martes, 15 de mayo de 2012

El archivo C.C. “A never ending battle” (21 de mayo de 2011).

Me falta ver un aproximado de 30 capítulos de Smallville, entre la temporada 9 y la 10. Aún así y por azares del destino me tocó ver el final y no es una oferta que un entusiasta de la serie como yo deje pasar.

Coincido con X-Treme en muchos de sus planteamientos: ayer me puse a ver escenas de “Lois & Clark: the New Adventures of Superman” y parece que Teri Hatcher jamás leyó un comic de Lois, es torpe, demuestra una fragilidad totalmente fuera de personaje y francamente no es alguien con quien yo, ya no se diga un superhumano quisiera pasar mucho tiempo. Dean Cain jamás me pareció Clark Kent y mucho menos Superman, no se veía muy alto y aunque era atlético, jamás logró llenar las botas anteriormente calzadas por Reeves.

De Superboy no encontré muchos videos para analizar su actuación, pero si recuerdo que Stacy Haiduk y Gerard Christopher hacían buena pareja, aunque el tono campy de la serie y los (muy) malos efectos especiales estaban a la orden del día.

Así llegamos a Smallville, serie que comencé a ver recién casado (2005) y que a estas fechas continúo disfrutando.

Desde por ahí de la temporada 3 me quedó claro que no era una precuela de Superman: the Movie, ni siquiera que se pudiera realemtne creer que era una precuela a los comics, pero también me ha quedado claro desde un inicio que es una serie 100% de Superman.

No estoy diciendo que no esperaba ver una hora completa de Welling enfundado en el disfraz, partiéndole la Mauser a un grupo de parademons, porque es exactamente lo que esperaba para el último capítulo. En ese sentido es otra de las series cuyo final no es suficiente. Sin embargo coincido con los escritores que mataron a Superman: cuando lo hemos tenido en todo su esplendor, no lo hemos valorado. Después de todo no es tan sencillo contar historias de un dios y emocionar a las masas. Por ello el tratamiento de ir poco a poco develando sus poderes era necesario, por mas castrante que fuera el que no podía volar.


De Smallville me queda la forma en que fueron construyendo las historias, en un inicio dándole un peso importantísimo a la familia Kent (los cual me parece lo mas rescatable de las primeras temporadas), pasando a la enemistad con Luthor y culminando en la relación amorosa con Lois (la cual voy apenas descubriendo en la temporada 9 y me tiene francamente emocionado), es una curva que me pareció adecuada.

Además, aunque nunca se vio el traje, hay en cada capítulo un montón de referencias al mito. Desde las frases típicas, pasando por escenarios comunes pero muy actuales, como la bellísima granja Kent o el Diario El Planeta, hasta la simple chamarra roja y camiseta azul que a gran velocidad hacían ver a Clark como el Superhéroe.

De los personajes, la mayoría se me hacen memorables: John Schneider y Anette O’Toole no pudieron estar mejor escogidos para inculcar los valores de verdad, justicia y el estilo de vida americano al kryptoniano. El sacrificio de Pa Kent me parece uno de los grandes momentos de la serie.

Luthor es extraordinario, siempre debatiéndose entre lo que es correcto y su maldad interna, contrastando su relación con Lionel contra la familia de Clark. Por una vez se agradece que Rosembaum se haya dejado rapar para las 8 temporadas que participó y no hayamos visto la absurda y cansada explicación de las pelucas.

Aunque he extrañado a Luthor, la verdad es que Mercy, interpretada por Cassidy Freeman vino a refrescar la serie, con una agenda secreta lo suficientemente amplia para desconocer si es amiga o enemiga.

Chloe fue un personaje novedoso que si me hubiera gustado encontrar en los comics. Total, personajes menores han sido adaptados al medio y la verdad es que su participación es de las cosas mas memorables de la serie y por ello me gustó encontrarla en el capítulo final.

Concuerdo que Erica Durance y Tom Welling son, cada uno Lois y Clark. Welling no me convencía al principio físicamente como Superboy, pero un corte de pelo y su actuación hicieron la diferencia.

Jimmy, Lana (a partir de la tercera temporada bautizada "pugiditos" por LaWife) y Pete me parecen lo mas malo de la serie. La explicación con la que salieron para justificar la corta diferencia de edad con Clark y su prematura muerte; todo el tiempo que Lana se la pasó llorando por tonterías y un Pete mas higadito que el de los comics, los hacen el eslabón mas débil.

Si quería ver a Bruce Wayne y me desilusionó un poco el tratamiento que dieron a villanos como Darkseid o Brainiac, pero la verdad series como Superboy nos mostraron trajes de colores y mucho Spandex y eran ridiculos.

Los capítulos malos son MUY malos, aquel de vampiros en la Universidad o cuando Lois recibe poderes. Hay otros que fueron salvados por los actores: el primer atisbo de que Lois está enamorada de Clark viene gracias a que ambos están atados a un detector de mentiras: decir la verdad salvará la vida de su compañero. Erica dice todo sin palabras.

Yo no voy a extrañar Smallville. Terminando las 10 temporadas comenzaré a verla de nuevo. Eso bajo mis estándares y mi ritmo me dará por lo menos otros 6 años de historias. Mientras saldrá una nueva película del personaje o alguna otra serie del estilo con la cual entretenerse.

Una batalla interminable...

No hay comentarios: