domingo, 30 de octubre de 2011

CC Archivo: Cuento para concurso lado oscuro (Oct-2009)


LA NOCHE ANTERIOR.

El murciélago no recuerda qué sucedió la noche anterior. Despierta en un callejón que no reconoce con dolor intenso en los huesos y el sabor ferroso de la sangre en la boca.

El traje pesa demasiado (“siempre sospeché que pesaría demasiado”), con el chaleco de kevlar y los gadgets alrededor de la cintura. Con esa mascara llena de circuitos (“en serio, ¿Cómo puede ver con todo esto?”).

La noche anterior.

Como puede se incorpora. Los guantes estorban y se resbalan al tratar de asirse a la pared (“yo no estaba aquí la noche anterior”). Al segundo intento, prefiere arrancarse el guante y una sudorosa mano revela mas uñas rotas de las que puede soportar ver.

La noche anterior. Si tan solo recordara…

(Iba en el auto…había dejado la oficina y escuchaba cualquier cosa en la radio). Por fin se cansa de la capa, es demasiado (“¿Cómo rayos me deshago de la capa?”) dando tirones trata infructuosamente de quitarse el collarín protector que le rodea el cuello (“me asfixia!”), pero resulta que el cuello está unido al chaleco kevlar y a quien sabe que mas. Se apoya con la espalda en la pared (“cómo me duele la espalda!”).

La noche anterior.

(En el coche iba pensando ya en el día de mañana, en los pendientes que dejó en el trabajo. En la mejor estrategia para por fin cerrar aquel caso). El callejón está mojado (“¡entonces comenzó la tormenta!”), el olor a humedad se funde con la putrefacción de la basura. Tiene el cuerpo molido y ya no quiere por vida de Dios, estar dentro del disfraz (“¿Qué estaba haciendo cuando comenzó la tormenta?”).

Comienza a gritar, a pedir ayuda, pero los callejones son mas solitarios de lo que supondría, además, razona, quien sabe qué clase de gente se esconde en la oscuridad a estas horas.

La noche anterior.

(Comenzó la tormenta. Los limpiaparabrisas no funcionan bien y apenas ve. Piensa en que no funcionaron durante toda la temporada de lluvias, por la desidia de pararse en una gasolinera a cambiarlos).

En silencio avanza por el callejón (“manejaba cuando empezó la tormenta”).

(En un instante comenzaron los truenos y la lluvia torrencial. “Pensé en llamar a mi esposa, pero al sacar el teléfono se me cayó de las manos y fue a dar bajo el asiento del conductor”). En el callejón escucha un ruido: de entre la oscuridad aparece un grupo de pandilleros (“curioso”), piensa, mientras observa que todos traen la cara pintada como payasos de circo (“y sin embargo algo me resulta familiar en ellos”).

“Aquí está el murciélago!” gritan.

La noche anterior.

(“Intenté buscar el aparato bajo el asiento pero me di cuenta que era imposible sacarlo. Ya lo sacaré llegando a casa…sólo que nunca llegué”) Frena para no estamparse con el de adelante y entonces lo nota: los cielos están rojos. La tormenta es de un color escarlata (“recuerdo como me dio pánico. Pensé que el mundo se acabaría”). Y entonces…cayó el rayo.

En el callejón, el hombre vestido de murciélago grita y escucho mi propia voz pidiendo auxilio nuevamente. (“Esto debe ser un error. Un maldito error. Yo sólo soy un hombre. Un abogado, con esposa e hijos. ¿Por qué querrían estos tipos matarme?”). Entonces recuerdo porque me parecen conocidos: todas esas tardes leyendo Batman, ya debería reconocerlos. Son los compinches de Joker.

Antes de recibir un disparo en la nuca observo un periódico en el callejón con el siguiente encabezado: “FINAL CRISIS ENDS. BATMAN M.I.A.”

Muero sin jamás comprender su significado.

sábado, 29 de octubre de 2011

Me despido de Comicastle.

El siguiente texto es mi despedida del foro Comicastle el día de hoy:

"Estoy justo a un año de cumplir 10 desde que abrí esta cuenta. Tengo poco mas de 10,000 posts, porque contrario a lo que muchos piensan son mas las veces que me he quedado sin expresar mi opinión que las que he puesto algo. Estoy convencido de que mi cuenta es parte de mi personalidad y por lo tanto he sido tan cuidadoso, personal e íntimo como suelo ser en la vida real, no sin pocos problemas, cuando (ahí si) desde el anonimato, gente empezó a trollear con uno de los episodios mas tristes de mi vida (tampoco es que me interese lo que una zarta de descerebrados ninis piensen de mi). Pero este fue el primer lugar donde anuncié el nacimiento de mis hijos y en general es un foro en el que sentí un grado de pertenencia. Por eso es que no estoy dispuesto a que ningún hijo de vecina califique mis comentarios de “estupideces”.

El haber conocido a tanta gente y a la fecha tener muy buenos amigos que han salido de estas horas de tiempo perdido me hacen pensar que ha valido la pena haber entrado y que la reputación del forista Kaliman creció en estos años (lo que en marcas es el “goodwill”).

Creo firmemente que gente como yo (lo voy a decir sin modestia), gente como X-treme, como falange, como Hells y un largo etc. hemos enriquecido el foro como pocos sitios de Internet en español. No cabe duda que de cuando en vez troleamos y troleamos duro. Pero la mayor parte del tiempo utilizamos éste y todos los espacios en los que realizamos nuestra actividad en Internet para dejar algo de provecho, algo para retroalimentar y retroalimentarnos todos en los temas que nos apasionan.

Sin X-treme yo no hubiera comprado (en Comicastle por cierto) todos los volúmenes de Starman (en TPBs primero y luego en su edición Omnibus). Sin falange no hubiera comprado (en Comicastle por cierto) el HC de Agents of Atlas. Sin JIV yo no hubiera comprado (en Comicastle, por cierto) el run completo de Brubaker en CA, primero en TPBs y luego en Omnibuses. Estoy 100% seguro que alguna de las tantas críticas o comentarios que dejé influyeron para que alguien comprara (o dejara de comprar) determinada serie. Por lo menos a que lo leyera y a partir de ahí decidiera continuar o no (ni Romanticide ni Rifke lograron nunca que me interesara medianamente por Fables, por ejemplo).

Se que a estas alturas, nada de esto importa. Pero por lo mismo estoy dispuesto a poner (o a no poner) mi dinero en donde está mi boca. Hay otros espacios en donde actualmente me estoy expresando, en mi cuenta de Twitter o en mi blog y que con gusto seguiré posteando mientras me sigan aguantando.

Hace poco menos de un año, comencé un proceso de ayuda personal (hasta los superhéroes necesitamos talacha de vez en cuando) en donde empecé a entender que las cosas necesariamente cambian y que el haber encontrado en determinadas personas u objetos una tabla de salvación no significa que estemos eternamente enganchados. A veces superar esas tablas (sean personas o cosas) es una manifestación de cordura.

De Comicastle me llevo el haber conocido a gente increíble en todo el sentido de la palabra, algunos que al igual que yo hago hoy, han abandonado el foro desde hace tiempo y otros que a pesar de que nos vemos aquí, las pláticas mas sabrosas y extensas las continuamos en otros lados. El foro comenzó siendo el centro del universo on-line para mi, pero tampoco es que no haya vida después del foro. A decir verdad ya me venía chiquito. Tal vez ahora si dedicaré mis ratos de ocio a escribir un libro o alguna columna o alguna crónica. Por lo menos a titularme de la maestría.

Sinceramente espero que la gente que ingresa encuentre el mismo grado de amistad, de camadería y de calidad humana que yo encontré en foristas de mi generación. ¿Para qué sino, sirve una red social?

Hasta siempre, foristas de Comicastle."

jueves, 27 de octubre de 2011

La Isla de las Arañas.


Esta semana concluyó Spider-Island, el primer gran cross over a manos de quien espero continúe al mando de Amazing Spider-Man por muchos, muchos años: el genial Dan Slott.

La premisa no es nada que no hayamos visto en el pasado: ¿qué sucedería si de repente las personas comunes y corrientes adquirieran super-poderes?

Eso sucede con Nueva York: la gran manzana se ve de pronto invadida de trepadores de muros, gente que se columpia con telarañas orgánicos, que es superfuerte y tiene sentido arácnido. Como sucede en cualquier sociedad, no por obtener poderes la gente va a comportarse: quienes son buenos tratan de ayudar, y quienes tienen malas intenciones fomentan el caos y el terror.

Slott es neoyorkino, es fanboy y es fan del Hombre Araña. Esos tres elementos lo llevan a captar la esencia de una ciudad cuyos habitantes aman vivir ahí, se precian de lo que son, pero que suelen vivir estresados, enojados y de prisa. Todo lo tapiza con una historia que en general resulta bastante amena y, a pesar de la cantidad de héroes que maneja, bastante fluída y fácil de leer. No por eso no abundan los cameos y los Easter eggs, como cierto personaje que deja todo al azar y que no veíamos desde hace por lo menos unos 15 años…

Slott escribe otra carta de amor a los fans de personaje; la moraleja de la historia es, como alguien dice en el último número, que el tener poderes arácnidos no te hace ser Spider-Man, PETER PARKER es lo que hace a Spidey lo que es: un héroe que hará hasta lo imposible por resolver lo que él toma como un asunto personal.

En el camino tendrá aliados naturales: Reed Richards de Future Foundation, Julia Carpenter y Max Modell y otros inesperados como J.J. Jameson (quien mas que nunca demuestra ser héroe no villano) y Eddie Brock.

Slott va tejiendo todas las historias que ha contado desde el infame BND, con especial énfasis en toda la tecnología y gadgets que se han vuelto ya parte del imaginario del título arácnido, lo que yo llamo pseudo-cienca, al estar mas basada en las happy coincidences que en principios comprobables. No sólo ahora Spidey hace uso de sus vastos conocimientos en física y química, sino que se vale de sus recién aprendidas artes marciales, de las habilidades deductivas de su novia Carlie Cooper y hasta de sus clones, en algo que sólo podría describir como un Spidey-fest: todos los elementos que me atraen del personaje están ahí.

El arte es de Humberto Ramos, dibujante mexicano que me parece sale bastante bien librado, tal vez porque su dibujo siempre me ha resultado un tanto caótico y en esta historia se dedica a retratar el caos. Ojalá y el Hard Cover incluya la historia del FCBD dibujada por el propio Ramos y los prólogos dibujados por Stefano Caselli.

Spider-Island es una buena historia y sobretodo es un excelente comic del Hombre Araña.

lunes, 24 de octubre de 2011

Batman week.



(Batman week.

(Intentando retomar el blog y porque ya estoy muy oxidado en esto de hacer textos largos, los aburro con el que sigue).


La semana pasada, como ya todo mundo sabe apareció Arkham City, la secuela al GRANDIOSO juego “BATMAN: Arkham Asylum” de 2009.

Como consecuencia, tuve varios días en que todo fue Batman: la edición especial contiene la película “Batman Gotham Knight”, la cual había escuchado que era horrible y por lo tanto nunca me interesó comprar. Creo que como toda película compuesta de varios cortos, existen algunos que resultan brillantes y otros que pasan sin pena ni gloria. El primero está basado en "The Batman Nobody Knows", una historia del estilo de las que no me gustan y nunca me ha gustado. Su mejor versión es la que apareció en “Batman the Animated series”, en la cual Batman era “visto” por los niños como cada etapa que ha tenido el personaje.



Me gustaron “Crossfire, “In Darkness Dwells” y “Working through pain”; tres cortos de 6 me parecen suficientes para considerar a Batman Gotham Kinght buena.

Luego, recibí la invitación para asistir a una fiesta en honor del videojuego, que como ya narré vía twitter fue la cosa mas espeluznante a la que he asistido en años. Como no quiero ser el único que tenga pesadillas el resto de mis días, y como en esta era de la información todos corremos el riesgo de ser captados por alguna cámara indiscreta, les dejo el video que documenta el momento…



(Las apuesto que no volverán a disfrutar igual de la música del juego…XD). No sólo el “performance” fue horrible, sino la organización del evento dejó mucho que desear. Nadie les ha dicho a estos monos que se deben a sus fans, no a la prensa, no a los ejecutivos, sino a los que de hecho compraron el juego…los que con trabajos nos pudimos tomar un trago después de tener que empujarnos y aplastarnos por lo menos media hora en la fila de la barra, mientras prensa y ejecutivos eran atendidos por las Harley Quinns en el primer piso y creo que hasta de tragar les dieron. Me cae que hay lugares mas cómodos para ser perrada. Afortunadamente no creo que alguien juzgue el juego por semejante desvarío charro y bien podemos sumergirnos en lo que de hecho me parece la traducción más perfecta del universo de Batman en los comics: el mundo de “Arkham city”.

El fin también vi, a petición de Alan (cuyos gustos oscilan entre Superman, Spider-Man y Batman, “Mask of the Phantasm”, el primer filme de TAS, ligeramente basada en “Year two” y que ya para estas alturas ha visto todo mundo. La animación comienza a verse vieja, pero sigue siendo una historia sólida que pretende profundizar un poco en la parte menos importante de Batman: Bruce Wayne.



Finalmente, “Batman: Año Uno”. Lo mejor podría aconsejar es “lean la novela gráfica”. Aunque el ritmo de la historia es muy adecuado (Bruce Timm y secuaces se las han ingeniado para trasladar perfectamente las historias a la pantalla de maneras mas rescatables que, por ejemplo, las películas de Snyder) la animación me desilusionó bastante. Mazzucchelli es uno de los artistas que me han impactado como pocos, de hecho diría que su Daredevil es la versión definitiva del personaje y que Born Again es mejor porque contó con sus trazos.



Pensé que de aquí al año siguiente estaría revisitando historias clásicas de los Avengers, pero parece que me encontré con una pequeña desviación, una que necesariamente pasa por Gotham City…