miércoles, 30 de noviembre de 2011

The Perfect Page: Batman Contagion.

Contagion me parece uno de los mejores ejemplos de cómo una idea con potencial puede ser totalmente desperdiciada por los creativos. Sin embargo, en pleno Crossover, Alan Grant, Chuck Dixon (w), Vince Giarrano y Grahan Nolan (a) nos regalan dos momentos que muestran la amistad que existe entre Jim Gordon y el murciélago (click para agrandar):






lunes, 28 de noviembre de 2011

Cronicas del Multiverso: Excelsior!



Cronicas del Multiverso: Excelsior!: En el que le dedicamos todo el podcast a hablar exclusivamente sobre Marvel Comics, discutiendo sus etapas divididas por sus Editores en Jefe.

domingo, 27 de noviembre de 2011

La Baticueva de Imaginext.



Ya antes había contado en el foro que en mi infancia tuve el Castillo de Fisher Price. Una estructura tan bien hecha y tan aguantadora, que me duró impecable hasta que me deshice de ella. Años después mi hermana recibió uno de regalo también en perfecto estado.

Heredera de esos diseños está la Baticueva de Imaginext (Mattel), la cual es ahora mucho mas grande y espectacular que su predecesora, aquella que sacaron por ahí de 2007.



Esta estructura para empezar tiene 4 niveles, 5 si se considera el techo y por lo tanto su forma es mas bien alargada:



En el nivel superior tenemos una especie de telescopio que se puede elevar desde el nivel 4. El sistema de elevación y de las puertas es de lo mas sencillo para un niño, basta girar las bases rojas donde se colocan las figuras:



En el nivel medio existe una puerta que se abre siguiendo un principio similar para revelar un arma que lanza arpones:




El nivel inferior es el estacionamiento/taller de vehículos. La Baticueva contiene una figura de Batman, una de Robin y la Bati-Moto; el Batimovil se vende por separado.




La puerta delantera nuevamente sigue el principio de los botones rojos para abrirse:




Además contiene un elevador de la zona de estacionamiento a la computadora, calabozo, cuarto de armas y el taller.



En precio está prácticamente igual que la de 2007 y la verdad es que creo que ahora si desquita cada peso que cuesta.



Un excelente juguete y gran opción para los pequeños. Espero que después de que pase la fiebre Batman a Alan, esta fortaleza sigua sirviendo de todo tipo de guarida para sus personajes favoritos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

El Archivo CC: Tour of the Universe (4 de Octubre de 2009)



A PAIN THAT I’M USED TO.

Primero que nada, gracias a Kal y en especial a Deus, cómo me hubiera gustado que estuvieras ahí.

Me gusta pensar que los fans de Depeche Mode somos distintos al fan promedio. Actualmente somos padres, madres, adultos jóvenes, que descubrimos en sus contrastantes letras oscuras y ritmos alegres algún mensaje que nos llamó y nos pasó de su lado. No somos posers, no somos rockers ni darketos ni emos. Somos una mezcla de todos ellos. Nos involucramos con la vida privada del grupo, encontramos en alguna canción, algo que aplicamos a nuestra vida.

Hoy en el Foro Sol los asistentes pedíamos no una canción específica, sino la epifanía personal de cada uno. La chava de a lado señalaba desconsolada “no van a cantar A question of lust”, mientras su pretendiente (que coreó Stripped a todo pulmón) trataba de abrazarla sopretexto de protegerla del gentío. Aquél otro gritaba que quería escuchar “Home”.

Llegué a las 5:30 esperando NO ser de los primeros y tener tiempo para revisar los puestos callejeros que alrededor del Foro anuncian productos confeccionados en quién sabe qué obscura bodega.

Para los que no lo sepan, fui sólo al concierto. Mi esposa, que en cualquier otro momento asistiría mas que feliz (tiene una fijación con Dave Gahan que…), está embarazada de un niño al cual apenas ayer decidí llamar Alan (como Alan Moore, ese viejo loco que escribió Watchmen, como Alan Wilder, ese músico que junto a Flood creó el sonido de Violator).

De las cuatro veces que he visto a la banda en vivo, sólo una he estado acompañado. Depeche no es para todos, eso lo entiendo (después de todo mi otra gran afición tampoco “es para todos”).

Tras dar una vuelta, me fui a formar a las filas para la entrada. Muchos hombres acompañados de sus mujeres, muchas mujeres acompañadas de sus hombres; pero también muchos adolescentes, llamados no me imagino a gracia de que, pues yo pensaba que Depeche era generacional, como U2 o Oasis. Pero su audiencia fácil oscila entre los 14 y los 40 años.

Así llegué al acceso General A, pegado al escenario, porque verlos tan cerca en las giras pasadas y ahora verlos atrás, como que no. Era hora de luchar por la fila de adelante.


WAITING FOR THE NIGHT.

Llego a los lugares frente al escenario. Adelante, la pareja de la que hablaba antes y unos novios de unos 17 años. Atrás un par de mujeres de unos 35 hablando de sus relaciones tormentosas pasadas, presentes y futuras. Al lado, un trío de tipos embriagándose y contando todos y cada uno de los conciertos a los que han ido: rockers de corazón. Sin nada que hacer, me meto al foro y posteo:

Quote:
Originalmente publicado por Kaliman
Ya estoy en el Foro Sol. Gran ambiente en el general con musica programada por Martin Gore. Manana posteo fotos del escenario previo al concierto. Ahora, a esperar 3 horas

...y esta es la foto que tomé:



WALKING IN MY SHOES.

Depeche es el soundtrack de mi vida. Mi primer amor (platónico) está dolorosamente definido en las 10 canciones de Mussic for the Masses. Sus giras marcan pautas en mi vida y son un referente: durante “Touring the Angel” yo estaba, como dicen los gringos on top f my game, hoy estoy un poco mas abajo. También en 2006, Ale estaba embarazada de mi primer hija.

Eso pienso mientras veo a las masas, los seguidores de Dave y Marty (especialmente Marty: lo adoran las mujeres mexicanas), comenzar a empujar para acercarse a sus ídolos en el momento que salgan.

Son apenas las 7:00 pm.

Dos tipos de Chihuahua comienzan a comentar el trabajo de Frank Miller en Sin City. Eso basta para que yo comience a platicar con ellos dándoles tips de seguidor veterano: que vale la pena comprar, qué es lo que van a tocar. La chava de al lado me pregunta si Marty estará del lado izquierdo o derecho del público, porque lo quiere ver. Yo le digo que no se preocupe: estamos justo enfrente de donde Marty usualmente se pone. Así que lo tendrá para rato.

Son 7:30. todos estamos parados uno encima del otro. Con no mas de 5 centímetros de distancia. Para respirar en esa marea de gente, tengo que mantener la cabeza levantada. Bajarla es respirar aire viciado y los humores de los demás asistentes. Un calambre en la planta del pie derecho me recuerda que no estoy ya para estos trotes de puberto fanatiquerrimo.

NOW THIS IS FUN.

A las 8:00 comienzan los graciositos del público, a gritar cuanta tontería se les ocurre. Los demás sin nada mejor que hacer nos reímos. A las 8:30 aparece el grupo abridor, Quiero Club. La gente, como es natural, los abuchea.

Ahora, entendámonos: Quiero Club es un grupo ampliamente difundido en el D.F. la gente paga de hecho, exclusivamente para irlos a ver. Sus rolas suenan en varias de las estaciones mas escuchadas de la capital incluyendo estaciones no musicales como W Radio.

Si la gente los abuchea, y se mete con ellos, es porque vinieron a ver a Depeche Mode. He presenciado reacciones similares con grupos abridores en Chicago y Nueva Orleans, así que no es que “odien” a la banda. De hecho varios nos movemos con los ritmos electrónicos y las letras sin sentido de la agrupación.

La banda no parece entender tal reacción: Marcela Viejo nos muestra sus dos dedos anulares extendidos, y recibe a cambio un montón de mentadas de madre. En lo personal me parece una total falta de profesionalismo de la artista: hay días buenos y días malos. Y una banda fogueada como ellos debería entenderlo.

Aún así, Quiero Club se avienta 30 minutos tocando y a las 9:05, sale del escenario entre abucheos y coros que gritan “Depeche Mode”.

El boleto señala que el concierto comenzará a las 9:00. Pero en realidad, pasarán 35 minutos mas antes de que aparezca Depeche en el escenario. La gente se arremolina a mi alrededor y se empuja.


WORLD IN MY EYES.

A las 9:40, bajo un cielo totalmente cerrado por los nubarrones, el letrero que anunciaba:



Desaparece; e inician los primeros acordes de “in chains”, la rola que abre el nuevo disco y la gira mundial, con una extraña proyección con un niño que se hace viejo y un viejo que se hace niño y una mujer distorsionada en medio. La marea de gente se mueve y yo con ellos. Debido a mis alergias, al cambio de clima y a que estoy sudando, mi garganta está cerrada. Así que no puedo cantar mas que algunas estrofas.

Wrong continúa y alguna otra del nuevo disco (creo que es hole to feed, su nuevo sencillo). La primer canción totalmente ovacionada es Walking in my shoes, que es acompañada de la perturbadora imagen de un cuervo y un ojo que lo observa.

Si algo aprendió Depeche de sus años tormentosos, es que son un gran acto de rock. Probablemente sean, junto con U2 el más importante acto de rock sobre la tierra en este momento. Los integrantes, (salvo Andrew que ahora está muy relegado en un rincón) se ven dispuestos a explotarse como lo que son: uno de los más grandes espectáculos del mundo.

Por lo mismo, como en anteriores ocasiones, deciden acabar lo mas pronto posible con las canciones del nuevo disco y pasar a los termas clásicos: algunos que han sido sus grandes éxitos y otros un poco menos comunes: una potente versión de Flies on the windscreen nos hace cantar a todos.

HOME.

Llegamos así a un momento favorito de la noche: el solo de Martin Gore. Jezebel, una canción que sólo hasta que la vi en vivo reconocí como la gemela de One Caress en cuanto a interpretación vocal se refiere y, tal vez porque Marty sabe que nos la debía, Home. La gente corea, aún antes de que empiece, la tonada y por ello Marty hace un divertido juego de dirección. Su público le responde.

Marty se ve y se siente mucho mas seguro en el escenario que en otras ocasiones. Está a gusto, por fin está en casa.


MORE THAN A PARTY.

Creo que no hay otro grupo de fans mas organizados como los de Depeche Mode. Ya sea con las típicas lucecitas, o las coronas de Burguer King, los fans de Depeche han sido parte integrante de cada show. Esta vez, con el pretexto de que Policiy of Truth tiene una proyección con globos de colores, los fans han repartido e inflado en esas largas horas de espera cientos de globos multicolor que ahora rebotan de un lado a otro impulsados por nuestros manotazos. Para mi, el mejor momento de la noche.

En ese momento, el cielo se despeja, y una luna llena aparece, para ser el foco incandescente que acompañe al grupo en la interpretación de una canción totalmente orgásmica: In your room. Esta interpretación, basada en la versión original del disco (en contraposición con la del sencillo) me parece excelsa.

Entrando a la última parte del concierto, aparece I Feel You y Never let me dow again que vuelven a prendernos a todos. Viene el juego de los encores. Marty canta “Somebody” (yo sé de mas de uno del foro que fue feliz), y Dave interpreta Stripped, tras lo cual abandono mi puesto de ultrafan y deshidratado por las horas de ayuno y espera me salgo de la masa de gente, para escuchar las últimas interpretaciones del grupo: Personal Jesus (que regresó a varios del camino hacia el coche) y Waiting for the Night que es interpretada en una forma muy emotiva: con Marty y Dave lado al lado en medio de su público.

GOODNIGHT LOVERS

En retrospectiva uno sufre mucho para ver a su grupo favorito: quebranto económico, filas en taquilla y en la entrada del concierto. Meses de espera y de seguir las noticias: no sea que la rodilla de Dave no acabe de sanar del todo. No sea que su garganta no se mejore.

Todo para que en menos de dos horas vengan y se vayan por donde vinieron, para que ni siquiera estrechen tu mano. Para que los mal veas en medio de una sudorosa multitud que estorba tu camino.

Al final, ver a la gente que ha formado el soundtrack de tu vida, aplaudirles, saludarlos aunque ellos no vean mas que las luces del reflector defrente, es una forma de decirles “gracias”. Tal vez pasen años para volverlos a ver, tal vez nunca regresen. Tal vez, como desde siempre han amenazado, este sea su último album su última gira, nuestra última oportunidad de alcanzarlos.

Pero esta noche, en medio de una marea de fans enloquecidos por sus propias razones, ha sido la mas especial, la mas íntima, entre este fan y su artista.

Gracias, Marty. Gracias, Dave.



Buenas noches.

jueves, 24 de noviembre de 2011

El Archivo CC: “Harry Potter” (30 de Julio de 2011)


Harry Potter es la única serie que me ha hecho querer tener 10 años menos.

Para alguien que leyó el primer libro por curiosidad, un año antes del estreno de la primer película y gracias a un artículo del Reforma (solía tener las primeras ediciones en español de los 7 libros. Digo “solía”, porque Vale destruyó el primero) y quien fue el único que a los 23 años llegó vestido con capa negra a la premiere en CNA (hoy es común, hace 10 años sólo un par de niños llegaron así, por lo que es de las pocas veces que me he sentido fuera de lugar al externar mi afición por algo) y salió decepcionado por ver no una película con tintes infantiles, sino una película que adaptaba las cosas sólo por cumplir y de manera superficial (Askaban es la primera que toma riesgos, que no es literal, que a mi gusto es hasta mejor que el libro).

Le tengo entonces envidia a quien en 2001 tenía 11 años y creció con el personaje. Contrasto mis recuerdos de lo distinto que era ser fan de HP en 2001, cuando apenas había un par de artículos promocionales y mas enfocados en las ilustraciones de los libros de Scholastic y paso a este 2011, donde LaWife que se acaba de hacer tardíamente fan de la serie gracias a “Deathly Hallows”, me pide que la espere mientras se sube por cuarta vez al juego de Harry Potter que inauguraron el año pasado en Islands of Adventure; mientras veo las hordas de veinteañeros vestidos con capa y varita formados durante mas de una hora para, en un centro comercial y a la vista de todo mundo, montarse en una escoba; cuando uno de mis amigos del foro me ha contado en una charla casual haber gastado más de 400 pesos comprando una varita para llevarla al estreno.

Harry Potter tocó a una generación que no fue la mía. Yo estuve ahí accidentalmente, en una época en que también devoré los libros de Alice, Narnia y Lord of the Rings, quizá buscando un sustituto aceptable para lo que hoy sigo reconociendo como mi verdadera pasión: los comics de superhéroes.

He visto variar la percepción de la gente hacia la serie: desde las críticas de que era mala literatura, una copia de otros trabajos previos, que si fomentaba la herejía, que si Rowling era el McDonald´s de la literatura infantil, hasta este empoderamiento de esa generación de veinteañeros que ahora no dejarán que Harry Potter sea olvidado.

Me da gusto. Me da gusto que mientras veo las dos partes de “Deathly Hallows” pienso “ahora si lo hicieron bien”, han por fin captado el potencial que yo vi desperdiciado en la primer entrega y en desarrollo durante los siguientes filmes. Y mientras veo tardíamente esta segunda parte, me da gusto ver algo a la altura de “Return of the King” y recuerdo que ni Lucasfilm fue capaz de superar “Empire Strikes Back” en su última entrega y mucho menos en sus precuelas; por lo que en conjunto diría que Harry Potter es una de las sagas cinematográficas mas sólida de todos los tiempos.

Rowling esta ya en esa larga lista de genios británicos. Al haber creado un mundo propio, con escenarios reconocibles, con hechizos que todos podemos intentar, con personajes que para muchos son mas humanos que el muggle de al lado: Ron, Hermione, Snape (mi favorito desde siempre), Albus Dumbledore, Ginny, Moannig Mirtle, Tom Marvolo, y un largo etcetera.


Les tengo envidia, veinteañeros.

Y pienso en la siguiente generación, esa en donde están mis hijos, quienes jamás han tenido que cazar las preguntas de un periódico por asegurar su boleto en una premiere; quienes no se han desvelado leyendo de jalón la última entrega; quienes no han arrastrado a sus padres a una librería a media noche, ni se han formado por gusto 50 minutos afuera de Ollivanders….pobres muggles: no saben lo que es la verdadera magia. Ojalá pronto llegue un sustituto, que los haga pasar de la risa al llanto en una página, que los haga suspirar con el primer amor y ponderar el valor de la verdadera amistad; que los haga sumergirse en un mundo propio, ajeno a todos esos adultos sin magia; que les dé un lenguaje propio de hechizos, plantas exóticas y mascotas que tal vez encierran un enemigo mortal o un valeroso escudero. Que los haga tener los pelos de punta, mientras se internan por primera vez en alguna cámara secreta, escuchando los susurros de un terrible peligro a través de las paredes. Que inicie como un simple cuento infantil y termine como una de las sagas épicas mas memorables del nuevo siglo.

Hasta siempre, Harry Potter…el niño que vivió.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Comics y Piratería.

Estaba leyendo una opinión (medio en broma, medio en serio) de cómo la culpa de la piratería de comics recae en Paul Levitz. La opinión que, como suele suceder con todo lo que termino leyendo en Internet, no es nueva, recuenta como Levitz, entonces Publisher de DC Comics ordenó el retiro de circulación de un número de Elseworlds que contenía una historia mostrando en formas pocas apropiadas (según él) a la familia Kent. El retiro ocasionó que las pocas copias que existían fueran escaneadas y circularan libremente vía Torrent. Según el comentarista, se dio el efecto Streisand, según el cual mientras más quieres impedir la libre circulación de una idea o imagen vía Internet, más se difunde (algo similar a lo que sucedió aquí con El Crimen del Padre Amaro, Presunto Culpable y demás etc.)

Definitivamente no estoy de acuerdo con la afirmación (repito, medio en broma) de que Levitz es causante de la piratería en Internet, pero me quedo con una idea de la opinión: “en el momento que un eslabón de la cadena de distribución falla, la piratería se dispara”.

Como abogado de PI, estoy entrenado para saber que no existe justificación alguna para adquirir un producto apócrifo. En el tema de infracción de marcas no existe tanto problema, el consenso en general parece inclinarse a favor de quienes defienden este tipo de privilegios exclusivos; ¿en el tema de Derechos de Autor? Muy poca gente está de acuerdo. Muchos señalan que el cobrar regalías es “ponerle precio a la cultura” (idea surgida, irónicamente de la frase “el disco es cultura”, con la cual la industria pretendía hacer consciencia de que sin autores de música seríamos un pueblo mas inculto); he escuchado a empresarios y altos ejecutivos, gente que en principio debería saber el valor de una idea, quejándose cada que la Business Software Alliance tiene a bien enviar una carta obligándolos a pagar la licencia de programas de cómputo, casi pareciera que el villano es Microsoft por pretender cobrar por el uso del software que desarrollan. Estoy seguro que si el consenso general no fuera que Todd McFarlane destruyó a la industria, más gente vería a Neil Gaiman como el villano usurero que osó demandar al pobre empresario. Yo mismo me he justificado el hacerme llegar de películas “enlatadas” por sus creadores (aún y cuando un derecho moral es precisamente la facultad de retirar la obra del mercado) o de difícil acceso en México.

Estamos entonces en presencia del “deber ser” frente al “ser”: el “deber ser”, que esgrimen las sociedades de gestión colectiva es que los derechos morales y patrimoniales se deben de respetar por encima de todo (siendo los primeros el derecho sobre la obra y los segundos el derecho sobre las regalías), “el ser” es la poca consciencia que hay hacia el respeto a los mismos. Y es precisamente por esa falta de consciencia, que cada industria (música, comics, películas, etc.) debe hacer una revisión autocrítica de su cadena de distribución. Por lo que es tiempo de asumir las culpas que cada parte tiene.

Hace tiempo en el foro me refería a la industria de la música y a la inminente necesidad de bajas los precios de los discos. Esto ya es una realidad. Me precio de que las descargas ilegales de música que he realizado en mi vida no llegan a mas de una, y que he pagado por cada canción que poseo en mi computadora. Tengo una nutrida colección de discos, y he de confesar que llegué a pagar hasta 600 pesos por un CD de importación, así que recuerdo perfectamente cuando un disco nuevo llegaba a costar hasta 350 pesos, hace menos de 5 años. Corte a este otoño en donde MixUp ofrece todos los CD´s nacionales a 99 pesos. ¿Qué sucedió? Por fin la industria disquera fue rebasada por la realidad: la gente no está dispuesta a pagar por una envoltura bonita si el contenido suena igual a una descarga “gratis” en Internet.

El “deber ser” es que absolutamente todo pirata debe terminar en la cárcel. El “ser” es que existe poca voluntad política para dotar a los órganos administrativos y jurisdiccionales correspondientes de herramientas necesarias para combatir este mal: resulta impopular ser anti-pirata. Es políticamente incorrecto.

Es por eso que sostengo que son las empresas interesadas en estos temas las que “deben” renovarse o morir. En EUA, Blockbuster es cosa del pasado, Borders se declaró en bancarrota y es mas fácil encontrar un fonógrafo vintage que un CD en las tiendas. En México Blockbuster y la industria disquera han pasado años cobrando excesivamente por sus productos. La prueba es que pueden llegar negocios como NetFlix o iTunes y ofrecer el mismo contenido a un precio mucho menor (no fue la piratería la que bajó los precios de los discos, fue iTunes). No sé que tan cierto sea, pero he escuchado que el negocio de Blockbuster son los recargos por entrega tardía, no las rentas.

El “deber ser” es que estas empresas deberían cobrar lo justo por sus productos. El “ser” es que mientras lo pudieron soportar se sirvieron con la cuchara grande, abusando de quienes queríamos “apoyar a la industria” comprando producto original. Hoy ya no compro un disco físico ni por error. Una causa es la falta de espacio, pero la más importante es lo barato que resulta comprar álbumes completos en iTunes. Si tuviera forma de conectarme a internet en la recamara sin peligro de tirar la laptop o la tele, seguramente ya habría cancelado mi suscripción a Blockbuster.

Los comics son la siguiente gran industria cuya presencia física se va a terminar. Casi podría apostar que pronto, serán una industria cuyo material nuevo será totalmente rebasado por reimpresiones (el primer paso es la enorme cantidad de colecciones que tenemos hoy en día). Como la industria de la música nos demuestra, es mas barato reciclar que pagar creativos para crear material nuevo; amén de que las empresas que ostentan los derechos de los personajes, Warner y Disney, están mas ocupadas en trasladar a sus personajes a otros medios y al licensing que en realmente renovar su base de lectores. Contrario a otras décadas, los propietarios de los personajes no están interesados en mantener viva a la industria.

DC relanza su línea si, pero esto es un paliativo que contiene exactamente los mismos vicios que mermaron a la industria hace diez años, prueba de ello es la facilidad con la que una tienda puede especular con los números 1, primera impresión, que a pesar de ser 52, son escasos en copias; la cantidad de portadas especiales y demás artilugios propios de la época mas especulativa y la cantidad de títulos que cargan una continuidad mas enmarañada que lo que existía antes. ¿Alguno de ustedes ha visto alguno de los 52 números en otro lugar que no sea el mercado directo o Internet? ¿Hay siquiera newsstand editions de éste material?

Una industria, que antaño se preciaba de ser un medio de entretenimiento barato, se ha vuelto un comodity: con dos comics te compras un CD. Es mas barato rentar una película de dos horas y media que comprar el nuevo número de Jeph Loeb que se lee en 5 minutos. Vid quiebra y a DC parece no urgirle encontrar un nuevo licenciatario en México.

Nada ha aprendido la industria. Su reflejo tardío es firmar contratos exclusividad con tablets y dispositivos electrónicos, que poco valor real tienen para los fans que desde hace años se han acostumbrado a buscar material que es inaccesible físicamente, en torrents. ¿Porqué pagar por algo que nos hemos acostumbrado a consumir gratis?

La culpa entonces no es de Paul Levitz directamente. Pero si es de todos los involucrados en la cadena de distribución: desde los creativos con sus aires de grandeza y superioridad, hasta la tienda que se sabe monopolio y lo asume con singular alegría para exprimir a los pobres despistados que aún siguen esperanzados en que este Action Comics No. 1 sí los va a sacar de pobres mas adelante. Desde el conglomerado cuyo interés es la ganancia por encima de la historia, hasta el dependiente que maltrata a sus clientes no habituales porque “seguramente no va a comprar nada”.

Todos ellos nos gritan que debemos respetar el “deber ser”, no se han dado cuenta que gracias a que sus abusos pisotearon ese “deber ser” en el pasado, el “ser” los ha rebasado hace mucho tiempo.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Action Figures: Batman-Azrael



Bueno, pues por fin me hice de una figura que desde que vi anunciada me interesó sobremanera: el Batman-Azrael de DC Universe (Mattel). Confieso que prefiero siempre las DC Direct, pero esta figura, al igual que el Superman de la bandera (que nunca he sabido bien a bien que carambas es: muchas articulaciones para ser DC Direct, pero no tiene las mismas de Mattel)son de las figuras que simplemente no podía dejar pasar:



El blister ya venía un poco dañado (la compré en Pericoapa), pero mi intención era abrirla en cuanto la tuviera, así que no me importó. Ficha técnica:



Esta figura forma parte de la BaF de Bane, y contiene la pierna derecha. Al parecer la escala de Bane es correcta y será ligeramente mas grande que la escala de los héroes:



He leído reseñas en donde el empaque dobló feamente las alas (que son flexibles) pero afortunadamente no fue el caso de la mía: la figura viene impecable.



Le doy un 10/10 porque además de estar súper detallada, pude pararla sin necesidad de base y no se ha caído XD.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Cuento: "Batman-Crazy"



Historia por Fermín Reyes.




El puente Aparo conecta a Gotham con el lado continental, hacia los suburbios. Aquel mediodía el frío hacía que agarrar el volante doliera en las articulaciones de los dedos de los conductores. La mujer detuvo su camioneta a un lado del camino de manera intempestiva, tanto que el automóvil de atrás tuvo que desviarse para evitar chocar, mientras tocaba el claxon de esa manera agresiva que tienen los citadinos para, sin golpes de por medio (o a veces con ellos), mostrar su descontento con quienes realizan una afrenta vehicular. La mujer caminó hasta el barandal del puente y sin más se arrojó al vacío, una caída libre que representa 20 pisos. Un par de autos casi chocan, el horror y la sorpresa en la cara de sus conductores.

Al otro lado del puente Aparo, en un barro residencial de lujo, Philip Fletcher padre de tres hijos, presidente de la liga católica y dueño de Químicos Ace fue hacia su estudio, sacó, como cada semana uno de sus tantos revolvers de cacería para limpiarlo y consideró buena idea probarlo. Salió al jardín y se topó con María, una de las ayudantes de la casa. Le pegó dos tiros en la cara. Pegó otros tres al jardinero que se encontraba podando un arbusto y reservó uno para si. Era la primera vez que tenía un arma en la boca, pero sin chistar accionó el gatillo.

Montoya y Bullock regresaban de su patrullaje hacia la estación de policía. Les llamó la atención ver, al lado de la carretera y a pesar del frío cuasi invernal de noviembre, a una mujer arrodillada frente a lo que parecía ser un asiento portabebés. La mujer sonreía y en su mano derecha agitaba lo que parecía ser una sonaja, mientras aparentaba cantar una canción de cuna. Sólo como precaución, Bullock bajó la velocidad y echó las luces hacia donde estaba la figura, la mujer no reaccionó, de pronto se levantó, tomó el asiento portabebés y lo arrojó hacia la carretera. Un objeto tan pequeño no fue visto por el conductor que manejaba a unos 80 km por hora, pero afortunadamente Bullock es de una constitución lo suficientemente robusta, para que cualquiera se frene antes de embestirlo.

El conductor sólo atisbó a bajarse del coche y preguntar “t-todos están bien?”. Bullock, con el niño ahora en brazos no contestó. Fue Montoya quien esposó a la mujer, quien en un estado de total histeria gritaba “no quise hacerlo, no quise hacerlo”.

“Su nombre es Sara Martin”, dijo Jim Gordon mientras se limpiaba los anteojos y los revisaba a contraluz, esperando tal vez que la extra transparencia en las micas ahora si resultara en la última vez que tendría que ejecutar la maniobra en su vida. “Además del bebé tiene otros dos niños. Hemos entrevistado a sus vecinos y a los padres de familia de la escuela de sus hijos y todos la califican como una madre ejemplar”. La figura lo escuchaba sin emitir sonido alguno. Ambos detrás del espejo observaban a la mujer, traída horas antes por René Montoya y quien lloraba desconsolada.

“Regresaba de dejar a su esposo en el aeropuerto, dice que se le hizo buena idea bajarse del coche a arrullar a su niño y de repente tuvo la idea de que se dormiría mas rápido si lo arrojaba al camino. Gracias a Dios Bullock y Montoya la encontraron primero”. “¿Antecedentes de problemas mentales en su familia?” preguntó la figura con esa voz de ultratumba que a pesar de los años de conocerlo seguía erizando la piel del Comisionado. “Ninguno, ni la mas pequeña ansiedad. Los psicólogos forenses ya la han examinado y fuera del shock que le provocó la situación no encuentran ningún desorden. Hay otra cosa. Tras su segundo hijo, los Martin parecían no poder embarazarse. Pasaron dos años en costosos tratamientos para poder tener un tercero. Era la mujer la que insistía”. “Así que una mujer ejemplar, sin ningún problema psiquiátrico decide un buen día que la mejor manera de dormir a su hijo es lanzarlo a la carretera. Suena a algo que el Dr. Crane o el Joker harían”.

“Sólo que ambos llevan meses en Arkham. Ya mandé a revisar sus celdas y están ahí. Joker está comatoso, incluso”. “Eso no lo ha detenido antes. Avísame el resultado de los toxicológicos, si Crane o Joker han vuelto a las andadas lo descubriremos ahí”. La figura desapareció, mientras Gordon revisaba nuevamente la figura de la mujer. Lidiar con Joker o Scarecrow no era para nada fácil o deseable, pero por lo menos ya conocían su modus operandi. Un pensamiento le inquietaba “¿Qué tal si se trata de alguien nuevo?”.

En el sótano de un edificio, un hombre de unos 30 años cantaba frente a una estufa una recién aprendida canción de cuna:

“Al niño bonito
¿Qué le daré?
Un conejito
que ayer pillé
es muy mansito,
no sabe morder.
Aquí se lo traigo,
para que juegue
usted.”

El hombre siguió tarareando, mientras con una cuchara sorbía un poco del guisado que tenía enfrente. Le gustó el sabor. Siguió moviendo el contenido de la olla con la cuchara un poco mas, antes de servirse una buena porción.

“Los resultados toxicológicos resultaron negativos, la mujer no podría estar mas limpia” informó Gordon a Batman cuando este le llamó. “Yo tampoco tengo noticias. Joker y Crane están en su celda, al parecer tan desconectados del mundo que dudo mucho que sepan en que época viven”. Gordon respiró tranquilo “Puede que sea un caso aislado después de todo”. “Nunca lo son”, contestó el murciélago y colgó.

En el edificio vivía una madre soltera y sus tres hijas. Todas adolescentes, tan iguales y tan distintas entre sí, que se podía adivinar que la madre había tenido distintas parejas sexuales en un lapso relativamente corto de tiempo. La mas hermosa era la mayor, Mariela, quien fuera del tiempo de la escuela, pasaba muchas horas en casa, cuidando y procurando a su madre. Mariela detestaba vivir en ese cuchitril, pero entendía que su madre nunca había tenido un trabajo estable y era caro mantener a 4 con los míseros sueldos de los trabajos peor pagados en la ciudad. Aquél día, su madre la oyó llegar de la escuela a la misma hora de siempre, pero Mariela entró a la casa 10 minutos después. “¿porqué tardaste en subir?” preguntó la madre. “Perdón, me quedé platicando con un vecino que conocí el otro día. Es un viejito de lo mas amable”.

Greg Masiello respondió el teléfono de su oficina para recibir la quinta felicitación de la mañana. No todos los días lo promueven a uno a VP de ventas de la compañía farmacéutica más importante de Gotham. Mientras platicaba animadamente con la persona que le llamaba, tomó un abrecartas y comenzó a abrir su correspondencia. Su asistente entró con el primero de muchos cafés de la mañana, y Greg, sin decir palabra tomó el abrecartas y le abrió la yugular. Se despidió de la persona al otro lado de la línea y colgó. Dio un sorbo a su café mientras observaba en el suelo desangrarse a su asistente. Luego se puso a contestar mails en la computadora.


El frío nocturno se clavaba en la pronunciada frente y las orejas de Jim Gordon. La azotea de la Comisaría no era un lugar para estar en la noche en noviembre. A decir verdad no era un lugar para estar a ninguna hora en ninguna época del año, pero el murciélago esperaba. Gordon visiblemente confundido comentaba a su recién llegado acompañante “La mujer se llamaba Mónica Hammond. Fue asistente de Masiello por 2 años. Según sus compañeros de trabajo siempre llevaron una relación cordial, nada fuera de la oficina”. “¿Es cierto que lo promovieron ese día?” susurró Batman. “Si, además tiene una esposa y una recién nacida”. Batman tronó la boca: “Así que nuevamente nos topamos con ciudadanos ejemplares que espontáneamente se vuelven locos”.

“Y tenemos otro mas…” dijo Gordon: “Originalmente no lo vinculamos porque no existía un patrón, pero hace una semana Philip Fletcher de Ace Chemicals mató a dos ayudantes y se suicidó”. “Aspiración de humos tóxicos?”, preguntó el murciélago. “Nuevamente nada,” replicó Gordon “los exámenes toxicológicos salieron limpios. Si acaso, un par de whikeys”.

Bajo la máscara, el murciélago frunció el ceño: “Volviendo a nuestro ejecutivo ¿Qué declaró Masiello?”. “Nada, que se le hizo buena idea probar el abrecartas con su asistente”. El murciélago abrió los ojos, nuevamente esas palabras “buena idea”, una buena idea que resulta mortal. Definitivamente ambos sucesos, la madre y Masiello estaban relacionados. Probablemente si el agujero de 20 centímetros de diámetro en el cráneo de Fletcher lo dejara hablar, diría lo mismo: que en el momento, meterle dos tiros a su ama de llaves en medio de los ojos y después volarse los sesos había parecido una “buena idea”. ¿Cuantos casos más existirían antes de detener lo que fuera que estaba terminando con la reputación (y la vida) de ciudadanos ejemplares en su ciudad?

Las 6:30 PM eran una hora lo suficientemente fría y oscura en esa ciudad de la Costa Este para prevenir que hubiera mucha gente en la calle. El hombre salió de la casa cubierto con una cazadora de borrego, una bufanda de cuadros y una gorra del equipo local, los Gotham Knights. En ese barrio bajo no existía mas que un mini super con servicio las 24 hrs., el tipo de lugar que funciona para comprar una botella a altas horas de la noche a través de un vidrio blindado, pero que carece de las mas elementales especias para cocinar. El hombre refunfuñó. Tendría que caminar unas 5 cuadras para conseguir orégano y pimienta entera, los condimentos que necesitaba para la cena de esta noche. Caminaba a paso firme, mientras el frío arreciaba, sonrió. Sería una buena época para la venta de antibióticos: por su cabeza desfilaban tablas con proyecciones de ventas, e incluso en un momento pudo dilucidar el porcentaje de utilidades que tales ventas traerían, si él fuera algún ejecutivo de una compañía farmacéutica.

Al bajar los escalones que conectaban el Callejón del Crimen con Morrison Avenue sintió una presencia tras de él. Apresuró el paso y de repente, un sujeto le cortó el camino. El hombre había leído suficientes historias de la zona como para identificar lo que era un asalto. La persona tras de él lo empujó. El de adelante le dio un puñetazo en la cara. Ahí tirado en el suelo, sintió como lo esculcaban y le extraían su cartera. Vaciaron su contenido y se llevaron la cartera y el efectivo. El hombre se quedó tirado un momento mientras con una mano trataba de evitar que la sangre de la nariz fluyera y con el otro trataba de recoger sus pertenencias: una licencia de conducir falsa, una fotografía vieja, una tarjeta telefónica.

Al otro lado de la ciudad, Greg Masiello era nuevamente interrogado. Recordaba haber estado totalmente lúcido mientras punzaba la arteria de su asistente con el abrecartas. Recordaba la llamada telefónica y el aroma del café recién filtrado mezclarse con el ferroso olor de la sangre. Los policías le preguntaron quién le había llamado. Masiello que en principio no recordaba ese detalle (habiendo sido felicitado todo el día por su nuevo ascenso), titubeó y dijo “c-creo que ya lo recordé, pero es imposible”. Tras el espejo Gordon dejó la libreta de anotaciones un momento y prestó atención a la cara del hombre. “¿Por qué dices que es imposible?¿quien te llamó?” preguntó el policía a cargo del interrogatorio. “Me llamó mi padre”, dijo Masiello. “Pero digo que eso es imposible, porque hace mas de un año que falleció”.




Gordon se veía preocupado “ahora puedo decirte que no es coincidencia, y que hay mas muertes relacionadas de lo que pudiéramos imaginar”. Batman que llevaba menos de medio minuto en la oficina lo observó inquisitivo, aunque bajo la mascara era difícil imaginar lo que estaba pensando.

“Lo que tenemos en la pantalla es la grabación de la cámara de seguridad arriba del puente Aparo. El pasado viernes una maestra de kindergarden, Mary Ann Lee se suicidó arrojándose al río. No pensamos que estuviera relacionado, hasta que vimos las imágenes.”

Gordon reprodujo el video. En el se mostraba una camioneta tipo suburban que hacía alto total en medio del tráfico de manera repentina y una mujer que abría la puerta del conductor, caminaba tranquilamente, casi como hipnotizada y se lanzaba al vacío. Batman volteó a ver a Gordon interrogante. Gordon hizo un gesto que indicaba que el murciélago debería esperar unos segundos.

La imagen ahora, sucediendo en cámara rápida, mostraba a gente deteniendo sus autos y arremolinándose en torno del puente. Los típicos morbosos que bajan la velocidad ante el más mínimo alcance vehicular, y que de plano se detienen ante volcaduras, choques contra arboles y atropellados. Ahora en las imágenes se veían unas 20 personas y una patrulla que se detenía a verificar el incidente. Mientras todas las personas estiraban el cuello para ver hacia abajo, a sus espaldas alguien descendió de la camioneta tipo suburban. Las borrosas imágenes mostraban un tipo delgado enfundado en una chamarra, algo que parecía una bufanda y una gorra, que tranquilamente abandonaba el vehículo minutos antes piloteado por la mujer y desaparecía de la pantalla sin que nadie se hubiera percatado de su presencia.

“El hombre que no estuvo ahí” dijo Batman. Gordon respondió “Batman, era de día. Ya interrogamos a los testigos, nadie recuerda haber visto a otro tripulante. Incluso, tu lo viste, uno de los patrulleros se asomó al interior y no recuerda haber visto nada”. Definitivamente no era algo que sucediera todos los días. Batman se levantó y dijo “creo que ya sé quien es nuestro asesino. Sólo necesito un favor. Necesito la lista de personas desaparecidas en Gotham la última semana. Necesito saber si el número se incrementó.”

“¿S-sospechas que existen más crímenes relacionados?” preguntó Gordon incrédulo. “No lo sospecho, estoy casi seguro. Estoy seguro que nuestro asesino está jugando con nosotros. Ha cambiado su modus operandi, pero definitivamente no podrá cambiar sus hábitos. Busca desapariciones recientes y dime la zona de la ciudad.”

Esa semana Mariela ya no llegó temprano a casa para platicar con el “anciano que vivía en el sótano”. Aunque éste la esperaba, invisible a los ojos de todas las personas, incluyendo los de la madre de Mariela. El vecino comenzaba a impacientarse. ¿Dónde estaba esa niña que en pocos días empezaba a robar su corazón? Enojado regresó a su pequeño apartamento en el sótano del edificio. El delicioso aroma de un buen estofado se filtraba a través de la puerta.

En una azotea Batman escrutaba la ciudad. SU ciudad. Había un asesino suelto en su ciudad que la mancillaba. Y otra víctima inocente esperando turno.

En la Comisaría, Crispus Allen regresó con la lista: Gordon se sobresaltó…el número de personas desaparecidas había incrementado exponencialmente en una parte de la ciudad en el último mes. La zona era lo único que Batman estaba esperando para detener esta pesadilla. “Park Row. ¡El asesino se encuentra en la zona de Park Row!”

En la mesa de la cocina había dos carteras, una navaja y otros objetos personales que no pertenecían al hombre. Los había extraído de dos ladronzuelos menores que hacía un par de días habían tenido el infortunio de toparse con él y pretender robarlo. El hombre ahora sabía que esos dos ladrones robaban para mantener sus adicciones. No eran los organismos mas saludables, pero a caballo regalado no se le ve el diente. Estos dos tenían merecido su destino. Cuando estaba por servirse la cena, escuchó la puerta del edificio: era Mariela, acompañada de un apuesto joven al que nunca había visto. Él la besó tiernamente, antes de que Mariela cerrara la puerta y subiera las escaleras hacia su casa.

El hombre entró en cólera. Sin quitarse siquiera el delantal salió de su departamento, situado en el sótano del edificio y se dirigió, invisible como siempre hasta la puerta del departamento de Mariela. Adentro se escucharon gritos.

La madre jaloneó del cabello a la joven mientras le gritaba “DONDE ESTABAS, ZORRA???” con una mano y con suficiente fuerza para levantarla del piso, dirigiéndola a la cocina. Afuera del departamento el hombre hizo un movimiento y veía con sus propios ojos como la madre de Mariela buscaba en los cajones algún cuchillo. Las manos del hombre se movían frenéticamente en el aire, como buscando algo. De pronto, Mariela pateó a su madre en la espinilla y el hombre gritó de dolor. La niña corrió al baño del pequeño apartamento y se parapetó tras la puerta. Su madre llegó hasta ahí golpeando con furia la blanca madera. “ABRE!” gritó aquel hombre, y entonces se dio cuenta que desde otros departamentos se asomaban los vecinos. Desconocía cuanto tiempo lo habían estado observando, a él que hasta hace unos minutos había sido invisible.

Batman iba a medio camino hacia Park Row cuando escuchó, en la frecuencia del 911, una llamada de auxilio en la zona, de lo que parecía un altercado doméstico. Para él no había duda de lo que iba a encontrar. Llegó hasta la dirección proporcionada por lo vecinos, subió hasta la azotea del edificio y con la armadura que cubre su cuerpo destruyó el tragaluz al tiempo que gritaba “no la mates, Stirk!”.

Cornelious Stirk perdió el contacto telepático con la madre de Mariela, sólo momentos antes de que aquella tratara de encajar un cuchillo en la garganta de la niña. La madre reaccionó y abrazó a la adolescente entre lágrimas.

Desorientado por la sorpresa, Stirk dio un par de estocadas en el aire antes de percatarse de que no tenía ningún instrumento punzocortante en la mano. Lo último que vio fueron los nudillos del puño derecho de Batman.

El frío no cesaba en Gotham. La oficina de Gordon permanecía con la ventana abierta, mientras la puerta estaba cerrada. En su interior se vislumbraban dos siluetas. Una era el comisionado y otra bastante inhumana, parecía un murciélago gigante. “Aunque necesitará terapia, una muchacha te debe la vida esta noche, Batman”. “Es mi único consuelo después de todos los cadáveres que dejó Stirk”.

“¿Cómo supiste que era él?,”preguntó el Comisionado.

“Tuve mis dudas, pero siempre sospeché de un telepata”. La pista más importante nos la dio Masiello. Recordará que en sus crímenes anteriores, Stirk hacía ver a sus víctimas como gente famosa: El presidente Lincoln o el propio Jesucristo. No sabemos a quién vieron la maestra ni Fletcher, pero Masiello dice haber escuchado la voz de su padre por teléfono. Seguramente era Stirk induciéndolo a cometer el asesinato. Creo que es su forma de vengarse de la gente que ha hecho a Gotham próspera: maestros, empresarios. Gente a la que Strik no podría acceder mas que a distancia, a través de entrenar su mente para invadir la de los demás. La maestra fue la primer víctima y con la que utilizó su método tradicional, seguramente hizo auto-stop, proyectando la imagen de alguien a quien ella conocía. Aunque Sara Martin no refirió nada inusual antes de aventar a su bebé, es posible que Stirk la hiciera olvidar su encuentro con él, así como Masiello no recordó en pricipio la llamada de su supuesto padre.”

“De ahí sólo fue localizar a un segundo grupo de víctimas: Stirk practica el canibalismo. Todos los muertos que conocíamos estaban completos, por lo que era evidente que se estaba alimentado de un segundo grupo, tal vez personas desamparadas o de una clase social baja, vecinos de la zona que habitaba, gente a la que Stirk no mataría a distancia pues necesitaba disponer de ellas. Pensé que pasaría horas, tal vez días patrullando la zona para encontrarlo. No contaba con el detalle de que Strik, con todo lo monstruoso y repugnante que es, sería capaz de sentir algo que él reconoció como amor. Amor por una jovencita a la que nunca le mostró su verdadero yo, transmitiéndole la imagen mental de un bondadoso anciano y quien le rompió el corazón, trayendo a su nuevo novio a casa.

Al final, lo que derrotó a Stirk fue su propia cobardía, al volverse el hombre invisible incluso para la mujer que amaba. El hombre que nunca estuvo. Lamento dejarlo comisionado, en especial sabiendo que será una larga noche, recuperando los cadáveres de la gente que Stirk devoró.”

Tras decir esto Batman salió por la ventana dejando solo a Gordon. Un escalofrío recorrió la espina dorsal del Comisionado. Esta vez no era por el frío.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Riffke Enterprises.


“Hal Jordan of Earth.
You have the ability to overcome great fear.
Welcome to the Green Lantern Corps.”


En la primer reunión de foristas que tuvo lugar en la ciudad de México, conocí a Riffke, cuyo nombre de superhéroe es César y a quien, al igual que todos los foristas convocados ese día, identifiqué como un hermano de afición. Con el tiempo Riffke se hizo amigo mío y, gracias a su entonces novia y ahora esposa, también amigo de mi mujer.

He tenido la suerte de contar con excelentes amigos a lo largo de mi vida. Ya en este blog he hablado de Mauricio, que a los 9 años me devolvería el gusto por las historietas.

Otra constante es que la mayoría de mis amigos ha partido de mi vida en algún momento. Apenas el año pasado vi irse a quien sigo considerando una excelente amiga. Quiero pensar que son las circunstancias: la Ciudad de México no deja de ser un cruce de caminos, habemos gente que inmigró y muchos eventualmente se van. Mi mejor amigo de la Universidad vive ahora en Chiapas.

Riffke no es la excepción. Si algún amigo tengo que sea un emprendedor, en todo el sentido de la palabra es él. Desde que lo conozco ha estado en constante movimiento lleno de proyectos y buscando…buscando. Porque siento que compartimos el mismo gusto por el dinero y por potenciar nuestra profesión, pasé horas escuchando su visión de la vida, de su carrera, incluso de su familia. Al final son esas charlas lo que nos va uniendo a la gente: cuando te sientes reflejado en los pensamientos e ideales del otro.

Mientras mi superhéroes favorito ha sido Spider-Man el de Riffke es Linterna Verde. ¿Y saben una cosa? César realmente es el portador del will-power. Sus esfuerzos y su optimismo es algo que le admiro. La tercer cosa que le admiro es la facilidad con la que escucha la opinión de Cynthia, su esposa. La claridad que ambos tienen para ponerse de acuerdo en sus fines y sus metas es algo que no se ve todos los días en una relación.

Por estos días esos esfuerzos de ambos los llevarán a mudarse otro país. Ni mi esposa ni yo tenemos duda de que les va a ir excelentemente bien en la vida. Que más temprano que tarde estaremos escuchando de “Riffke Enterprises, Inc.”, o alguna otra casa productora de cine, dirigida por él y alguna otra de comunicación y contenidos comandada por Cyn.

En el camino, me quedaré con otro amigo en la distancia. Sé que, contrario a otras personas seguiremos en contacto por las redes sociales, pero no me deja de pesar que se vaya. Apenas me reveló que la primer persona a quien vio deshacerse de (algunos de) sus comics con una facilidad pasmosa fue a mi y eso lo llevó a deshacerse por completo de su colección, todo en pos de su nueva aventura. Al igual que con otros foristas, yo resulté beneficiado con parte del botín. Leerlos y cuidarlos será parte de honrar nuestra amistad (como hasta la fecha cuido comics que compartí con Mauricio). Nunca he sabido dar mejor homenaje.

Suerte en tu nueva empresa, mi amigo. Suerte a ambos y buen viaje.

Parafraseando a Bart Simpson: “tu tienes la inteligencia para llegar hasta donde quieras. Y cuando llegues, yo estaré contigo para pedirte prestado.”


-El Doc Riffkematizado.

The Perfect Page: "Slayride"

En una noche navideña, Robin escoge mal el auto para recibir un aventón (click para agrandar):









La masacre continúa ante el impaciente Tim:





¿Lo único que detiene a Joker? Una broma de los hermanos Marx.



Paul Dini (w), Don Kramer (a).

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Archivo CC: “The sins of the father” (26-Dic-2010)

Shall the sins of Bruce’s father be visited upon the son?

Bill Mantlo, Peter David, Greg Pak (w), Mike Mignola, Dale Keown, Paul Pelletier (a):



















The Perfect Page: The Nearness of you.

Un tema recurrente en comics de superhéroes, en especial en las llamadas “Crisis” y crossovers Marvel del tipo “Infinite Gauntlet” son los desfases temporales o los cambios de realidad. Tras algún evento del estilo de Zero Hour, la realidad de los héroes se modifica de manera parcial.

Algo que siempre me molestó, particularmente de DC, es que las crisis parecían sólo afectar a los héroes y sus familias. Nunca a personas normales.

Parece que Kurt Busiek (w) y Brent Anderson (a) compartían mi molestia e hicieron algo. Una historia. Michael sueña todas las noches con alguien a quien amó, pero para el resto del mundo esa mujer no existe (dar click para agrandar la imagen):















En última instancia, entre recordar a su amor perdido y olvidar que alguna vez existió, Michael decide recordarla.

Y eso hace toda la diferencia.