viernes, 27 de abril de 2012

Avengers.



Desde que vimos hace años esa escena tras los créditos finales de “Iron Man” (2008), en donde Samuel Jackson encarnaba a la versión Ultimate de Nick Fury y hablaba de “Avengers:the iniciative”, surgió en mi una emoción, pero también una desconfianza: Marvel acababa de elevar las apuestas a la meta máxima, una película de los Vengadores significaría el epitome de años de adaptaciones, de sueños de fans llevados a la pantalla, la prueba máxima de que los superhéroes tienen esa complejidad y potencial suficiente para cautivar masas que los fans de comics hemos sabido distinguir.

Pero también significaba un gran riesgo: Marvel estaría apostando el todo en una sola cinta, en donde un sinnúmero de factores podrían influir para darnos un fracaso. Con el tiempo la desconfianza se fue apagando, y mi fanboyismo ganó terreno, al punto de la excitación total.

Hoy tenemos el resultado de esos años de hype, de pelis buenas (“Captain America”, “Iron Man”) a mediocres (“Iron Man 2”), de escenas que iban dejando ver que tal vez Marvel no estaba tan equivocada y que Avengers podría ser todo lo que nos estaban prometiendo. Y el resultado a mi gusto es negativo y contraproducente.

La peli sigue la estructura del comic moderno y del estilo decompressed, en donde toma 6, 12, 21 números reunir a un grupo y terminar una trama que en épocas de Stan Lee hubiera abarcado medio comic. Una vez que detecté tal estilo proyectado en la sala de cine, la peli perdió todo interés para mí. No es que abrque muchas cosas, es que al contrario, hay demasiado desperdicio de minutos.

Algunos diálogos son excelentes y valdrían la pena a no ser porque Whedon peca de delirio de escritor y deja correr interminables parlamentos sobre la condición humana, la libertad, la angustia de vivir fuera de tiempo, la divinidad, las culpas de la Black Widow, el comportamiento de Stark, el enojo de Banner, la relación de hermanos, la familia de un personaje que fallece, la torre Stark, la vida amorosa del agente Coulson, lo malo que es perder el cubo cósmico, la bandera estadounidense y un sinfín de temas que, efectivamente suenan a problemáticas y conflictos vistos en los comics, pero que jamás logran interesar al espectador. Probablemente sea la primer buena película de superhéroes, que resulta una mala película en general.

Si uno logra mantenerse despierto durante las primeras dos horas de interminable diálogo y escenas que nos tratan de explicar cosas que los seguidores de las cintas (y obvio de los comics!) ya sabemos, es posible que presenciemos una gran batalla final, en una estructura que me recordó a Transformers 3 (sólo que las pelis de Transformers son estúpidamente divertidas, Avengers sólo es estúpida). Digo “es posible”, porque para el momento en que se da la muy anunciada (en los trailers) batalla con los Chitauri, probablemente estaremos hartos de una trama que hace suficientes minutos dejó de interesar: Loki es un villano muy gris, eso se vio desde “Thor” (2011); el problema es que si en dicha cinta su presencia no significó mucho, poco puede hacer para sostenerse como villano principal en la cinta que lo coronaría todo; en especial porque los mentados alienígenas no aparecen en dos terceras partes de la cinta (y francamente el tráiler nos contó ya la película). El cubo cósmico es “perverso”, pero curiosamente el mayor daño lo hizo en “Captain America” (2011) y la sensación de “esto ya lo he visto antes” no nos abandonará el resto de la trama.

Pienso que el principal problema de la cinta es que intentó agradar a los fans de cada personaje, distribuyendo de forma equitativa los tiempos de cada actor, de manera casi cronometrada: todos pelean, todos discuten sandeces, en esa condición todos (y por lo tanto ninguno) brillan. Hasta Loki y Coulson comparten líneas y líneas de parlamento shakespiriano, que definitivamente está de más en una cinta que a pesar de sus pretensiones no deja de ser una peli veraniega.

El plan de Loki es tan absurdo que hasta el propio Thor le cuestiona que demonios va a sacar como provecho. En determinado momento, Captain America le pregunta al dios del trueno: “¿quieres otra ronda o ya te aburriste?” Pregunta que de ir dirigida al público muy probablemente se respondería con un sonoro “siii”. Posteriormente Stark comenta “esto aún no se termina”, para horror por lo menos, del de la voz que para entonces ya había superado la penita ajena de diálogos como aquél donde Capi afirma “yo sólo creo en un Dios y el mío jamás se vestiría como lo hacen estos”.

Hulk tiene un par de momentos buenos, aunque nunca logré entender porqué camina y pelea como orangután. Desafortunadamente Ruffalo confirió a Banner un tic en las manos que llega a distraer y desagradar, pero su actuación tampoco demerita. Para mi lo mejor fue conciliarme con un personaje que me resultaba insufrible: María Hill. Muy probablemente porque se comporta de manera 100% heroica, contrario a la maldita perra con PMS que aparece en los comics.

Stark está un paso mas cerca de ser el patiño del grupo, y sus conflictos con Steve se ven forzados. Por mas que Downey Jr. Trata de mantener el carisma de la cinta original, la actitud del personaje empieza a cansar. Scarlett Johansson me pareció lo mas rescatable: físicamente es una bomba, y su actuación es bastante buena. Evans y Hemsworth no hacen nada interesante

Estoy seguro que Avengers no será un fracaso comercial: es la peli que todo mundo estaba esperando. Sólo espero que no sea aquella cinta que nos demuestre, de una vez por todas, que el potencial y la complejidad que los fans veíamos nunca estuvo ahí.

1 comentario:

a dijo...

Creo que la pelicula es lo que los fanaticos esperabamos, todos esos años y años de leer comics, no dieron un gusto por siempre querer ver a un equipo haciendo crosover.
Debo de aceptar que estos vengadores son la version Ultimate (Capitan america es el de universo corriente asta pasando media pelicula)y aun asi es casi lo que vimos en los comics de tantos años, ya que los diálogos que mencionan los demás universos los poderes fantásticos, en inclusive lo ilógico y absurdo de algunas situaciones (iron man rotando las eslices del helicarriers sin sentir fuerza centrifuga) y todos esos elementos son los que nos hacian disfrutar tanto los comics.

Realmente para mi es un gran gusto ver las salas de cine repletas de verdad repletas de gente que va a ver una pelicula tan ambiciosa, tanto gente fan o gente casual al genero, y lo mejor es que salen contentos todos, algo que casi no pasa con los comics por que cada quien tiene una vision diferente (ya sabes que el dibujante, uqe las tintas que el guion).

Y si hay errores garrafales en cuantoa lso personajes sus dialosgos perto bueno, acaso no leimos una crisis Infinita?, no vimos una era de apokalipsis?? y si leperdonamos a marvel hacer un one more day, a DC una muerte en la familia con solo ver lapelicula sin tanto (pre)-peros es muy buena.

Como dato loaprendi a la mala con Fanbtastic four y con episodio uno, jamas ver mas de un trailer de lapelicula y no leer reseñas rumores ni nada asta despues de verla! hubiera dado cuatro combos de cine por jamas haber visto en trailers a darth maul sacar el sable doble!