viernes, 25 de noviembre de 2011

El Archivo CC: Tour of the Universe (4 de Octubre de 2009)



A PAIN THAT I’M USED TO.

Primero que nada, gracias a Kal y en especial a Deus, cómo me hubiera gustado que estuvieras ahí.

Me gusta pensar que los fans de Depeche Mode somos distintos al fan promedio. Actualmente somos padres, madres, adultos jóvenes, que descubrimos en sus contrastantes letras oscuras y ritmos alegres algún mensaje que nos llamó y nos pasó de su lado. No somos posers, no somos rockers ni darketos ni emos. Somos una mezcla de todos ellos. Nos involucramos con la vida privada del grupo, encontramos en alguna canción, algo que aplicamos a nuestra vida.

Hoy en el Foro Sol los asistentes pedíamos no una canción específica, sino la epifanía personal de cada uno. La chava de a lado señalaba desconsolada “no van a cantar A question of lust”, mientras su pretendiente (que coreó Stripped a todo pulmón) trataba de abrazarla sopretexto de protegerla del gentío. Aquél otro gritaba que quería escuchar “Home”.

Llegué a las 5:30 esperando NO ser de los primeros y tener tiempo para revisar los puestos callejeros que alrededor del Foro anuncian productos confeccionados en quién sabe qué obscura bodega.

Para los que no lo sepan, fui sólo al concierto. Mi esposa, que en cualquier otro momento asistiría mas que feliz (tiene una fijación con Dave Gahan que…), está embarazada de un niño al cual apenas ayer decidí llamar Alan (como Alan Moore, ese viejo loco que escribió Watchmen, como Alan Wilder, ese músico que junto a Flood creó el sonido de Violator).

De las cuatro veces que he visto a la banda en vivo, sólo una he estado acompañado. Depeche no es para todos, eso lo entiendo (después de todo mi otra gran afición tampoco “es para todos”).

Tras dar una vuelta, me fui a formar a las filas para la entrada. Muchos hombres acompañados de sus mujeres, muchas mujeres acompañadas de sus hombres; pero también muchos adolescentes, llamados no me imagino a gracia de que, pues yo pensaba que Depeche era generacional, como U2 o Oasis. Pero su audiencia fácil oscila entre los 14 y los 40 años.

Así llegué al acceso General A, pegado al escenario, porque verlos tan cerca en las giras pasadas y ahora verlos atrás, como que no. Era hora de luchar por la fila de adelante.


WAITING FOR THE NIGHT.

Llego a los lugares frente al escenario. Adelante, la pareja de la que hablaba antes y unos novios de unos 17 años. Atrás un par de mujeres de unos 35 hablando de sus relaciones tormentosas pasadas, presentes y futuras. Al lado, un trío de tipos embriagándose y contando todos y cada uno de los conciertos a los que han ido: rockers de corazón. Sin nada que hacer, me meto al foro y posteo:

Quote:
Originalmente publicado por Kaliman
Ya estoy en el Foro Sol. Gran ambiente en el general con musica programada por Martin Gore. Manana posteo fotos del escenario previo al concierto. Ahora, a esperar 3 horas

...y esta es la foto que tomé:



WALKING IN MY SHOES.

Depeche es el soundtrack de mi vida. Mi primer amor (platónico) está dolorosamente definido en las 10 canciones de Mussic for the Masses. Sus giras marcan pautas en mi vida y son un referente: durante “Touring the Angel” yo estaba, como dicen los gringos on top f my game, hoy estoy un poco mas abajo. También en 2006, Ale estaba embarazada de mi primer hija.

Eso pienso mientras veo a las masas, los seguidores de Dave y Marty (especialmente Marty: lo adoran las mujeres mexicanas), comenzar a empujar para acercarse a sus ídolos en el momento que salgan.

Son apenas las 7:00 pm.

Dos tipos de Chihuahua comienzan a comentar el trabajo de Frank Miller en Sin City. Eso basta para que yo comience a platicar con ellos dándoles tips de seguidor veterano: que vale la pena comprar, qué es lo que van a tocar. La chava de al lado me pregunta si Marty estará del lado izquierdo o derecho del público, porque lo quiere ver. Yo le digo que no se preocupe: estamos justo enfrente de donde Marty usualmente se pone. Así que lo tendrá para rato.

Son 7:30. todos estamos parados uno encima del otro. Con no mas de 5 centímetros de distancia. Para respirar en esa marea de gente, tengo que mantener la cabeza levantada. Bajarla es respirar aire viciado y los humores de los demás asistentes. Un calambre en la planta del pie derecho me recuerda que no estoy ya para estos trotes de puberto fanatiquerrimo.

NOW THIS IS FUN.

A las 8:00 comienzan los graciositos del público, a gritar cuanta tontería se les ocurre. Los demás sin nada mejor que hacer nos reímos. A las 8:30 aparece el grupo abridor, Quiero Club. La gente, como es natural, los abuchea.

Ahora, entendámonos: Quiero Club es un grupo ampliamente difundido en el D.F. la gente paga de hecho, exclusivamente para irlos a ver. Sus rolas suenan en varias de las estaciones mas escuchadas de la capital incluyendo estaciones no musicales como W Radio.

Si la gente los abuchea, y se mete con ellos, es porque vinieron a ver a Depeche Mode. He presenciado reacciones similares con grupos abridores en Chicago y Nueva Orleans, así que no es que “odien” a la banda. De hecho varios nos movemos con los ritmos electrónicos y las letras sin sentido de la agrupación.

La banda no parece entender tal reacción: Marcela Viejo nos muestra sus dos dedos anulares extendidos, y recibe a cambio un montón de mentadas de madre. En lo personal me parece una total falta de profesionalismo de la artista: hay días buenos y días malos. Y una banda fogueada como ellos debería entenderlo.

Aún así, Quiero Club se avienta 30 minutos tocando y a las 9:05, sale del escenario entre abucheos y coros que gritan “Depeche Mode”.

El boleto señala que el concierto comenzará a las 9:00. Pero en realidad, pasarán 35 minutos mas antes de que aparezca Depeche en el escenario. La gente se arremolina a mi alrededor y se empuja.


WORLD IN MY EYES.

A las 9:40, bajo un cielo totalmente cerrado por los nubarrones, el letrero que anunciaba:



Desaparece; e inician los primeros acordes de “in chains”, la rola que abre el nuevo disco y la gira mundial, con una extraña proyección con un niño que se hace viejo y un viejo que se hace niño y una mujer distorsionada en medio. La marea de gente se mueve y yo con ellos. Debido a mis alergias, al cambio de clima y a que estoy sudando, mi garganta está cerrada. Así que no puedo cantar mas que algunas estrofas.

Wrong continúa y alguna otra del nuevo disco (creo que es hole to feed, su nuevo sencillo). La primer canción totalmente ovacionada es Walking in my shoes, que es acompañada de la perturbadora imagen de un cuervo y un ojo que lo observa.

Si algo aprendió Depeche de sus años tormentosos, es que son un gran acto de rock. Probablemente sean, junto con U2 el más importante acto de rock sobre la tierra en este momento. Los integrantes, (salvo Andrew que ahora está muy relegado en un rincón) se ven dispuestos a explotarse como lo que son: uno de los más grandes espectáculos del mundo.

Por lo mismo, como en anteriores ocasiones, deciden acabar lo mas pronto posible con las canciones del nuevo disco y pasar a los termas clásicos: algunos que han sido sus grandes éxitos y otros un poco menos comunes: una potente versión de Flies on the windscreen nos hace cantar a todos.

HOME.

Llegamos así a un momento favorito de la noche: el solo de Martin Gore. Jezebel, una canción que sólo hasta que la vi en vivo reconocí como la gemela de One Caress en cuanto a interpretación vocal se refiere y, tal vez porque Marty sabe que nos la debía, Home. La gente corea, aún antes de que empiece, la tonada y por ello Marty hace un divertido juego de dirección. Su público le responde.

Marty se ve y se siente mucho mas seguro en el escenario que en otras ocasiones. Está a gusto, por fin está en casa.


MORE THAN A PARTY.

Creo que no hay otro grupo de fans mas organizados como los de Depeche Mode. Ya sea con las típicas lucecitas, o las coronas de Burguer King, los fans de Depeche han sido parte integrante de cada show. Esta vez, con el pretexto de que Policiy of Truth tiene una proyección con globos de colores, los fans han repartido e inflado en esas largas horas de espera cientos de globos multicolor que ahora rebotan de un lado a otro impulsados por nuestros manotazos. Para mi, el mejor momento de la noche.

En ese momento, el cielo se despeja, y una luna llena aparece, para ser el foco incandescente que acompañe al grupo en la interpretación de una canción totalmente orgásmica: In your room. Esta interpretación, basada en la versión original del disco (en contraposición con la del sencillo) me parece excelsa.

Entrando a la última parte del concierto, aparece I Feel You y Never let me dow again que vuelven a prendernos a todos. Viene el juego de los encores. Marty canta “Somebody” (yo sé de mas de uno del foro que fue feliz), y Dave interpreta Stripped, tras lo cual abandono mi puesto de ultrafan y deshidratado por las horas de ayuno y espera me salgo de la masa de gente, para escuchar las últimas interpretaciones del grupo: Personal Jesus (que regresó a varios del camino hacia el coche) y Waiting for the Night que es interpretada en una forma muy emotiva: con Marty y Dave lado al lado en medio de su público.

GOODNIGHT LOVERS

En retrospectiva uno sufre mucho para ver a su grupo favorito: quebranto económico, filas en taquilla y en la entrada del concierto. Meses de espera y de seguir las noticias: no sea que la rodilla de Dave no acabe de sanar del todo. No sea que su garganta no se mejore.

Todo para que en menos de dos horas vengan y se vayan por donde vinieron, para que ni siquiera estrechen tu mano. Para que los mal veas en medio de una sudorosa multitud que estorba tu camino.

Al final, ver a la gente que ha formado el soundtrack de tu vida, aplaudirles, saludarlos aunque ellos no vean mas que las luces del reflector defrente, es una forma de decirles “gracias”. Tal vez pasen años para volverlos a ver, tal vez nunca regresen. Tal vez, como desde siempre han amenazado, este sea su último album su última gira, nuestra última oportunidad de alcanzarlos.

Pero esta noche, en medio de una marea de fans enloquecidos por sus propias razones, ha sido la mas especial, la mas íntima, entre este fan y su artista.

Gracias, Marty. Gracias, Dave.



Buenas noches.

No hay comentarios: