jueves, 26 de enero de 2012

El Archivo CC: "Punisher War Zone" (17-mar-2009)


Siempre he considerado a Punisher un personaje adaptable al cine. Es cierto: se trata de un personaje unidimensional, cuya única finalidad es la venganza, pero siendo que sus poderes son apretar un gatillo, no se necesitaba mucho CGI para crear una buena adaptación, especialmente en los 80’s cuando algún Stallone, o Willis o hasta Schwarzenegger pudieron haber encarnado al héroe; y una historia lo suficientemente buena, podría haber suplido las deficiencias del personaje (después de todo, Frank Castle es igual de profundo que un veterano de Vietnam en busca de una identidad, o que un robot asesino proveniente del futuro, o que un policía que rescata un edificio lleno de rehenes).

No recuerdo la adaptación de Lundgren que vi en el canal 5 hace años, cuando lo que me importaba era ver adaptaciones de comics: así fueran the Mask, Archi o Dick Tracy: a falta de pan tortillas. Lo que si recuerdo es la desilusión de ver a un Punisher sin calavera, un héroe genérico que no tenía ningún contacto con el personaje de Marvel mas que la muerte de su familia.

La película de Thomas Jane se me hizo un buen acercamiento: quitando las escenas de policía encubierto con un bigote falso que grita: “soy un policía encubierto asesíname”; el Frank Castle de Jane es ante todo un ser humano (tal vez por eso no gustó), que no siempre trae su cara de “soy un maldito” y que emplea bien la estrategia, como hacer creer a Howard Saint que su esposa lo está engañando con su homosexual lugarteniente. Admito que es una mezcolanza de conceptos, pero creo que es lo mas cercano a una buena adaptación de Punisher que veremos en el futuro cercano.

Así llegamos a “Punisher: War Zone”, película que difícilmente veremos en el circuito de cines de nuestro país. Citaría todos los errores de la cinta, pero no quiero aburrirlos, así que señalaré unas cuantas razones por las cuales deben alejarse todo lo posible de esta cinta:

• Punisher/Frank Castle: Ray Stevenson nació para ser un dibujo de Tim Bradstreet. Dicho lo anterior, un personaje protagónico que no habla durante los primeros 20 minutos y que se la pasa llorando en un guión sin pies ni cabeza, resulta la peor encarnación de Punisher en cualquier medio. Cero estratega, su jugada mas brillante es meter un lanza cohetes a un cuarto lleno de gangsters. Eso y la escena en que colgado de un candelabro (no me pregunten pa que shingaos hace eso) acribilla a una linda familia muy parecida a los Corleone.

• Un largo e inútil reparto: veamos, está Microchip, que es una buena inclusión interpretada por Wayne Knight (el gordo tranza de Jurassic Park); pero esperen, también está la mamá de Microchip, que aunque es un vegetal, quita tiempo en pantalla. Además está Carlos, el informante de microchip, que los apoya en los trabajos sucios. También tenemos a Martin Soap un policía encargado de investigar a Punisher que decide que en vez de perder el tiempo, mejor se vuelve descaradamente su cómplice, además está el agente del FBI, Paul Budianski otro tipo que termina ayudando a Punisher… fiu! Y todavía no les platico del interés romántico!

• Villanos tontos: yo no sé quien dictó que una forma de demostrar tu maldad es aullando como estúpido y brincando por todos lados. Aparece un tipo que se parece a Barracuda, pero no se dejen engañar, es “villano genérico #257” (al menos la peli de Jane tenía al Ruso como reto físico). El premio especial se lo lleva Jigsaw: un villano que se gana a pulso estar con Mr. Freeze, Blackheart y Laurel Hedare como los villanos mas lames del cine; que junto a su hermano que está “bien locote”, parece villano del ratón Crispín.

• Un guión incomprensible: Yo no sé si Avi Arad se toma la molestia de leer aunque sea la trama antes de iniciar el rodaje. La película comienza indicando una posible amenaza terrorista. Yo creo que corrieron al primer escritor y les dio weva reiniciar el guión, porque de repente, la amenaza se esfuma, Jigsaw es aprehendido, luego lo sueltan y en una noche reúne un ejército de cómo 1000 weyes latinos, chinos e irlandeses que servirán como carne de cañón la última media hora. Ni que decir de la escena en que en vez de ir a rescatar a la muchacha, el agente del FBI y Castle se avientan un tiro: si no fuera por lo estúpido que es Jigsaw, la dama en peligro estaría muerta.

La mejor recomendación que les puedo dar es, no se le acerquen a Punisher War Zone. De veras. De lo contrario Frank Castle perderá ante sus ojos la poca dignidad que aún le quedaba.

No hay comentarios: