viernes, 10 de octubre de 2008

The Marvel Vault.

Con motivo del lanzamiento de The DC Vault, mi reseña sobre su contraparte, the Marvel Vault.



Es 1965, estoy en mi cuarto, en casa, metiendo un dólar en un sobre y enviándolo a la dirección que aparece en la revista, junto con una extensa carta en donde planteo que Dr. Doom es una verdadera pesadilla y que ojalá Ben Grimm le de por fin su merecido. El dólar es para mi inclusión como miembro de la Merry Marvel Marching Society.Esperen... eso nunca sucedió. No si tengo 30 años, recién cumplidos y vivo en México. Estoy confundido.

Es 1990. Estoy en el salón del taller de dibujo técnico de la secundaria Simón Bolivar en el Distrito Federal (si, esto si parece haber pasado), intercambiando con un compañero Marvel Cards. Como puedo me apodero de la tarjeta de Stan Lee (c. 161) y de Spiderman presents: Magneto (c.156). Mi memoria salta a...1995, Karina, mi novia de esa época y yo nos hemos volado la clase y vamos a Samborns de Galerías Insurgentes a desayunar. He dejado de comprar comics de Marvel desde que Image surgió, sin embargo, en los revisteros me encuentro el Amazing Spiderman No. 399, la segunda parte de un arc llamado "Smoke and mirrors". Según escuché en el Comiquest del lunes, una historia muy importante le está sucediendo al araña: algo llamado la Saga del Clon. Busco en los estantes y me topo con la primera parte. Sin dudarlo, las compro de inmediato. Convenzo a Karina de compartir una sola orden de molletes, y aderezarlo con Viceroy lights y una taza de café.

En 1973, Steve Gerber crea Howard the Duck. 35 años después leo en el foro de Comicastle que Gerber murió.

Es 1987. Vivo con mis papás en León Guanajuato. Estudio el quinto grado de primaria en La Salle Andrade de las calles Roma y Estocolmo. Compro mis historietas en un puesto de periódicos junto al Panteón Taurino, que huele a la asquerosa sopa donde el dependiente remoja las tortillas que se lleva a la boca. O en la Comercial Mexicana. Un día me topo con una revista que trae en la portada a un grupo llamado “Los Hombres X”. En sus primeras páginas, una mujer trata de guiar un avión en su loca caída desde el espacio. Muere al caer al río y renace de entre las cenizas. Por supuesto que quiero saber absolutamente todo de ella.

En algún lugar de 1964 alguien recibe una tarjeta navideña con Ben Grim en la portada.

En el año 2000, Ana, mi novia de esa época y yo salimos un viernes después de las clases de Derecho en la Universidad La Salle y vamos a Cinemex Manacar a ver X Men . Un apagón nos arruina la batalla entre Wolverine y Sabretooth encima de la estatua. Aún así, intuyo que una nueva era comienza para los fans de comics.

En 1967, Flo Steinberg se prepara para recibir otro grupo de fans en las oficinas de Marvel Comics en Nueva York.

En algún día de 2008. Ale, mi esposa se fue con Valentina a Cuernavaca y llego a una casa vacía. Demasiado cansado para hacerme de cenar, y demasiado hambriento para dormirme. Abro mi copia de ”Marvel Vault” de Roy Thomas y Peter Sanderson, y paso las frágiles hojas, mientras saco de las micas sus tesoros y recuerdo todo esto.

Estoy en casa.

5 comentarios:

yun dijo...

Hey, no recicles reseñas :p.

Hector dijo...

A alguien ya le guto esto de bloggear.

El doc. dijo...

En lo que me chuto el DC Vault, que no será pronto, con todo lo que me compré esta semana XD.

Hector dijo...

Pues que tanto compro m'jo?

El doc. dijo...

Pues nomás las de Godfather son suficientes, mas el Marvels y las series que aún no acabo de ver.

Aunque gracias a mi infección de garganta hoy tendré muuucho tiempo libre :(