jueves, 2 de octubre de 2008

Early Scrooge.

Una de las terribles desventajas de vivir en el D.F. y ser alérgico, es lo mal que me la paso en el invierno. El invierno aquí es terrible, porque resulta que hay mucho sol, por lo que lugares como el coche y mi oficina son calientes calientes, pero el aire es frío y seco y arrastra polvo y toda la porquería con la que los capitalinos contaminamos el ambiente. Desde el domingo, ese clima ya llegó y amenaza con quedarse.

Vatatina que al parecer es igual de alérgica que el papá, está a punto de recaer en su gripita y yo ya empecé a sentir esa sensación de “no respiro, no respiro y no respiro” que me va a durar de aquí a más o menos mediados de marzo del año que entra.

Hay varias razones por las que odio la temporada navideña. Vivir este clima de porquería es una de ellas.

3 comentarios:

yun dijo...

Yo no soy alérgico, pero yo solía tener asma. Se lo que se siente el estar con ese tipo de sensaciones.

Espero te sea leve.

El doc. dijo...

Orales, no sabía que habías sido asmático. ¿Cómo se te quitó?

yun dijo...

El doctor me receto unas "vacunas", que en realidad eran unas pastillas, ahorita no recuerdo el nombre. Se tomaban por 28 días, después descansaba uno 28 días y otra vez las tomaba uno por 28 días. Y luego se dejaba descansar un año.

Así las tome como por dos o tres años hasta que se me quito. En realidad si de repente me da alguna "crisis", pero nada comparable a lo que llegue a pasar antes (semanas enteras en cama).

Si te interesa, igual y puedo averiguar el nombre de la medicina con mi mama y así consultas a tu doctor.

Saludos.