varios guardaespaldas de Kingpin, mientras éste enfrenta a un enloquecido Punisher y poco a poco lo somete, hasta que aparece Vanessa Fisk y Castle la toma como rehén. Fisk está mas enojado que nunca y “fuera de panel” noquea al vigilante.

Spidey, que ha sido absorbido por enésima vez por Cloak, logra soltarse gracias a unas dagas de Dagger. Tandy le dice a Cloak que Spiderman no es su enemigo, ya que él hace lo que considera bueno y que ellos no pueden matar a quien hace el bien.

Cuando entran al cuarto secreto de Fisk, sólo encuentran a Punisher inconsciente en el suelo. Punisher es arrestado y enviado a juicio, tras lo cual lo meten a prisión.

Durante este tiempo, el romance de Spiderman y Black Cat había evolucionado, y gracias a un enfrentamiento con Doctor Octopus y the Owl que dejó muy mal librada a Felicia Hardy, Spidey empezó a ser sobre protector lo que desde luego no le gustó a la Hardy. Mientras Spidey andaba en las guerras secretas, Felicia buscó la ayuda de Kingpin, quien la dotó con poderes de “mala suerte”.

Un personaje llamado la Respuesta (the Answer), recuperó el cuerpo sin vida de Silvermane y reactivó al Cyborg. Al parecer, durante la pelea con Cloak y Dagger, las dagas de Tandy crearon un vínculo entre el Cyborg y ella, por lo que el cuerpo del Cyborg la buscaba para reabsorber la energía vital que alguna vez fue suya. Tales cambios también los sintió Tandy, quien comenzó a debilitarse terriblemente y según señaló, sin sus dagas de luz, que alimentan a Cloak, pronto Ty, sentiría el efecto y tendría que tomar la vida de otras personas para sobrevivir.

Vanessa Fisk se encontraba convaleciente tras haber perdido la memoria y haber vivido en las cloacas (Daredevil 180), por lo que la Respuesta consideró que la energía de Dagger podría salvar a Vanessa. Con ayuda de Rose, la Respuesta puso una trampa a nuestros jóvenes héroes.

Como la idea era atraerlos, anunciaron una operación de contrabando que atrajo no sólo a Cloak & Dagger, sino también a Spider-Man a los muelles y a Silvermane que cada vez estaba mas cerca de Dagger. En los muelles, Spider-Man, Blackcat (que quería a Dagger para demostrarle su valor a Peter), Cloak y Silvermane se disputaron a Dagger, hasta que en la confusión, la Respuesta bajó de su escondite y capturó a Tandy.

Cloak absorbió a Silvermane y a Johnston y Varley, los secuaces de Rose para poder teletransportarse y seguir a la Respuesta, pero el Cyborg encontró la salida de la capa, hiriendo a Cloak.

La Respuesta regresó a Kingping con Dagger, pero se dio cuenta que Dagger estaba vacía de energía para ayudar a Vanessa ya que Silvermane continuaba drenándola a distancia. En ese momento, Silvermane llegó al edificio Fisk, seguido de Cloak, Spidey y Black Cat. Kingpin se enfrentó a Silvermane, quien lo derrotó fácilmente.

La Respuesta se dio cuenta que la única manera de vencer a Silvermane es que Dagger le devolviera su energía vital, pero Dagger parecía tan débil…entonces, la Respuesta le permitió a Tandy absorber su energía vital. Fuera de control, Dagger absorbió la totalidad de la energía vital de la Respuesta, y regresó su energía a Silvermane, quien al recuperarla recuperó también la conciencia de capo criminal y se alejó.

Dagger estaba llena de energía y Fisk le imploró salvar a Vanessa, pero Cloak y Dagger se negaron alejándose y dejando a un desesperado Wison Fisk y a su comatosa amada...

En una ocasión, Spider-Man se encontró con Cloak y Dagger, mientras peleaban contra los ocupantes de una bodega de autos robados. Extrañado de que “salieran” de su modus operandi, los confrontó, a lo que los vigilantes le mostraron que la bodega de autos era un frente para un laboratorio clandestino en donde continuaban los experimentos con niños sobre la droga sintética.

Los criminales quieren crear seres similares a Cloak y Dagger, pero que los obedezcan.

En Times Square, Roberto DaCosta y Rahne Sinclair de los New Mutants entran a un local de maquinitas. Un tipo les pregunta de donde vienen, y si le pueden mostrar sus habilidades. Roberto lo manda a volar, pero el tipo saca un cuchillo.

Tras un breve enfrentamiento de los New Mutants con el del cuchillo y sus secuaces, que involucra a Moonstar mostrando imágenes de Cloak y Dagger, Rahne y Roberto son capturados.

Columpiándose por Times Square, el sentido arácnido de Peter se activa y lo conduce a la iglesia del Espíritu Santo en la calle 42. Hasta ahí llegan Ty y Tandy a pedir asilo al padre Francis Delgado. En ese momento, aparecen Cannonball y Danielle buscando refugio de los criminales. Tras el común malentendido entre nuevos personajes, y la aparición de Spidey, Sam les cuenta el rapto de Rahne y Sunspot. Spider-Man sospecha que los criminales van a experimentar sobre Rahne y Sunspot, ya que en su momento solo Tyrone y Tandy sobrevivieron gracias a la química especial de sus cuerpos (que ahora se revela) son mutantes.

En una empacadora de carne de la calle 14, unos científicos criminales inyectan a Rahnne y Sunspot con la droga sintética. Un momento después aparecen Cannonball, Moonstar, Spidey, Cloak y Dagger, para presenciar los efectos de la droga sobre Rahne (un lobo salvaje) y Roberto (una sombra desquiciada). Ambos se lanzan en contra de los científicos.

Dagger lanza una daga de luz a Wolfsbane, pero ésta alcanza a morderla antes de ser purificada. Los poderes de Dagger salen de control, mientras Sunspot es absorbido por Cloak. Roberto sale de la capa sin poderes, pero Cloak está también fuera de control. Cloak y Dagger se atacan mutuamente hasta que el poder purificador de ambos contrarresta los químicos. Tras declinar una invitación a formar parte de los New Mutants, Cloak y Dagger desaparecen.

Rahne comienza a fantasear que es una bella princesa (contraria a la imagen de una niña horrenda que tiene sobre si misma), viviendo un cuento de hadas. La princesa Alystraea es una princesa encantada que vive rodeada de animalillos del bosque. Su príncipe azul, Duncan, quien tiene un semblante sospechosamente parecido a Roberto DaCosta aparece malherido: “Alystraea…la Sombra!” se queja desdichado: “Estoy…poseído, no estará satisfecha hasta que haya consumido todo lo que habita esta tierra”. Duncan le dice a Alystraea que la Hechicera Plateada es la que lo ha dejado en ese estado y la princesa se transforma en un lobo que sigue el rastro dejado por Duncan, hasta el lugar que mas teme: la ciudad.

La princesa-lobo encuentra a la Hechicera Plateada en Lincoln Center (cabello plateado, vestimenta muy blanca y una cadena dorada alrededor del cuello) y su campeón el Barón Negro (armadura negra como la noche y capa azul). La hechicera brillaba como una estrella, pero su luz es fría como cristal. Alystraea descubre que la hechicera brilla por la energía vital que ha robado. Venciendo al Barón Negro, se le echa encima a la hechicera con las fauces por delante.

En la realidad, mientras la historia termina, Rahne duerme en la Mansión X. Alrededor de su mano el collar dorado de la hechicera…la pesadilla ha comenzado.

En la taberna de Harry’s hideaway, Peter Rasputin juega al ajedrez con el dueño. Molly, una de las meseras les comenta que está teniendo problemas con uno de los clientes y que al parecer es su compañero de escuela: se trata de Roberto DaCosta. Peter trata de hablar con el, pero Roberto se transforma en Sunspot y lo aleja de un golpe. Molly y Harry reciben el impacto, por lo que quedan inconscientes. Peter cambia a Colossus a tiempo para observar a Roberto fuera de control: la oscuridad de su forma Sunspot envuelve la taberna, Roberto ya no se ve humano.

Mentalmente, Colossus llama a Charles Xavier, quien a su vez llama a los mutantes mas cercanos: Dani Moonstar y Sam Guthrie. Colossus saca a Sunspot de la taberna a tiempo para que Cannonball y Psyche lleguen a su lado. El impacto del golpe de Colossus deja inconsciente a Roberto él mismo cae en coma. En la Mansión, Xavier los examina sin encontrar la razón del coma.

Dani recibe una llamada y se apresura a revisar el cuarto de Rahne…está vacío y nadie ha dormido ahí hoy. Moonstar y Guthrie se van a Nueva York en busca de Rahne. En el penthouse de un lujoso hotel, encuentran a Rahne quien de alguna forma ha hecho pensar a todos que es una despampanante pelirroja en vez de una adolescente. Sam regresa a ambas a casa y en el buró de Rahne Dani descubre el collar. Rahne no recuerda de donde lo sacó y Dani decide quedárselo.

Dani se pregunta si la condición de Rahne está ligada al estado de Roberto. Sam encuentra en el periódico una noticia sobre una pareja de jóvenes que fueron atacados en Lincoln Center. La mujer de la historia fue atacada por un lobo y le cortaron la garganta, pero cuando los paramédicos llegaron a ayudarlos, ambos estaban sanos y en estado de shock.

Dani descubre que la pareja son Tandy Bowen y Ty Johnson y deciden irlos a visitar al hospital. En Roosevelt hospital, Tandy y Ty descansan cuando Dani y Sam llegan con el collar de ella. Tartamudeando, Ty pregunta como consiguieron el collar. Dani responde que una de sus compañeras en el equipo es una mujer lobo y que le inyectaron la misma droga que creó a Cloak y Dagger. Al parecer, tanto Sunspot como Rahne obtuvieron un side effect de la droga: el vínculo que les ha hecho absorber los poderes de Ty y Tandy. Sam les propone que los examine Xavier, pero Tyrone los corre señalando que no quieren sus poderes de regreso.

Mientras tanto, Sunspot despierta del coma en la enfermería de la mansión. Sin que Charles o Moira lo noten, se acerca y consume la energía vital de Peter Rasputin. Xavier trata de detenerlo, pero no queriendo lastimar al muchacho no utiliza todo su poder. Moira observa impotente, como Sunspot envuelve en su oscuridad a Xavier. Sabe que después seguirá ella…

Moira le pide a Sunspot que no mate a Xavier y Roberto responde que tiene hambre, que se siente vacío por dentro desde el día que nació y la previene para que huya antes de que sea tarde. Sin embargo Moira no se aleja de Xavier, su primer amor. Sunspot va a absorberla, pero es interrumpido por Rahne quien al entender la situación se transforma en la despampanante pelirroja y le ofrece a Sunspot calmar su hambre con su poder (¿notan lo que sucede con Dagger? Cuando es Tandy es una adolescente en desarrollo, pero cuando se vuelve Dagger es una despampanante rubia platinada, por ello las estatuas la muestran así, Mr. Byrne!).

Rahne envuelve el cuarto con su luz regresando a Roberto momentáneamente a la cordura. Sin embargo, Sam llega e intenta acercarse a Roberto, por lo que éste se teletransporta junto con Rahne, tal como Cloak lo hace con Dagger. Xavier entra a la mente de Sam y Dani para enterarse de todo, incluyendo la cualidad de mutantes de Tyrone y Tandy; después obviamente parten en su ayuda.

Mientras, Tyrone y Tandy se han escapado del hospital, a efecto de que los New Mutants no los encuentren si regresan a buscarlos. En la estación de autobús son abordados por un chulo que les ofrece comida y dinero. Tyrone lo manda al diablo, a lo que el chulo contesta que hay otros peces en el agua y se acerca a una pareja de jóvenes que recién arriban. Asqueados, los mutantes salen de ahí. Tras una larga plática, Tandy convence a Tyrone de ayudar a los New Mutants.

Mientras, Sunspot y Rahne se han teletransportado a la iglesia de St. Anne’s en el bajo Manhattan y piden la ayuda del padre Michael Bowen (Tío de Tandy), quien es asistido por Leong y Nga Manh (Template y Replica). Roberto le dice al padre que ha matado a su amigo Peter. Rahne dice que no esta muerto y se transforma en un lobo plateado, entrando en la oscuridad de Sunspot y rescatando el cuerpo del ruso. En ese momento entra Xavier, acompañado de Dani, Sam, Illyana Rasputin (Magik) y Rogue.

Dani trata de entrar en la mente de Roberto y el terror se desata en el cuarto. Sólo la espada de Illyana regresa las cosas a la normalidad. Magik transporta a Roberto y Rahne a su realidad y por un momento desprende los poderes de luz y oscuridad de sus compañeros, pero los mismos entran de golpe al cuerpo de la propia Illyana. Los tres regresan al plano de la realidad en el momento en que Tyrone y Tandy entran a la iglesia: sacrificarán su ansiada humanidad por el bien de los demás.

Con la ayuda de Illyana, todos viajan al Limbo. Rogue absorbe los poderes de Rahne y los transmite al profesor. Cuando toca el turno de Roberto, éste se asusta y repele a Illyana, quien es cubierta con su armadura, siendo la primera vez que Xavier la ve en éste estado. Tyrone se lanza sobre Sunspot, pero es fácilmente dominado por la sombra. Sólo la oportuna intervención de Rogue libera el poder de Roberto. Rogue toma de las manos a Tandy y Ty y con ayuda de Magyk las energías regresan a sus antiguos dueños. En el plano real Cloak y Dagger reaparecen.

Xavier nuevamente los invita a la escuela para jóvenes dotados, pero Dagger señala que el mundo está lleno de runaways como ellos, y que ellos tienen la posibilidad de ayudar. Que tal vez un día, cuando no haya niños de la calle, y todas las almas perdidas del mundo sean capaces de vivir felices para siempre, puedan ellos regresar con él. Por ahora no pueden.

En uptown Manhattan, el chulo de la estación de autobuses está vistiendo a los adolescentes que convenció con ropa sugestiva, cuando Cloak y Dagger aparecen. Dagger le dice que sus dagas no lo matarán pero después de que Cloak acabe con él deseará que lo hubieran hecho. Dagger llama a su tío para que alberge a los niños. Cloak le ordena al chulo que deje la ciudad y no vuelva.

Dagger pregunta a Cloak si piensa que están haciendo una diferencia. Cloak dice que ella y Xavier le enseñaron que lo que importa es hacer un esfuerzo: “para bien o para mal somos Cloak & Dagger. Y esto es lo que hacemos.”

lunes, 9 de enero de 2012

Sólo un pequeño recordatorio.

De cuando Linsay Lohan era LINDSAY LOHAN. Y el mundo era un lugar mas bello.

viernes, 6 de enero de 2012

¿De que va el Hulk de Peter David? (Final)


"Sometimes it's best to move on."

-Dr. Robert Bruce Banner. IH No. 467.

La última etapa del run regular de Peter David en Incredible Hulk refleja la época que Marvel estaba viviendo. Los crossovers comienzan a interferir con el trabajo del creativo, especialmente Onslaught y Heroes Reborn, en el que el Goliath verde formó parte fundamental.

Comienza, tras el acostumbrado azote de tablero de PAD, con Hulk y Betty viviendo en Florida, Hulk se hace pasar por un mecánico y las historias comienzan a ser ligeramente mas urbanas y menos cósmicas. Según comenta Liam Sharp esto obedeció a la única entrevista que el artista tuvo con Peter David, quien le preguntó cuales eran sus intereses, fortalezas y debilidades. Tras un malentendido, Bobbie Chase, entonces editora del título despide a Sharp tras sólo ocho números y los lápices corren a cargo de Angel Medina. Desafortunadamente esta es la peor etapa en cuanto al arte se refiere. El arte de Medina en general fue bastante simplón y desangelado (pun intended), muy lejos de lo que su trabajo en Kiss y Sensational Spider-Man mostró.

En ésta época se publica What Savage Beast, historia que introduce a William Talbot, un militar sobrino de Glenn Talbot con una obsesión peor que la de su tío por capturar y asesinar a Hulk. De igual manera, David trae de vuelta al Maestro, el villano de Future Imperfect y como antes narré cuenta el embarazo de Betty Ross Talbot Banner. A pesar de estar fuertemente cargado de continuidad, la novela se aleja del camino que llevaba la serie regular, en donde, sin embargo, PAD introdujo también a William Talbot, que comienza su efímera carrera con un acto imperdonable: meterle una bala a Betty en la pierna.

Comienza “Ghosts of the Present”, una historia en donde la sociedad fundada por Leader en “Ghost of the Past” tiene un nuevo dirigente. Una de las críticas al run de Bruce Jones fue que en general tuvimos poco muy poco de Hulk en el título y mucho de Banner. Peter David tuvo, en prácticamente todos los números publicados a Hulk en acción, salvo contadísimas excepciones, como un número narrado por Leonard Samson y el par de números que le siguen a “Ghosts of the Present” y que tiene como protagonistas a Betty Banner, en una divertida parodia de “Pulp Fiction” y a She-Hulk y Samson, gracias a un nuevo golpe al tablero que separaría por penúltima vez a Hulk de Betty. La última vez, la separación sería permanente.

El regreso de Hulk está marcado por el evento multicrossover “Ongslaught”, en donde Hulk alterna con varios mutantes, incluyendo Storm y Cable. Al final del mismo, Hulk sufre una nueva transformación: contrario a otros héroes que literalmente desaparecieron del Universo 616, reapareciendo en otro Universo, Hulk se separó en 2: Bruce Banner se fue al nuevo universo, en donde apareció transformado en un goliath de pelo largo y en el Universo 616 tuvimos a un savage Hulk, sin la personalidad de Banner y que tras “Ongslaught”, irradiaba energía Gamma tan potente que incendiaba todo lo que tenía cerca.

En esta etapa comienzan a aparecer personajes de Future Imperfect, siendo la primera Janis Jones, quien de alguna manera logra tranquilizar al titán. Posteriormente “regresaría” Maestro, quien había sido traído al presente al final de “Future Imperfect”, aunque no precisamente en óptimas condiciones. Mike Deodato entra al título y en el mismo se da la primera aparición de un misterioso grupo que ganaría mucha fama en esos años y toda la década siguiente: los Thunderbolts, grupo creado por Kurt Busiek y que tenía la particularidad de estar formado por supervillanos que se hacían pasar por héroes.


Peter David fue el encargado de contar “Heroes Return”, la miniserie que trajo de vuelta a los héroes originales y se despidió de ese fiasco que fue “Heroes Reborn”. Sobra decir que Hulk juega un papel primordial y que el enfrentamiento entre ambos Hulks tiene tintes épicos.

El ejercito contrata a la coronel Cary St. Lawrence para cazar a Hulk, lo que lo lleva a secuestrar una isla en Florida y declararla territorio independiente gobernado por Hulk.

Con la llegada de Adam Kubert como dibujante regular, comienza la época mas turbulenta y oscura del Goliath verde: Marvel publica "Flashback" para contar historias que sucedieron previo a que sus personajes principales obtuvieran poderes, la cual era narrada por un tipo sospechosamente parecido a Stan Lee. En “grave matters” (IH -1), Peter David agrega otro elemento a la tragedia familiar de Bruce Banner, utilizando nuevamente una escena extraída del Incredible Hulk 312 de Bill Mantlo.

Se da un impresionante enfrentamiento en un avión en pleno vuelo entre Mr. Hyde y Hulk; se enfrenta con Abommination en Nueva York; Apocalypse lo vuelve uno de sus cuatro jinetes. El camino lleva a Hulk a reencontrarse con Rick, Betty, Leonard y Thunderbolt Ross, quien para este momento ya ha dejado atrás a Redeemer y es nuevamente el General que todos recordamos. Los tres números finales del run de PAD, acortado “prematuramente” por diferencias creativas con el nuevo EiC, Bob Harras son los mas emotivos en cuanto a la relación Bruce/Rick/Betty.

El primero incluye una plática entre Hulk y Jones, éste último fue gravemente lesionado por aquél en una de sus etapas salvajes y si camina es gracias a un trasplante de metal en la columna, de esas curaciones que siguen sucediendo únicamente en los comics. Éste es el número del “perdón”.

El segundo cuenta la muerte de Betty por envenenamiento radioactivo. PAD había querido explorar la vida de Hulk sin esa ancla que representa su amor por Betty, no obstante, para estas alturas su salida del título ya era una realidad. El último número, “The lone and level Sands”, es una entrevista del propio Peter David a Rick jones, muchos años después de la muerte de Betty, contando lo que fue la historia de Hulk sin ella. El run original de PAD concluye con las palabras “I’ve said enough”, paráfrasis de “nuff said”.

David visitaría en dos ocasiones mas el título regular: durante “House of M”, volvió a Hulk una especie de dirigente de una tribu australiana y en Tempest Fugit, en donde narra la primera vez que la personalidad de Hulk tomó posesión del cuerpo de Banner haciéndolo sabotear su preparatoria.

Adicionalmente, tuvo dos colaboraciones mas con Dale Keown: “Hulk the end”, basada en un texto escrito años antes sobre los últimos días de Hulk en un mundo apocalíptico en donde la raza humana ha desaparecido tiempo atrás y “Hulk/Pitt”, que enfrenta a ambos personajes con motivo de algún Mcguffin.

Peter David escribió las versiones noveladas de Hulk de Ang Lee y de Incredible Hulk de Letterrier; fue el único autor en compartir espacio con Stan Lee en el DVD de las caricaturas de los 90’s y suele ser referente obligado para cualquier historia del gigante verde desde entonces. Sobra decir que su carrera se ha expandido a varios títulos de comics, series de televisión, y novelas sobre franquicias y propias. Además de múltiples premios y nominaciones.

Nada mal para un gerente de ventas que había sido hasta ese entonces, igual de Paria y radioactivo que el personaje que lo llevó al éxito.

jueves, 5 de enero de 2012

¿De qué va el Hulk de Peter David? (Parte 3)


"I don't break laws. I break bones"

-Bruce Banner. IH No. 406.

La siguiente etapa es la mas interesante, la que culmina el primer tercio del periodo de 12 años que PAD estuvo a cargo del título y abarca todo el segundo tercio. De igual manera sienta las bases para los últimos cuatro años.

Comienza con la reunión de Bruce y Betty, quien se hallaba recluida en un convento. Meses antes Bruce se había enterado del aborto de Betty y había acudido en su búsqueda. En uno de los momentos mas repulsivos pero brillantes de la serie, la piel de un desesperado Bruce se desprende para dar paso al cuerpo del Hulk verde. Es en este momento en donde nos encontramos con que Hulk gris y Hulk verde llevan una lucha interna por el control de Banner y que pronto el propio Banner se les unirá en la lucha por descubrir quien es el definitivo.

El siguiente paso es reunir a Rick, quien había sido capturado por los Skrulls. Contrario a lo que Bendis trató de hacernos creer, los Skrulls siempre fueron una raza de alienígenas mas bien babosos, y las cosas generalmente no les salen bien.

El último paso lo da el stress de enterarse que la nueva novia de Rick Jones no es otra que…Marlo Chandler, quien gracias al dibujo de Keown por fin se ve como la concibió PAD: como una despampanante pelirroja; voluptuosa y de formas y tamaño suficiente como para mantener entretenido a Joe Fixit. Es cuando las tres personalidades se descontrolan y comienzan a sufrir transformaciones simultáneas. Leonard Samson interviene y con la ayuda de Ringmaster hipnotizan a Banner haciéndolo recordar cada etapa en la que una nueva personalidad de Hulk fue creada, como respuesta a un estímulo hostil externo.

Años después, Paul Jenkis retconearía el resultado de tal historia, explicando que el Hulk integrado o “el Profesor” como él lo llamo, era otra de las múltiples personalidades de Banner y no realmente una síntesis, pero durante unos buenos 4 años tuvimos a un Hulk “definitivo”, con la inteligencia de Banner, toda la fuerza de Hulk verde y un poco dado a la bebida y los placeres de la carne como el Hulk gris.

Todavía mas tarde Greg Pak retconearía a ambos infiriendo que Banner y Hulk son en realidad una sóla personalidad. Y que Banner no es tan inocente como podría suponerse, de hecho goza con el poder que le dan las transformaciones.

En esta etapa, David introduce a la que fue su creación de personajes mas significativa en el título: el Pantheon. Un grupo de héroes reunidos en torno a Agamemnon (mitad humano, mitad asgardiano) para terminar con los males “reales” del mundo; pena de muerte, antisemitismo, guerra, hambruna, SIDA, homofobia y demás problemas contemporáneos comienzan a ser explorados por el autor de una manera no siempre exitosa, pero varias veces lo suficientemente interesante como para provocar la reflexión en el lector.

La muerte de su amiga y protectora Carol Kalish lleva a PAD a escribir “Ghosts of the Past”. Una historia en donde Rick Jones tiene que lidiar con la muerte de Marlo Chandler, en una manera en donde descubre que en un universo donde existen dioses, hechiceros y tecnología alienígena, la muerte puede seguir siendo igual de definitiva que en el mundo real. Dicha historia trae de vuelta a Thaddeus Ross en la personalidad del segundo Reedemer, resolviendo un dangler de más de 50 números, que comenzó cuando Leader robó su cuerpo allá en los primeros números del escritor.

Dicha historia también marca la salida de Dale Keown del título, quien pasa a formar parte de los desertores Image creando lo que no puede verse sino como un clon de Hulk: Pitt. Su lugar lo toma por un par de números Jan Duursema, famosa por Star Wars comics, pero abandona el título a favor de Gary Frank, lo mas parecido a Keown, pero sin llegar a esa excelente caracterización de cada faceta del monstruo verde. Años después, Frank colaboraría con David en un título de la Distinguida Competencia: Supergirl.

Por esta época aparece una miniserie de dos tomos que haría historia: Future Imperfect. Escrita por el propio PAD y dibujada por George Perez, cuenta las aventuras de Hulk en Dystopia, una ciudad en el futuro dominada por el Maestro, un Hulk cuyas tragedias personales lo han vuelto totalmente loco y tiránico. El resto del run de PAD estará fuertemente marcado por tal historia: Banner ahora se sabe vulnerable a la locura y a la maldad y por lo tanto actúa con mas cautela que de costumbre, lo que no siempre asegura que se aleje un poco mas de ese camino al desquiciamiento total.

Como toda muerte en comics y contrario a lo que el número 400 nos hace creer, Marlo eventualmente mejoró de salud y ella y Rick deciden casarse. La noche de bodas, Hulk enfrenta a Talos “the Tamed”, llamado así por haber demostrado cobardía durante la Kree-Skrull war. Talos, habiéndose enterado de que Hulk mató a un adversario, piensa que hará lo mismo con él y por fin morirá con honor, pero Hulk se rehúsa a matarlo. El desenlace es otro hermoso momento que demuestra el corazón que se esconde tras el Goliath verde.

El final de esta etapa llega con el arc “Fall of the Pantheon”: Agamemnon es una deidad corrupta y como tal trae la desgracia no sólo para el grupo, sino que Betty cae mal herida y Hulk sufre una nueva transformación: descubrimos que ahora, cuando Hulk se enfurece, en vez de hacerse mas fuerte revierte a un enloquecido Bruce Banner que habla en monosílabos y no se cansa de decir “Hulk Smash!”. Bruce termina en el manicomio y la vida de Betty pende de un hilo…

¿De qué va el Hulk de Peter David? (parte 2)


"Bikers are wimps!"
-Joe Fixit. IH No. 356.

Incredible Hulk 347 trajo a un nuevo dibujante al título, Jeff Purves. También trajo una nueva historia tras el golpe que PAD dio al tablero: en un casino de las Vegas llamado the Colliseum, Marlo Chandler llega a una cita a ciegas con el nuevo guardaespaldas del dueño. El guardaespaldas, un tal Joe Fixit es un tipo malhumorado, de piel grisácea que duerme buena parte del día y sólo aparece en las noches.

Eso si, resulta bastante efectivo para evitar problemas dentro del casino aunque los daños a la propiedad suelen ser considerables. Aunque la mayoría de los personajes en el Universo Marvel parecen desconcertados con la identidad de este personaje, para el lector no hay duda: aunque mas chaparro y visiblemente mas débil, es evidente que Joe Fixit es Hulk.

Es en esta etapa en donde PAD desarrolla mas la idea de que Hulk no es mas que otra personalidad de Bruce Banner. Debido a que la transformación ha dejado de ser consecuencia de la adrenalina y sucede con el correr de las horas (Bruce aparece de día, mientras que “Joe” domina las noches), ambos comienzan a “ponerle trampas” a su contraparte, para boicotearse mutuamente su tiempo: por ejemplo, poco antes del amanecer, “Joe” bebe tal cantidad de alcohol que asegura la total inconsciencia de Bruce. Es en esta etapa en donde Peter David desarrolla en su totalidad su sentido del humor: entre un Hulk vestido de gánster que llega a los bares de motociclistas a provocar trifulcas, visitas de una extraterrestre que mata a todo aquel cuya vida “parece” miserable, un ser divino que promete dar a Hulk todo lo que desee y hasta una confrontación con the Thing, Peter David está totalmente encarrerado. Es también la etapa en donde Hulk regresa al mundo de Jarella a detener un gobierno tiránico.

Rick, Samson y Betty desparecen como personajes secundarios y nos enfocamos en Marlo, el jefe de Joe y los problemas de Bruce para acomodarse a la vida disipada de su alter ego: Joe gusta de beber en exceso, acostarse con chicas y en general vivir la vida que aspira tener todo quinceañero.

El título aún no sufre el problema de tener que hacer crossover con todo evento Marvel, por lo que David pareciera ser libre de construir sus historias salvo por un par de situaciones: Marlo originalmente fue concebida por David como una call girl y terminó siendo maestra de aerobics, y la desafortunada interferencia de Bob Harras para deshacer el embarazo de Betty Banner.

En What Savage Beast, la novela que apenas ayer terminé de leer, Peter David “vuelve a embarazar” a Betty (de hecho no fue él sino, Bruce, en una de las mejores escenas de sexo que he leído en el medio de superhéroes), tal vez contando lo que pretendía hacer originalmente con el hijo de los Banner.

Esta etapa también contiene un aclamado número en donde Sam Kieth dibuja por primera vez al gigante (gris). Se rumora que de no haber tomado Dale Keown las riendas del título, Kieth hubiera sido el artista regular: tal fue el impacto de ese fill-in.

El evento que cierra esta segunda etapa es “Countdown 4-3-2-1”, una historia que probablemente toma su argumento de “D.O.A”, aquella película de Dennis Quaid. En “Countdown 4-3-2-1” Hulk es envenenado y tiene hasta antes del amanecer, cuando la transformación suceda y por lo tanto muera, para descubrir quien y porqué lo envenenó y así salvarse. Aunque el final no es tan explosivo como Ground Zero, si marca el fin de la era “Joe Fixit”: el último capítulo es el primer número dibujado por Dale Keown y pone en marcha la búsqueda de Bruce para encontrar a su esposa Betty Banner.

Ya antes he manifestado mi admiración por Dale Keown: uno de los primeros comics que compré recién llegado a México fue Incredible Hulk 375, ejemplar que hasta la fecha conservo y recuerdo haberme maravillado ante un Hulk estéticamente muy distinto al que conocía. A la fecha Keown me parece el artista definitivo de Hulk, al haber logrado diferenciar todas las personalidades del Goliath en sus trazos y ser el único que dibuja “correctamente” al Hulk “integrated”.

Su etapa en el título, así como el paso de Gary Frank será motivo de mi siguiente columna.

¿De que va el Hulk de Peter David? (Parte 1)



"The Leader's playing games. But I'm changing the rules."

-Hulk. IH No. 345.

Estoy leyendo What Savage Beast, una novela escrita por Peter David (o PAD, como se le conoce en los Internetz) que tiene de protagonista al Goliath verde y que fue publicada en 1995. La novela tiene una fuerte carga de continuidad y me parece que está situada inmediatamente antes de “Ghosts of the Present”, la secuela de “Ghosts of the Past”, aunque de ahí se aleja totalmente de lo que sucedió en el título regular, que por cierto fue la etapa que ya no leí, endiosado como estaba con Image.

Lo cual me inspira a escribir esta entrada y de una vez hablar de mi escritor favorito: Peter David.

A mediados de los 80 (y sospecho que desde mucho antes), Hulk se había vuelvo un personaje radioactivo. Ningún escritor “reconocido” quería acercársele pues consideraban que francamente no había mucho qué contar. Hulk desde siempre fue un personaje trágico: la relación Bruce-Betty es probablemente uno de los conflictos amorosos mas enredados y largos de la historia: ahí donde el matrimonio Parker y el matrimonio Kent pareciera ser la conclusión del conflicto amoroso (y por lo tanto escritores y editores han hecho todo lo posible por deshacerse de los mismos), Betty y Bruce llevan casados desde 1986, pero el matrimonio no ha sido el final, sino apenas el comienzo de una serie de desventuras, tal y como el propio PAD lo dijo, en los labios de Betty:

“We still continue to circle each other, like two ships passing in the night. An endless, vicious circle; a cycle, even. A cycle that can only be broken at great expense…”

Pues bien, siendo que nadie quería quedarse con el título de uno de los personajes Marvel mas reconocibles pero igualmente ignorados, la decisión de su editor, Bob Harras fue traer a un escritor igualmente radioactivo, pero dispuesto a entrarle a todo: el entonces gerente de ventas de Marvel, a quien Byrne culpaba de spoilear una de sus “obras maestras” y que fue despedido por Jim Shooter de Spectacular Spider-Man: Peter David. La decisión haría de Incredible Hulk uno de los títulos favoritos de la siguiente década y lanzaría a David al estrellato.

Los primeros números de su run básicamente lidian con los danglers que quedaron en el título. Bruce es parte de los Hulkbusters, Rick Jones es Hulk y Thaddeus Ross está muerto. Esta etapa es probablemente las menos recordada y se nota que PAD aún no sabía exactamente hacia donde ir. Betty se casa con un tipo llamado Ramón (matrimonio menos recordado y más efímero que el que tuvo con Talbot). Aunque planta la semilla de historias que sucederían más de 50 números después: el cuerpo de Ross es robado por el Leader, y PAD comienza a jugar con una idea extraída del run de Bill Mantlo, quien en el número 312 había introducido el problema de violencia intrafamiliar (idea de Barry Windsor-Smith, que él está explorando en su obra inconclusa “Monsters”); en dicho número Mike Mignola había dibujado sobre la cabeza del niño Banner la silueta del monstruo verde…

La interpretación de David es que Bruce Banner sufre de trastorno de identidad disociativo y como tal, no es que la Bomba Gamma “creara” una nueva personalidad llamada Hulk. Es que Hulk siempre estuvo ahí. Años mas tarde, David regresaría a contar un episodio de la juventud de Banner, en donde Hulk se abría apoderado por completo de su persona incluso antes de que Banner experimentara con rayos Gamma.

La gran historia de esa primera parte es Ground Zero, arc de 2 números que ha sido recopilado con los 4 números anteriores y que cuenta varias cosas importantes: el primer y no menos memorable enfrentamiento de Hulk con Leader a manos de este escritor, la creación de Rock y el primer Reedemer, el reencuentro de Bruce y Betty y la revelación de que ella está embarazada, así como uno de los enfrentamientos mas memorables entre Hulk y Wolverine. También fue aquí donde PAD profundizó en la relación no entre Banner y Betty, sino entre ésta y Hulk, tema recurrente los años siguientes.

Casi cualquier obra de PAD cuenta con dos elementos que la hacen distintiva: un sentido del humor referencia a cultura pop y crítica social. En esta primera etapa no hay tanto humor, y hay un par de historias de corte social: por un lado regresa ese niño que vimos en Spectacular Spider-Man que calcinó a su abusivo padre, por otro nos encontramos con Man-Bull un personaje trágico a punto de ser linchado por todo un pueblo. David contrasta magistralmente la personalidad de ambos monstruos.

Esta primera etapa cierra, literalmente con una explosión y es como si PAD azotara el tablero sobre el cual se erguían sus personajes y de repente todo lo que venía sucediendo en el título fuera destruido para volver a empezar de cero hacia una dirección totalmente distinta. No sería la última vez que David sometiera a tal stress a sus lectores…

While my guitar gently...twangs!

(Click para agrandar)